¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Toyota GR Supra Manual, seis marchas para el deportivo japonés

    Prueba Toyota GR Supra Manual, seis marchas para el deportivo japonés
    22
    Javier Gómara
    Javier Gómara13 min. lectura

    El Toyota GR Supra es, aunque algunos no quieran verlo, uno de los deportivos más apasionantes que te puedes comprar actualmente. Ahora recibe un cambio manual de seis velocidades que resulta casi único, y nosotros ya hemos tenido la suerte de probarlo.

    El Supra es toda una institución en Toyota y el mundillo de los aficionados al mundo del motor. El deportivo japonés se ha labrado una más que merecida fama desde que su historia arrancase allá por los estertores de la década de los 70. La vida ha cambiado mucho en estos casi cinco décadas. Durante unos años el Supra desapareció de nuestras vidas para volver en el año 2019, aunque no lo hizo como siempre. El hoy Toyota GR Supra es el deportivo más potente y atrevido de una casa que ha basado en la hibridación sus últimas dos décadas de historia.

    El GR Supra se actualiza con un cambio manual que le hace ser casi único

    Para muchos el GR Supra no es digno de recuperar semejante denominación por el sencillo motivo que no es un desarrollo exclusivo de Toyota. Los japoneses han establecido una alianza con BMW para ir de la mano en esta nueva aventura. El GR Supra tiene su homónimo en el BMW Z4, aunque en ese caso, por aquello de no pisarse las mangueras, se trata de un descapotable, mientras que el deportivo japonés basa toda su apuesta en una carrocería coupé de techo duro.

    Puede que el Supra actual no sea el producto que los aficionados deseaban, pero aliarse con BMW para hacer un deportivo no está nada mal, se me ocurren marcas mucho peores para semejante matrimonio. Desde que fuese lanzado oficialmente al mercado en el año 2019 el GR Supra es un bicho raro. Un unicornio al que pedir un deseo cuando te lo cruzas por la calle, pero sigo opinando que es un gran deportivo con el que recibir altas dosis de lo que se busca: diversión.

    Sus musculosas líneas siguen presentes, y sólo los detalles delatan su transmisión

    Chasis, motor, caja de cambios, tecnología, y la práctica totalidad del interior proceden del viejo continente, mientras que en Japón aplican su sello en cuestión de carrocería y puesta a punto. Para diferenciarse un poco más de sus hermanos bávaros, los de Aichi han querido meterle un cambio manual exclusivo. En el Z4 nunca verás una palanca de cambios manual, ya desapareció de la gama al no cuadrar con el estilo de la marca, pero sí encaja con la filosofía japonesa de la deportividad. Un pequeño regalo a los seguidores del modelo que así verán como el Z4 y el GR Supra no son tan iguales como parece.

    El hecho de poner un cambio manual es más sencillo de decir que de hacer. Los japoneses, fieles a su filosofía de complicarse mucho, han tenido que modificar el túnel central para reubicar los botones. A fin de que estos no molesten con el movimiento de la palanca ni con la ergonomía del conductor. Por supuesto, tal y como es debido, se instala un mango de transmisión corto en longitud y en recorridos. Justo lo que todo el mundo busca de un deportivo manual con semejante potencia.

    Toda la zona del túnel central se ha rediseñado para que los botones no molesten

    La nueva transmisión manual será exclusiva de la variante mecánica más potente de todas, el tres litros de gasolina de BMW. Con sus 2.998 cc, 24 válvulas y turbocompresor es capaz de generar una potencia de salida de 340 caballos entre las 5.000 y las 6.000 revoluciones y un par motor máximo de 500 Nm entre las 1.600 y las 4.500 vueltas. La incorporación supone perder algunas décimas de segundo en aceleración, pasando de los 4,4 a los 4,6 segundos en la marca del 0 a 100 km/h. Una pérdida que tampoco supone mucho. La velocidad punta se mantiene, marcando un registro de 250 km/h (electrónicamente limitada).

    Además de la caja de cambios, Toyota ha hecho varias modificaciones al GR Supra. Gracias a que la transmisión es más pequeña ya ahorran 17 kilogramos, si a eso le sumamos otros detalles como nuevas llantas, sistema multimedia simplificado y los pesados asientos eléctricos, la pérdida de peso alcanza los 38,3 kilogramos en total. El nuevo registro oficial es de 1.577 kilogramos en la báscula. Sigue sin ser un peso ligero como el espléndido Toyota GR86, pero algo es algo.

    El habitáculo recibe una tapicería en cuero camel muy elegante

    Esos kilos ahorrados han supuesto que los ingenieros hayan tenido que meter mano a otros parámetros dinámicos como la suspensión o el diferencial trasero para resultar más efectivo. Por supuesto toda la potencia se destina al eje posterior mediante la gestión de diversos programas de ayuda como el control de tracción. Hay tres modos de configuración: normal, intermedio y desconectado. A cada escalón que subamos en esa particular escalera iremos liberando un eje trasero que puede dar algún que otro susto si no se maneja con cuidado, pero no quiero adelantarme.

    Antes de saltar a la parte dinámica déjame concluir el apartado de cambios hablando un poco de la estética. El Toyota GR Supra manual será capaz de diferenciarse del rsto de la gama sin tener que echar un vistazo al interior. Además de una paleta de colores particular, también cambian el diseño de las llantas y los detalles de la carrocería. El modo más rápido de identificarlo es mediante el logo Supra de la parte trasera, que va siempre en rojo. Un detalle muy discreto, pero práctico.

    Prueba del Toyota GR Supra M/T

    Durante la presentación del GR86, del cual ya te he hablado largo y tendido, tuve ocasión de probar brevemente el nuevo GR Supra manual. Apenas un puñado de vueltas al trazado del circuito de Monteblanco que me han servido para descubrir algunos detalles interesantes, y para cerciorarme de algo que ya sabía. Vamos primero con lo que ya había aprendido. El motor es una obra de arte. Lo siento mucho por los puristas del Supra, pero no creo que nadie pueda quejarse por semejante obra de ingeniería.

    Su empuje es fenomenal, al igual que sus prestaciones. Es el alma y el corazón del GR Supra, y encaja perfectamente con el matrimonio con el cambio manual. Como ya sabrás, Toyota también tiene una versión de dos litros con 258 caballos, pero ese jamás podrá acceder al cambio manual, y ni falta que hace. Con este propulsor quién va a querer algo inferior. Sería un sacrilegio. O seis en línea o nada, así lo piensan en Toyota y bien de acuerdo que estoy yo.

    El primer descubrimiento es que el GR Supra de cambio manual es incluso más divertido que la versión de cambio automático. Con tanta potencia bajo el pie derecho, el conductor recibe mejores sensaciones deportivas si es él el que opera la caja de cambios. Soy firme defensor de las transmisiones automáticas, pero hacía mucho tiempo que no veíamos un deportivo japonés con semejantes prestaciones y transmisión manual. Así que el cambio le sienta muy bien, hay que reconocerlo. Puede que no resulte tan cómodo a la hora de circular con él en un modo cotidiano, pero las sensaciones se disparan, y eso es lo que querían en Toyota.

    Otro detalle descubierto es que el cambio es muy bueno. Oficialmente los japoneses la denominan transmisión manual inteligente, o iMT. Mediante un ajuste electrónico, a la hora de subir marcha la caja optimiza por sí sola el par motor en ese breve instante en el que pisamos el pedal del embrague. Mientas que a la hora de reducir marchas realiza la típica función de punta tacón para que conseguir un rendimiento excepcional. Por supuesto, el programa se puede desconectar, permitiendo que el conductor haga él solito la gestión de las marchas.

    El sistema Hairpin+ integrado mejora la entrega de par para permitir un deslizamiento del eje trasero en pendientes de más de un 5%

    Durante esas pocas, pero intensas, vueltas al circuito de Monteblanco pude reconocer las elevadas sensaciones que arroja el GR Supra con un cambio manual. La versión de transmisión automática es más precisa y germana, mientras que el manual no es tan preciso al requerir del buen hacer del conductor, pero es más alegre y permite tener una mayor sensación de conducción pura. Eso es para lo que ha sido creado. No busca tanto la décima de segundo o la máxima precisión, pero el simple hecho de pisar el embrague y cambiar uno mismo de marcha resulta más tradicional.

    En cuanto a precio, uno bien podría pensar que el hecho de ser manual haría más asequible el GR Supra, y así es, pero no tan asequible como uno podría imaginar. El precio de salida es de 71.500 euros, sin ofertas o promociones. No se puede decir que sea barato, pero teniendo en cuenta lo que se ofrece y lo caros que están otros modelos similares, resulta hasta económico. Opcionalmente se pondrá a la venta un modelo especial con pintura blanco mate para el exterior y cuero camel para el interior que tendrá un coste de 74.500 euros. Las primeras entregas serán en septiembre.

    El nuevo GR Supra no encandilará a los acérrimos aficionados, pero como deportivo es excelente

    Conclusiones

    Creo que por más que haga Toyota para contentar a los seguidores acérrimos del Supra no lo van a conseguir, pero tampoco creo que pase nada. El Toyota GR Supra con cambio manual es un rara avis. En la era de los cambios automáticos, el encontrarse un deportivo de esta potencia con embrague y palanca de cambios es raro, muy raro. Lo mejor de todo es que los japoneses no han perdido nada por el camino. La transición está tan bien hecha que el Supra manual ofrece más sensaciones que su colega automático. Y con eso debería bastar para convencerte.

    Las mejores ofertas para Toyota GR Supra de ocasión

    Toyota GR Supra de segunda mano / Toyota GR Supra de Km 0
    Prueba Toyota GR Supra Manual, seis marchas para el deportivo japonés