¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Volkswagen Arteon Shooting Brake 2021, bienvenido a la familia (con vídeo)

    13

    El Volkswagen Arteon añade una nueva variante de carrocería para aquellos que buscan más practicidad. El Arteon Shooting Brake tiene mucha personalidad, brilla por calidad y comodidad y presume de espacio interior: está decidido a ser el mejor aliado en viajes familiares.

    Probamos el VW Arteon Shooting Brake 2.0 TSI 190 DSG

    El Volkswagen Arteon ha recibido un restyling y además ha incorporado una nueva versión. Es uno de los coches familiares con más estilo del mercado y su nombre es Volkswagen Arteon Shooting Brake, una interesante variante de carrocería que hemos podido analizar en profundidad.

    La actualización de diseño que ha recibido el Arteon ha traído aspecto renovado para los paragolpes, la parrilla y los grupos ópticos. Hay un detalle curioso y es que las luces diurnas se extienden por todo el frontal del coche y casi se unen entre sí, solo están separadas por el logotipo de la marca.

    Por supuesto en lo que se refiere a la versión Shooting Brake la diferencia clave está en la parte trasera con una configuración familiar. Pese a ganar en practicidad, el modelo alemán tiene una imagen muy deportiva gracias a la elegante caída del techo y detalles como las puertas sin marco. Más dinámica aún es nuestra unidad de pruebas con el acabado R Line que presenta entradas de aire más grandes y cuatro salidas de escape… simuladas.

    El acabado R-Line presenta una imagen más dinámica

    Aunque se denomina Arteon Shooting Brake lo cierto es que no es un shooting brake propiamente dicho. Tradicionalmente los shooting brake son coches con carrocería familiar derivados de un coupé y no es el caso de este coche puesto que deriva lógicamente del Arteon de tres volúmenes. No es menos cierto que la frontera de los que es un shooting brake hoy en día es más difusa, hay otras marcas que utilizan esta denominación como el Mercedes CLA Shooting Brake o que se definen bajo este tipo de vehículos como el KIA Proceed. Simple marketing.

    Como podéis imaginar este modelo familiar tiene mucho en común con un Volkswagen Passat Variant pero el Arteon que es más ancho, más bajo y más largo, llegando a medir 4,87 m de longitud. En la gama de Volkswagen, el Arteon se sitúa por encima del Passat no solo por tamaño sino también por precio y calidad.

    Silueta elegante y deportiva sin perder practicidad

    Un interior enormemente espacioso

    En el habitáculo el diseño general recuerda bastante al del Passat pero sobre todo se aprecia muy ligado al del nuevo Tiguan 2021, con el que comparte muchos elementos interiores. Se aprecia una gran calidad de realización, el tacto de los mandos es muy agradable, los ajustes son magníficos y la parte superior del salpicadero está realizada en un material blando. Un aspecto un poco sobrio pero intachable.

    Hay algunas superficies el negro piano, material que se extiende como una plaga en muchos modelos y marcas a pesar de ser poco acertado porque se ensucia y se raya con facilidad. Algunas molduras están terminadas en materiales nobles como aluminio o madera. También hay una iluminación ambiental con la que podemos ajustar entre 30 colores para el habitáculo.

    Los asientos delanteros son confortables, recogen bien el cuerpo y opcionalmente pueden tener una sección en cuero Nappa. Hay ajustes eléctricos para algunos reglajes de posición pero otros se realizan de manera manual, una mezcolanza algo extraña. Siendo la berlina más lujosa de Volkswagen ¿tanto costaba que fuera todo eléctrico? Cuentan con calefacción pero no con ventilación.

    Instrumentación digital de serie

    Delante del conductor se presenta un cuadro instrumentos totalmente digital Digital Cockpit Pro con pantalla de 10,25 pulgadas que es de serie en toda la gama. La información se complementa con un head-up display algo desfasado que no proyecta la información sobre el parabrisas sino sobre una lámina plástica desplegable y no se lee si el conductor usa gafas de sol polarizadas. El volante es nuevo y es fantástico porque está forrado en cuero de tacto agradable, tiene una zona perforada y lo único que no convence del todo es que los botones son táctiles así que a veces le das a alguna función sin querer.

    También son táctiles los mandos de la climatización, aunque este modelo están bien pensados porque la superficie no es lisa, tiene relieves que hacen más fácil seleccionar lo que queramos incluso en marcha. En el centro de salpicadero tenemos un nuevo sistema multimedia con una pantalla de 8 pulgadas (Discover Media) o de 9,2 pulgadas (Discover Pro) que tiene varias cosas buenas y algunos detalles mejorables.

    No termina de convencer la posición porque la pantalla queda muy baja, obligando a desviar bastante la vista de la carretera. Tampoco hay botones con accesos directos a las funciones principales y habitualmente hay que pasar por la pantalla de inicio para ir a cualquier función, lo que añade un paso extra. Además el sistema es un poco lento, sobre todo cuando arrancamos por primera vez y tiene que iniciarse, tardando bastantes segundos en tener disponibles todas las funcionalidades.

    No son cosas trascendentales y desde luego el funcionamiento general deja una impresión positiva. A favor hay que mencionar que es muy completo, que es bastante sencillo de manejar y que es compatible con Apple CarPlay y Android Auto de manera inalámbrica. Por cierto, en la consola se oculta una base de carga por inducción para smartphones.

    En opción hay un sistema de sonido premium firmado por Harman Kardon que cuenta con 10 altavoces, subwoofer y una potencia total de 700 W. Cuesta 1.395 euros y seguro que suena de maravilla pero no hemos podido comprobarlo porque nuestra unidad de pruebas no lo equipaba. No se echa de menos, el sistema de audio de serie suena excepcionalmente bien.

    Delante es acogedor pero detrás lo es aún más. En las plazas traseras hay muchísimo sitio. El espacio es muy abundante tanto para las piernas como para la cabeza a pesar de que nuestra unidad cuenta con techo solar practicable que siempre baja unos centímetros. Un techo solar panorámico que es grande pero no tan grande como el que se puede encontrar en el Passat Variant porque el techo no están recto, tiene una ligera curvatura para darle un toque más dinámico a su silueta.

    En estos asientos traseros llama la atención la posición de respaldo porque es bastante vertical y no se puede regular la inclinación. La plaza central, como es habitual, está pensada para un uso ocasional. Entre los elementos de confort de esta segunda fila de asientos encontramos una zona climática propia, calefacción para los asientos de los extremos, bolsillos en los respaldos de los asientos delanteros, un reposabrazos abatible y un módulo con conexión USB, toma de 12 V e incluso un enchufe convencional de 230 V.

    Las plazas posteriores dan espacio suficiente incluso a pasajeros que superen los 2 m de estatura

    Siendo un vehículo familiar una de las claves es el maletero y es una diferencia trascendental sobre el Arteon sedán. El portón del Arteon Shooting Brake tiene un sistema de apertura y cierre eléctricos y también cuenta con una práctica función manos libres pasando el pie por debajo del paragolpes. Da acceso a una boca de carga muy ancha y un maletero con una capacidad de 565 litros. Es un volumen muy grande pero aun así es menor que el que ofrece el Passat Variant (650 litros), una capacidad impresionante en todos los sentidos.

    El área también cuenta con un compartimento generoso debajo del piso para distribuir mejor la carga y ganchos plegables, sólo echándose en falta una toma de 12 V. Por supuesto se puede ampliar la capacidad de carga abatiendo los asientos para conseguir hasta 1.632 litros de maletero ¿Quién necesita más?

    Devorador de kilómetros

    Hagamos un breve repaso de la gama mecánica del Arteon más familiar. Volkswagen propone un híbrido enchufable e-Hybrid con 218 CV, dos opciones diésel de 150 y 200 CV y tres gasolina de 150, 190 y 320 CV, este último el contundente Arteon Shooting Brake R. La unidad que tenemos entre manos tiene el motor 2.0 TSI de 190 CV.

    Maletero de 565 litros y formas regulares

    A modo de resumen rápido, lo primero que se puede decir del Volkswagen Arteon Shooting Brake es que es un magnífico coche para viajar. Es cómodo, es espacioso y está bien insonorizado. Resulta especialmente silencioso en versiones de gasolina, que funcionan con mucha suavidad y, en el caso de ésta con 190 CV, presenta un buen empuje si hace falta. El cambio automático de doble embrague con siete marchas es un gran aliado para conseguir ese confort.

    En cuanto a comodidad, una de las claves está en la suspensión adaptativa DCC con 15 niveles de dureza para la amortiguación. En el más firme la carrocería inclina muy poco haciendo que este coche se muestra bastante ágil a pesar de su tamaño, sobre todo si se incorpora el bloqueo electrónico del diferencial XDS opcional.

    En el otro extremo, la configuración más confortable de la suspensión hace que la carrocería flote sobre la carretera filtrando las irregularidades muy bien y es fabuloso para devorar kilómetros en la autopista. Los pocos baches que se notan se deben al gran tamaño de la llanta Nashville de 20 pulgadas de esta unidad, así que si la estética no es una prioridad es recomendable dejar la llanta Montevideo de 19 pulgadas que vienen de serie en el acabado R-Line porque tiene un mayor perfil de neumático.

    Viajes en familia con un toque de exclusividad

    En cuanto a consumos, este motor de 190 CV sin hibridación ligera va a estar habitualmente entre los 7,5 y los 8,0 l/100 km. Hacer una conducción eficiente va a permitir ahorrar algunas décimas pero no es especialmente agradecido. Así que conviene ser eficiente, claro, pero tampoco obsesionarse con ello porque no marca una gran diferencia: merece más la pena disfrutar al volante y darnos alguna alegría de vez en cuando.

    Ya sólo me queda hablar de precios y comentar que el nuevo Arteon Shooting Brake está a la venta desde 49.100 euros. Es una tarifa elevada pero ése es el precio de lista, la marca alemana brinda algunas ofertas y en motor.es puedes encontrarlo con descuentos muy grandes con un precio por debajo de los 35.000 euros, es un ahorro enorme ¡Aprovéchalo!

    Uno puede esperar encontrar que un Volkswagen Arteon Shooting Brake fuera igual que un Passat Variant pero con otro traje. La verdad es que no es así, sí se tiene la sensación de estar en un coche mejor, en un coche con más personalidad y calidad pero que no deja de lado la practicidad. Uno de los familiares más apetecibles del momento.

    Prueba Volkswagen Arteon Shooting Brake 2021, bienvenido a la familia (con vídeo)