Prueba Skoda Citigo 1.0 MPI 75 CV: Exterior e interior (II)

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(35 fotos)

El ciudadano es, evidentemente, pequeño en cuanto a dimensiones. De esta forma se facilita mucho su manejo en ciudad. Sin embargo, por dentro es amplio. El maletero es reducido pero los asientos se abaten en proporción 60:40. El interior tiene zonas de contraste pero el ensamblaje es bueno, como se espera de un coche del grupo Volkswagen.

Comenzamos una nueva entrega y os contamos cómo es su interior y su exterior. Sus medidas, son contenidas, obviamente: 3.563 mm de largo, 1.641 mm de ancho, 1.478 mm de alto y una batalla de 2.42 metros. Su altura admite a 4 pasajeros de forma correcta, incluso en las plazas traseras donde gozan de una amplitud más que aceptable. Por fuera el coche presenta formas simples y ciudadanas pero cuidando la estética y ajustando la forma de los faros y la parrilla al estilo de la marca. Desde el lateral se observan las llantas de 15 pulgadas y frenos de disco delante… pero de tambor detrás.


Es pequeño por fuera y espacioso por dentro

Gracias a su bajo peso y un tamaño contenido, no es necesario equipar al Skoda Citigo con un equipo de frenos mejor aunque en 2014 seguir usando el tambor resulta casi anecdótico. Peculiar también es tener ventanillas traseras de compás en nuestra versión de 5 puertas. En la parte trasera, los pilotos son prácticamente idénticos en los tres modelos del grupo, alargados y verticales y en el centro del portón hay un botón para facilitar su apertura.


Proporciones simpáticas para una ciudad con esquinas imposibles

Medidas contenidas y bajo peso

El color resulta chocante al principio pero con el paso de los días se comprende que la filosofía del coche tiene ciertas pinceladas juveniles junto al interior Quicksilver y asientos con respaldo y reposacabezas unidos en la misma pieza. Cada día se le encuentran más ventajas al tamaño del coche y su estética pasa de un Fabia ‘mini’ a tener una identidad fuertemente definida. Otra cosa que se ha cuidado al detalle es la calidad del cierre de las puertas y el portón, transmitiendo robustez. Este efecto es menor en las puertas traseras pero es bastante elevado para lo que se espera del coche.


Se puede seleccionar en 3 o 5 puertas

La misma sensación transmite su motor, que por cierto equipa un moderno tricilíndrico. Las vibraciones que se ven bajo el capó son altas pero si te fijas bien, se ha compensado todo el movimiento para que en el habitáculo sea imperceptible y el ruido del motor no sea molesto. ¡Y se ha conseguido con nota! Seguimos hablando del motor para entrar en el terreno de las prestaciones: con este bloque de 1.0 litros de cilindrada y el peso en vacío del coche estimado en 929 kilos (conductor incluido), el Skoda Citigo puede acelerar de 0-100km/h en sólo 13,2 segundos y alcanzar una velocidad punta de 171 km/h. Todo ello homologando consumos de entre 4,0l/100km y 5,7l/100km y con emisiones de 108g/km de CO2.

Interior

Viajando al interior encontramos, como comentábamos al principio, un buen espacio para 4 ocupantes. Es curioso que los materiales utilizados son de contraste. En las zonas de contacto como volante, pomo y freno de mano, los revestimientos son de mucha calidad. Sin embargo, el guarnecido de las puertas y el salpicadero es de plástico duro. Hay zonas de plástico pulido que transmiten un buen acabado, y realmente lo tiene. No tanto en las puertas, donde la carrocería es visible, mezclando un toque de modernidad con ahorro de costes.


Interior muy sencillo. La pantalla central es una compra casi obligada

Nuestro volante es deportivo de cuero con un tacto muy agradable. Tras él, el cuadro de instrumentos tiene tres relojes: el tacómetro, el velocímetro y nivel de combustible. Echamos en falta un indicador de temperatura de agua que sí está entre los menús del navegador opcional. El tacómetro tiene una visualización bastante pequeña, hasta el punto de que puede pasar desapercibido en los primeros recorridos. No obstante, en la pantalla del navegador se puede visualizar también, y la sincronización es perfecta con el analógico. La palanca de cambios queda en una posición bastante baja pero no resulta incómoda. Justo delante hay huecos portaobjetos y un posavasos para pequeñas botellas. En la parte trasera hay otro posavasos.

Asientos traseros con buena habitabilidad

La distribución de espacios es un aspecto importante para este Citigo, que de serie trae soluciones que ellos denominan ‘Simply Clever’. Entre ellas encontramos un gancho porta objetos en el tirador de la guantera, net pockets en asientos delanteros, una toma de corriente de 12 V, un porta bebida para botellas de 0,5 litros, un gancho porta redes, dos porta tickets (en el parabrisas y en el salpicadero), la bandeja del maletero con posición de guardado (se queda subida a través de una anclaje mientras cargamos el coche), y un compartimento para objetos.


Desde luego, la practicidad es una máxima del vehículo y los más útiles han sido durante la semana de pruebas el porta tickets, la toma de corriente y los net pockets. No os perdáis el siguiente capítulo donde os contaremos qué tal se conduce el coche.

Prueba Skoda Citigo

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto