¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Toma de contactoMercedes-Benz SLK 55 AMG (II): habitabilidad, rodando y conclusiones

42

La versión a cielo abierto llegará antes de que finalize este año mientras que para el sedán de cuatro puertas y sus nuevos motores tendremos que esperar algo más. La versión a cielo abierto llegará antes de que finalize este año mientras que para el sedán de cuatro puertas y sus nuevos motores tendremos que esperar algo más.

Habitabilidad

La habitabilidad de este roadster resulta justa, pero suficiente para el tamaño de este tipo de vehículos. Destaca el espacio disponible para las piernas en ambas plazas y la amplitud para los brazos y hombros permite que los pasajeros se muevan con cierta libertad.

Desde la posición del conductor todos los controles están "a mano" y no resulta complicado habituarse a la baja altura del suelo propia del modelo. Además de la guantera ubicada en el salpicadero disponemos de un espacio para guardar objetos en el reposabrazos central y porta objetos flexibles en la base de las puertas.

El maletero tiene una capacidad de 335 litros que se quedan en 225 cuando el techo se esconde en él, como ocurre en otros descapotables en el maletero se despliega una superficie que separa la carga de la zona que ocupa el techo, si esta superficie no está en su posición correcta el vehículo no permite descapotar.

Con el techo cerrado la estanqueidad e insonorización están asegurados, aunque circulando por autopista por el máximo que permite la ley española ya comienzan a filtrarse algunos sonidos del viento.

Descapotado entra el aire como bien podría hacerlo en otros roadster, en nuestro caso el deflector de viento es el AIRGUIDE replegable y transparente que se ofrece como opción, a nivel funcional no puedo decir que quite mas viento que el desmontable de tela, pero si que resulta más cómodo de usar y al ser transparente no permite la posibilidad de entorpecernos cuando miramos por el retrovisor central.

Motor y sensaciones al volante

El motor es el ocho cilindros en V de 5.5 litros de inyección directa gasolina que actualmente también es usado en el C63 AMG y el E63 AMG por ejemplo aunque modificado. El bloque motor transporta 421 CV de potencia a las 6800 vueltas y 540 Nm de par máximo a las 4500.

Gracias al refinamiento del motor y a la desconexión automática de la mitad de los cilindros, este AMG tiene un consumo medio homologado de 8,4 l/100 km, una reducción considerable respecto a la anterior generación del SLK 55 AMG, que con menos potencia bruta (360 CV) tenia un consumo medio de 12 litros.

Haciendo el 0 a 100 km/h en tan solo 4,6 segundos gracias al aumento de potencia y a la caja de cambios automática de siete velocidades AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC, ya os podéis imaginar que este roadster es toda una bestia.

Pero esta es fácil de domar para su uso en circunstancias convencionales gracias a las ayudas electrónicas, sin embargo para los mas expertos el SLK 55 AMG dispone de un control de estabilidad en tres posiciones: Activado para actuar antes de que te des un susto, parcialmente desconectado para dejarte mas libertad a la hora de jugar aunque con limites y desconectado, en el que ya confías todo a tu habilidad.

Al principio me sorprendió que el chasis de esta tercera generación es el mismo que el de la segunda, el cual no tuve ocasión de probar, sin embargo una vez conducido tanto este SLK 55 AMG como anteriormente un SLK 350, comprendí que dispone de uno de los mejores chasis de su segmento, por no decir el mejor.

La dirección resulta muy directa y precisa, una gran aliada para transmitirnos sensaciones de deportividad. En ciudad a un régimen de revoluciones bajo el consumo es moderado gracias a la desconexión de cilindros y aunque su sonido aun en bajos regímenes tiene una rumorosidad que entusiasma.

A pesar del tarado de las suspensiones y las llantas de 18 pulgadas resulta un vehículo confortable durante la marcha tanto en ciudad como en carretera, aunque recuerda que los vadenes mejor pasarlos a baja velocidad.

Conclusiones

El SLK ya de por si es uno de los roadster de techo rígido mejor logrados a nivel estético con el techo abierto o cerrado y eso que yo soy mas partidario del techo de lona. La versión 55 AMG que nos concierne, con una estética más agresiva y una potencia elevada se convierte en una gran alternativa para los amantes de la deportividad y el lujo.

Es de estos vehículos deportivos que son aptos para el día a día, algún viaje de un fin de semana con tu pareja y circular en pista cuando deseemos diversión.

Pocas alternativas hay que le hagan frente directamente a este modelo. El Z4 de BMW solo está disponible hasta los 340 CV del sDrive35is, la misma potencia que encontramos en un TT RS y un poco por debajo encontramos al Nissan 370Z Roadster con 328 CV. El que más se asemeja es el Jaguar F-Type S Convertible con 381 CV y aun así es sensiblemente más caro y no resulta tan rápido en el sprint.

Un saludo para el equipo de Concesur.

Caravana Dreams Cars por Mercedes-Benz Concesur // Fotografía: Carmen Mª Diaz Castillo

Fuente: Mercedes-Benz Concesur

Noticias relacionadas

Mercedes-Benz SLK 55 AMG (II): habitabilidad, rodando y conclusiones
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto