¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Qué es un coche de Km 0?

    4 min. lectura

    Son vehículos nuevos que han sido matriculados por el concesionario y que están listos para la venta pero que en realidad no han hecho ningún kilómetro. Algunos de estos vehículos pueden pasar días, semanas o meses esperando a que alguien los compre, por lo que los concesionarios los ofertan a un precio inferior que si fueran nuevos.

    Si es un coche nuevo, ¿Por qué se considera de ocasión?

    A pesar de no tener kilómetros hechos, se tratan de coches de ocasión porque una vez se matricula el vehículo este pierde parte de su precio y esto permite venderlos con grandes descuentos.

    ¿Por qué hay vehículos km 0?

    Muchos de los coches de Km 0 son matriculados por los propios concesionarios para así llegar al mínimo de cuota que las marcas les exigen vender al mes, al trimestre o al año. A estos vehículos también se les conoce como flota de stock, y en ningún caso se podrán hacer modificaciones en la configuración del coche.

    Estos coches están matriculados a nombre de la concesión y una vez el comprador decida comprarlo, tendrá que abonar las tasas de cambio de nombre para así certificar la compra. El tiempo de espera en estos casos es mucho menor que si pedimos el coche a fábrica, en ese caso puede tardar meses.

    Ventajas

    • Una de las ventajas más destacables es el precio de venta ya que suelen contar con importantes descuentos dado que los concesionarios quieren venderlos cuanto antes, y por tanto es fácil encontrar una buena oferta.
    • Al ser vehículos de stock y ya matriculados la entrega se realiza con mucha brevedad así que las esperas se reducen en comparación con los vehículos nuevos que vienen de fábrica.

    Inconvenientes

    • Como hemos comentado en la definición de este tipo de coches, son vehículos que pueden pasar mucho tiempo en el concesionario parados esperando un comprador y pueden tener matrículas menos recientes. Esto nos lleva al siguiente inconveniente.
    • Al ser coches que ya están matriculados el tiempo de la garantía del coche se reduce, es decir, si el coche está matriculado 3 meses en el concesionario, son 3 meses menos de garantía. Aunque los concesionarios en muchas ocasiones realizan una extensión de garantía para poder vender el vehículo y compensar al cliente.
    • No hay opción para modificar el coche. Al ser un coche ya matriculado y en stock, la pintura, el equipamiento y otros detalles son los que vienen con el vehículo y el comprador no puede añadir o eliminar opciones. En la mayoría de casos los acabados suelen ser estándar, sin grandes lujos.