¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Taxistas húngaros colapsan Budapest protestando contra Uber

    Javier Costas
    Javier Costas

    La historia vuelve a repetirse. Uber llega a un lugar donde hay taxistas, y empieza a quitarles negocio poco a poco. Un buen día, los taxistas protestan con paros o taponando el tráfico, y le dan publicidad gratuita a su rival.

    A los profesionales del taxi en Budapest se les está acabando la paciencia. A lo largo del año pasado, Uber multiplicó por seis su plantilla de conductores, hasta 1.200. En la capital húngara trabajan 5.000 taxistas, repartidos en 10 empresas que explotan el servicio legalmente.

    Un centenar de taxis bloquearon ayer las principales calles de la ciudad, exigiendo la ilegalización de Uber en toda Hungría. La protesta no será cosa de un día, pretenden repetirlo hasta que las autoridades se reunan con sus representantes.

    Coincidiendo con la protesta, ha aumentado el tráfico en Internet de gente interesada en Uber, a la vez que han aumentado las descargas de la aplicación en Google Play y Apple Store. El fenómeno ha ocurrido varias veces en distintas partes del mundo, incluyendo Madrid.

    Al igual que en otras protestas, los taxistas se quejan de que no están compitiendo en igualdad de condiciones, y llegan a quitarles la mitad de las carreras. En Budapest la regulación tiene requisitos estrictos para coches, conductores y empresas, lo que el nuevo competidor no tiene que respetar.

    En San Francisco (EEUU), una de las primeras ciudades donde se popularizó la aplicación de transporte, el daño causado al sector del taxi es considerable. Donde las autoridades no prohiben o restringen la actividad de Uber, acaba pasando lo mismo. En España los taxistas se salieron con la suya, pese a la publicidad que hicieron de su enemigo. La normativa estaba de parte de los profesionales.

    Fuente: Euronews