¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Uber vuelve a España, pero legalmente

    Un año después de su desembarco en España, Uber se ha doblegado a la legislación española. El servicio UberPOP se suprime, solo habrá conductores profesionales con licencia (VTC), por lo que serán totalmente legales. Podrán competir con los taxis, pero según las reglas del juego.

    A finales del año pasado, Uber perdió el pulso contra la Administración, y se prohibió el servicio UberPOP. Bajo la legislación española no es posible que particulares lleven a particulares a cambio de una remuneración económica con ánimo de lucro; se precisa una licencia, seguro de responsabilidad civil específico, etc.

    Ahora se anuncia su regreso, pero cumpliendo con las reglas del juego

    Uber ha subsistido en nuestro país solo en Barcelona, con un servicio de comida rápida, UberEATS. Los conductores de Uber necesitan la licencia VTC, es decir, alquiler de vehículo con conductor. Además, se exige la ausencia de antecedentes penales y que el coche tenga menos de ocho años.

    Este tipo de licencia no permite a cualquiera ponerse a conducir para Uber. Los requisitos de la licencia VTC son muy restrictivos en cuanto a los turismos:

    • Longitud: 4,7 metros o más
    • Potencia fiscal: 13 CVF o más
    • Edad: 8 años o menos, salvo para modelos con 28 CVF o más

    NOTA: La potencia fiscal depende fundamentalmente de la cilindrada.

    Un coche como el Audi A4 Avant 2.0 TDI sería apto para utilización como VTC

    En otras palabras, solo se pueden usar coches del segmento D o superior, con motorizaciones no inferiores a 2 litros, da igual la potencia útil. Bajo la modalidad UberPOP servía cualquier coche que tuviese menos de cinco años de edad, pero la licencia VTC tiene esas condiciones.

    Por cada 30 licencias de taxi, hay una de VTC

    Por otra parte, los VTC tienen limitaciones respecto a los autotaxis. En teoría, un VTC solo puede recoger clientes bajo estricto pedido, y no recogerlos en la calle. Además, solo pueden iniciar el viaje desde su sede fiscal, técnicamente no pueden ir circulando vacíos y aceptar un viaje.

    El colectivo Elite Taxi ya, en un programa de Ciudadano Cake (Telemadrid), puso en evidencia a conductores de la plataforma Cabify. Teniendo la sede fiscal fuera de Madrid, esperaban trayectos en el aparcamiento de la gasolinera de Campo de las Naciones, sobre la M-40. Para Uber, hablaríamos de lo mismo.

    Uber funciona en la mayoría de Europa, ya sea con modalidad profesional, particular (UberPOP) o una mezcla de ambas

    La multinacional Uber ha aceptado las condiciones legales españolas, aunque aboga por su flexibilización. España se pone de ejemplo como uno de los pocos países europeos en los que Uber no está operando en ninguna de sus modalidades de transporte de personas. En varios países de la UE Uber solo opera en su modalidad de conductores profesionales.

    La vuelta de Uber es muy oportuna, aprovechando la crisis de emisiones y contaminación

    Dentro del modelo de conductores con licencia, se tienen que abonar todos los impuestos correspondientes, de modo que la competencia con el taxi es mucho más justa. De momento el único coladero es el de las rutas, por lo ya explicado, y a buen seguro los taxistas mirarán con lupa el comportamiento de Uber. No se pueden iniciar trayectos fuera de la sede fiscal declarada sin tener una hoja de ruta que indique origen y destino.

    Dada la limitada disponibilidad de licencias VTC, y a los requisitos que hay para su operación, Uber no va a causar el mismo impacto a los taxistas que llenando las calles de conductores particulares usando sus propios coches sin pagar impuestos.

    Uber ha abierto un formulario para captación de conductores profesionales, pero el servicio no está disponible todavía. La cartografía y datos de tráfico de Uber será próximamente cosa de TomTom, en virtud de un acuerdo global que ha sido anunciado hoy mismo.