¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Alpine hace un primer balance de su nuevo motor de Fórmula 1

    Alpine hace un primer balance de su nuevo motor de Fórmula 1
    El nuevo Alpine A522 incluye un motor totalmente renovado.David Moreno
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    La llegada de la congelación del desarrollo hasta 2025 ha animado a los equipos a darlo todo con los motores de esta temporada. Alpine encargó a Renault una renovación total para acabar con la mediocridad de temporadas pasadas.

    El motor Renault nunca ha sido realmente competitivo en la era híbrida y eso ha tenido consecuencias en el pasado. Un fiel y exitoso socio como Red Bull acabó apostando por Honda y McLaren recurrió a Mercedes en cuanto tuvo la oportunidad. Además, el equipo oficial ha quedado lastrado por el mediocre rendimiento de la unidad de potencia francesa.

    Por eso, meses atrás Laurent Rossi, CEO de Alpine Cars, encargó a la factoría de Viry-Chatillon un motor completamente nuevo para 2022, priorizando el rendimiento sobre la fiabilidad.

    «Es completamente diferente a todo lo que Viry ha producido antes. Es más complejo, mucho más bonito y ordenado»

    Esto, que podría entenderse como un gran riesgo a consecuencia de la entrada en vigor de la congelación del desarrollo de estos motores hasta 2025, en realidad es una jugada lógica.

    Y es que la homologación del motor se realiza en dos fases: la primera, que cumplió el 1 de marzo, afecta al motor de combustión (ICE), el turbocompresor, el MGU-H, el sistema de escapes, el combustible y el aceite de motor, mientras que el MGU-K, las baterías y la electrónica de control se congelarán el 1 de septiembre.

    A partir de ese momento, cualquier modificación sólo puede hacerse con autorización de la FIA y tras demostrar que supone únicamente una mejora de fiabilidad o una reducción de costes. Es decir, el rendimiento no se podrá mejorar, pero sí la fiabilidad.

    Las conclusiones del test de Barcelona

    Con estas premisas en mente, Alan Permane ha hecho un primer balance del rendimiento ofrecido por el nuevo motor en el test de tres días de Barcelona. En él, tanto Fernando Alonso como Esteban Ocon rodaron sin problemas las dos primeras jornadas, pero se perdieron la práctica totalidad de la tercera por un fallo hidráulico que desencadenó un incendio en el coche.

    «No hemos estado utilizando el motor a toda potencia. No creo que hayamos hecho una vuelta en lo que llaman 'modo ICE único', que es el modo de clasificación y el modo de carrera. Nos hemos acercado a él, pero no hemos llegado», aseguraba el director deportivo de Alpine al ser preguntado por el nuevo propulsor.

    Permane destaca que el funcionamiento del motor no ha sido un tema real de preocupación durante la primera mitad de la pretemporada, lo que en su opinión es una muestra de que las cosas están yendo bien con un propulsor completamente nuevo como el que monta el Alpine A522.

    «Honestamente, no hemos hablado sobre la unidad de potencia, y eso es algo grandioso», apunta Alan Permane. «Es muy diferente. Es completamente diferente a todo lo que Viry ha producido antes. Es más complejo, ciertamente se ve mucho más bonito y ordenado. Pero simplemente lo hemos montado en el coche y nos hemos puesto a rodar con él, lo cual es genial».

    Nada que destacar… ni bueno ni malo

    Al ser preguntado por las impresiones que el motor ha dejado en los pilotos, Fernando Alonso y Esteban Ocon, el ingeniero británico ha señalado que estos «han hecho los comentarios normales sobre la manejabilidad, la entrega de potencia o el retraso en el turbo, pero los chicos se pusieron con ello, jugaron con la configuración, los mapas y esas cosas, y todo se resolvió».

    «El motor ni siquiera ha sido un tema de conversación realmente, lo cual es genial», reiteró Permane. «Creo que es muy difícil para ellos hablar de potencia en comparación con el año pasado debido a las diferencias de combustible y las grandes diferencias de potencia. Pero, ciertamente, no se quejan de eso en absoluto. Estamos muy contentos por ello».

    En 2021, Alpine compitió con un motor con tres años de desarrollo muy limitado, por lo que seguramente el avance debería ser palpable, por mucho que la introducción de la gasolina E10 (con un 10% de etanol sostenible) propicie una reducción de potencia.

    ¿Será esto un indicativo de que el nuevo motor vuelve a ir justo de rendimiento o simplemente Alan Permane prefiere ser cauto y discreto en sus valoraciones?

    Fuente: Autosport / Fotos: Motor.es