Motor.es

Alpine investiga la viabilidad del motor de hidrógeno para la Fórmula 1

La Fórmula 1 ha iniciado su apuesta por los combustibles sintéticos, pero no todas las marcas ven esa vía como una solución a largo plazo. Alpine, de la mano de Renault, ya investiga la posibilidad de utilizar el hidrógeno como puente a la electrificación total.

Alpine investiga la viabilidad del motor de hidrógeno para la Fórmula 1
Alpine y Renault creen que el hidrógeno es el futuro de la Fórmula 1.

6 min. lectura

Publicado: 23/08/2022 10:15

La Fórmula 1 ha comenzado este año a utilizar combustibles parcialmente sostenibles y, desde 2026, incorporará el carburante sintético para convertirse en una categoría de emisiones cero netas.

Sin embargo, no todos los fabricantes ven clara esa vía y la consideran más un paso intermedio de camino a la electrificación. Es el caso de Renault, la marca que lidera el grupo empresarial al que pertenece Alpine y que la provee de motores en la Fórmula 1.

La apuesta del Grupo Renault es el hidrógeno, y no es algo nuevo para la empresa, que lleva años investigando este campo a través de HYVIA, la compañía del grupo creada conjuntamente con Plug Power.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!
HYVIA desarrolla tecnología de hidrógeno y patrocina a Alpine F1.

En concreto, HYVIA trabaja en la producción de hidrógeno verde, así como en el desarrollo y comercialización de vehículos comerciales de hidrógeno. Pero hay más, pues Renault ha presentado recientemente el nuevo Scenic Visión, un modelo conceptual 100% eléctrico de pila de combustible.

Igualmente, la marca hermana Nissan comercializa ya vehículos que utilizan hidrógeno caliente o H2-ICE, un paso intermedio con el que es posible seguir dando vida a los motores de combustión interna sustituyendo los combustibles fósiles por hidrógeno.

La Fórmula 1 y la electrificación

Meses atrás, la Fórmula 1 admitió que el hidrógeno era la opción alternativa al combustible sintético para el futuro de una categoría para la que los motores eléctricos con baterías carecen de sentido por el momento.

Laurent Rossi, CEO de Alpine Cars, tiene claro este último punto y avanza que su compañía ya piensa en el hidrógeno como alternativa.

«No creo que el propulsor totalmente eléctrico esté listo. Pueden pasar otros 15 años desde aquí», admite el ingeniero francés. «No lo veo para la próxima iteración de reglamentos, ni para la siguiente. Estamos estudiando el hidrógeno como sistema de propulsión. Creo que corresponde a los fabricantes de motores de F1 ayudar a dar forma a la normativa y aportar soluciones».

La Fórmula 1 ya utiliza combustibles con un 10% de etanol sostenible. En 2026 se pasará al carburante sintético 100%.

«Para nosotros, es una buena oportunidad de matar dos pájaros de un tiro: el hidrógeno es significativamente más limpio. De acuerdo, no del todo, pero mucho mejor que el combustible tradicional. Es abundante, mientras que el combustible orgánico o sintético está limitado, ya sea por el suministro o por los costes de producción», recuerda Rossi.

«Y en segundo lugar, el sonido permanece. Tal vez dentro de 20 años la gente se olvide de ello porque a las generaciones más jóvenes les puede importar menos y pueden estar acostumbrados a los coches silenciosos en la carretera. Pero, por ahora, es una parte integral del espectáculo», incide el francés, que no olvida el propósito comercial de la categoría.

«No debemos olvidar que la Fórmula 1 es un entretenimiento. Es un negocio. Pero ese negocio se basa en que la gente lo vea, lo disfrute y le guste. Por eso buscamos esta vía».

El hidrógeno como alternativa

Por todo ello, Renault ya trabaja en la viabilidad de un motor de hidrógeno para la Fórmula 1, incluida la tecnología H2-ICE como paso intermedio a una mecánica 100% eléctrica de pila de combustible de hidrógeno.

«Nuestro papel será inspirar a otros, por ejemplo a las autoridades reguladoras. Nos gustaría demostrar que funciona, pero primero tenemos que demostrárnoslo a nosotros mismos. Tenemos que comprobar si es más que una esperanza o una creencia», explica Rossi.

«Si funciona, queremos probarlo. Digamos que mediante un proyecto ‘Garage 56’ en Le Mans o en el Nordschleife con uno de nuestros coches de producción equipado con un motor de combustión de hidrógeno. Eso podría servir de inspiración a los responsables de las normas», insiste.

«Si Porsche, Ferrari y otros fabricantes quieren seguir otras filosofías, que así sea. Pero siempre es mejor si tenemos varias opciones sobre la mesa», concluye Laurent Rossi. ¿Volveremos a tener noticias de este asunto en el futuro?

Fuente: Motorsport-total.comFotos: Alpine F1 Team

Compártela en:

Pixel