¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La F1 admite que los motores de hidrógeno se mantienen como plan B

    La F1 admite que los motores de hidrógeno se mantienen como plan B
    El motor de hidrógeno es aún muy escaso en el mercado.
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    Aunque la idea es continuar utilizando los motores híbridos durante al menos una década más, la tecnología relacionada con el hidrógeno permanece en la agenda como posible alternativa.

    Los motores de hidrógeno, especialmente a través de la tecnología de pila de combustible, son una de las vías de futuro que los fabricantes mantienen en sus respectivas agendas como camino para la movilidad sostenible.

    En la actualidad, el coche eléctrico de batería es el que ha tomado la delantera por su menor complejidad, pero a la Fórmula 1 no le interesa perder los vínculos con el motor «de toda la vida». Al menos de momento.

    La F1 estima que sólo el 0,7% de las emisiones provienen de los propios coches de carreras

    Así las cosas, el objetivo para 2026, cuando entrará en vigor el nuevo reglamento de motores, es seguir apostando por un motor híbrido como el actual, pero dando más importancia a la potencia eléctrica y avanzando con los combustibles ecológicos.

    Esto es algo que se plantea al menos hasta 2030, pero Ross Brawn admite que la tecnología del hidrógeno se mantiene en reserva para el futuro y en función de cómo evolucione la industria y la sociedad. «Tal vez el hidrógeno es la ruta que puede tener la Fórmula 1 para mantener el ruido, la emoción, pero nos movemos hacia una solución diferente».

    Abriendo camino

    Zak Brown, CEO de McLaren, coincide con el director deportivo de la Fórmula 1 al apuntar que el hidrógeno debe seguir estando presente en las conversaciones. «Siempre hemos sido un líder tecnológico, ya sea en materia de seguridad o en los materiales de fibra de carbono, así que haremos que nuestros motores sean los más sostenibles».

    «El desafío que tenemos por delante es asegurarnos de que sea seguro y pueda producir la cantidad de potencia que se requiere para poder hacer los tiempos por vuelta que hacemos, y el hidrógeno está muy sobre la mesa», reitera.

    La Fórmula 1 quiere impulsar la innovación de vanguardia para ofrecer soluciones sostenibles para la categoría, pero también es consciente de que las emisiones de los motores de los coches de carreras son una pequeña fracción de las emisiones totales de la competición.

    La F1 estima que el 0,7% de las emisiones provienen de los propios coches de carreras, mientras que casi la mitad proviene de la caravana logística que traslada equipos y personal a las carreras, que este año serán 22 y en 2022 llegarán a 23.

    Sin embargo, Ross Brawn descarta por completo reducir las carreras para generar menos emisiones, ya que piensa que llevar las carreras a países de todo el mundo es parte de lo que hace que el campeonato sea grande. De igual modo, reconoce que también hay un imperativo financiero.

    «Al final del día, somos un negocio. Tenemos que generar ingresos para que todo esto funcione y, obviamente, cuantas más carreras tengamos, más rentable será», concluye.

    Fuente: BBC