¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Aniversario Ayrton SennaSan Marino 1994, el Gran Premio maldito

Ayrton Senna fue la segunda víctima de un Gran Premio marcado primero por el fuerte accidente de Rubens Barrichello y después por la muerte de Roland Ratzenberger. La carrera no se detuvo, y la victoria fue para Michael Schumacher (Benetton), acompañado en el podio por Nicola Larini (Ferrari) y Mika Hakkinen (McLaren).

Vuelta 7 del Gran Premio de San Marino de 1994: Ayrton Senna se sale en la curva del Tamburello, se estrella a más de 300 km/h y casi de manera instantánea pierde la vida. Ese momento, escrito a fuego en la historia del deporte, marcó un antes y un después en la Fórmula 1.

Aquella carrera cambió la forma de entender el automovilismo, no sólo por la pérdida del tricampeón del mundo, sino por ser el trágico punto álgido de una prueba marcada para siempre en la memoria colectiva del automovilismo.

Los precedentes

La temporada 1994 había comenzado de manera muy complicada para Ayrton Senna. El brasileño había fichado por Williams, que venía de dominar en los dos años anteriores gracias a las ayudas electrónicas como, por ejemplo, las suspensiones activas y el control de tracción. Un jovencísimo Adrian Newey y un ya veterano Patrick Head diseñaron el Williams FW16 que debía continuar con los éxitos, pero las presiones del resto de equipos convencieron a la FIA y prohibieron dichas ayudas. Consecuencia: el monoplaza se hacía inconducible para Senna y su compañero Damon Hill.

Senna había logrado la pole en las dos primeras carreras de 1994, pero abandonó en ambas

Senna no pudo acabar ninguna de las dos primeras carreras del año, pese a que partía en ambas desde la pole. San Marino debía ser el GP donde recuperase la confianza de cara a disputarle el campeonato a Michael Schumacher, pero todo comenzó a torcerse desde el mismo viernes.

Viernes 29 de abril de 1994: Barrichello da el susto

La primera sesión clasificatoria, la del viernes, arrancó con un tremendo accidente. Rubens Barrichello, que llegaba a Imola después de brillar en el GP del Pacífico con su primer podio en F1, se estrellaba contra las barreras de la variante Bassa, tras perder el control de su Jordan a más de 220 km/h. El monoplaza dio varias vueltas de campana después de estrellarse contra la barrera de neumáticos. El tiempo se detuvo en el paddock y los gestos de preocupación se agravaron al ver que Barrichello había perdido el conocimiento.

Barrichello fue trasladado al centro médico, donde recibió la atención requerida inmediatamente. Uno de los primeros en visitarle fue Ayrton Senna, que nada más salir confirmó a los periodistas que se agolpaban a la puerta que su compatriota estaba bien, con "algo roto", pero despierto y consciente. Barrichello salió de allí con la nariz y un brazo rotos, por lo que se perdería lo que restaba de fin de semana.

Senna, por su parte, reaccionó de la mejor manera que pudo: volvió a su Williams y marcó un 1:21.548, a la postre, el tiempo más rápido de todo el fin de semana.

Sábado 30 de abril de 1994: muere Ratzenberger

Con el cuerpo frío por lo sucedido el día anterior, pero más centrados, todos los pilotos salieron a hacer sus últimos intentos para clasificar lo más arriba posible. El crono del viernes de Senna era la referencia, y Michael Schumacher se quedó a poco más de tres décimas del tiempo del brasileño. El alemán estaba mejorando su vuelta cuando la tragedia se cernía por primera vez sobre Imola en este fatídico fin de semana.

El austríaco Roland Ratzenberger estaba trazando la curva Villeneuve cuando perdió el control de su Symtek Ford. El alerón delantero se desprendió del monoplaza y el piloto no pudo evitar estrellarse a más de 300 km/h de manera casi frontal contra las barreras. El coche quedó sorprendentemente entero pese a la violencia del accidente, pero el piloto falleció casi de manera instantánea. Causa final del deceso: rotura de la base craneal. Ratzenberger disputaba su tercer Gran Premio en Fórmula 1, después de no clasificarse en la carrera de Brasil y acabar undécimo en la segunda prueba del año, en el GP del Pacífico en el circuito nipón de Okayama.

"Ayrton no aguantó y se echó a llorar sobre mi hombro".- Sid Watkins

El profesor Sid Watkins certificó la muerte de Ratzenberger a las 14:15h del 30 de abril de 1994. Era el primer piloto fallecido en un Gran Premio desde Riccardo Palletti en 1982, y el primer corredor de Fórmula 1 que moría desde el trágico accidente de Elio de Angelis en los test de Paul Ricard en 1986. Cuando la noticia recorrió el paddock, el peso cayó como una losa. Senna se encerró en el motorhome de Williams, el equipo Symtek cerró el box y se canceló lo que quedaba de clasificación.

La clasificación final quedó con Senna en la pole, acompañado por Schumacher en primera fila, Gerhard Berger (Ferrari) tercero y Damon Hill (Williams) cuarto. El 1:27.584 que marcó Ratzenberger antes de su accidente le hubiera permitido tomar la salida del domingo.

Domingo 1 de mayo: Senna eterno

El ambiente en Imola no podía ser más pesado. La posibilidad de suspender la carrera estaba en la mente de muchos pilotos, e incluso el propio Ayrton Senna planteó la idea a sus más allegados, como el profesor Sid Watkins o Adriane Galisteu, novia del brasileño. "No quería correr", aseguró el médico de la Fórmula 1 en posteriores entrevistas. Pero no le quedó más remedio.

Cabizbajo, se encaminó hacia su coche. Dio tres (y no dos, como era lo habitual) vueltas de formación. Se quedó un rato, pensativo, sin el casco ni la balaclava puestos. Rezando. Senna llevaba en el bolsillo una bandera de Austria guardada. Si llegaba al podio -algo que se le resistía desde que fichó por Williams- la ondearía en homenaje a Roland Ratzenberger. Después, quién sabe, igual había llegado la hora de colgar el casco y retirarse de este deporte.

Casco enfundado, guantes ajustados, mirada al frente y semáforo en verde: salida del Gran Premio de San Marino de 1994. Senna y Schumacher se escapaban al frente cuando, por detrás, un estruendo les hizo mirar por el retrovisor. El Benetton del compañero de Schumacher, el de JJ Lehto, se quedaba calado en parrilla y Pedro Lamy le embestía por detrás con su Lotus. La carrera se neutralizó tras el coche de seguridad, y en cuanto se retiraron los trozos de los coches accidentados, se reanudó la prueba.

Senna lideraba la prueba, con Schumacher muy cerca. En la vuelta siete, a las 14:17h del 1 de mayo de 1994, el tricampeón del mundo trazaba la curva del Tamburello... cuando se produjo un estruendo y, después, el silencio. Ayrton Senna había perdido la adherencia de su Williams para estrellarse contra las barreras. El brasileño no se movía y se temió lo peor.

El coche médico, con Sid Watkins de copiloto, salió de boxes. El helicóptero arrancó, por si acaso. Los comisarios ordenaron sacar bandera roja a pista y se dirigieron corriendo hacia el lugar del accidente. La RAI, responsable de la retransmisión televisiva, emitía en directo los últimos instantes de Ayrton Senna. Sid Watkins ordenó sacar al brasileño del monoplaza inmediatamente. Le rajó el mono, le tomó el pulso, comprobó sus constantes, pero no recibió respuesta. No se lo pensó dos veces, le practicó una traqueotomía de urgencia y le metieron directamente en el helicóptero, aunque a esas alturas ya era tarde. Senna había expirado. ¿Qué provocó el accidente? Hay muchas teorías, muchas de ellas confluentes. La más aceptada es que la barra de la dirección se partió y por ello no pudo girar. Fruto del choque contra las barreras, un trozo de la barra de la suspensión se desprendió, golpeó en el casco de Senna justo en el ángulo necesario para que resultara fatal para el brasileño. Los médicos poco pudieron hacer.

Un neumático de Alboreto se desprendió de su Minardi y golpeó a varios mecánicos

Mientras el cuerpo de Ayrton Senna volaba hacia el Hospital Mayo de Bolonia, donde aterrizó poco después sólo para que su muerte fuese certificada, la carrera se reanudó. Para determinar cuáles eran las posiciones reales de pista se sumaron los tiempos de la primera parte de la carrera, previa al accidente de Senna, y los de la segunda. Así, pese a que Gerhard Berger rodaba por delante, era Michael Schumacher el que iba primero en la reanudación.

Nicola Larini se llegó a poner líder por momentos, tras el abandono por problemas mecánicos de Berger, pero enseguida Schumacher retomó el primer puesto. Aún hubo tiempo de un incidente más en este infernal fin de semana. Michele Alboreto perdió uno de sus neumáticos, que salió por los aires y golpeó a varios mecánicos en boxes.

A las 16:20h aproximadamente, Michael Schumacher entraba en la meta del Gran Premio de San Marino de 1994 en primer lugar, seguido por Nicola Larini y Mika Hakkinen. Fue el primer y único podio en la carrera del italiano de Ferrari, y el segundo del finlandés, que años después sería bicampeón del mundo con McLaren. Por respeto a Ratzenberger y a Senna, aunque no se había confirmado aún el deceso de este último, no hubo ceremonia del champán.

Sólo doce pilotos entraron en meta, aunque trece entraron en la clasificación por haber completado el 75%. El resultado de la carrera más trágica de la Fórmula 1 moderna fue el siguiente, aunque poco importó:

Noticias relacionadas

  • Comentario de Contrapunto
    01/05/2014 (16:54)

    Contrapunto

    "Enhorabuena David por el texto. De verdad, de lo mejor que he leído sobre Senna y, además, con el resultado final de la carrera. Muy bueno."

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto