Motor.es

Aston Martin admite que los recortes en el túnel de viento «están empezando a influir» en el AMR23 y el coche de 2024

Aston Martin se encuentra ante un dilema: ¿seguir apretando con el desarrollo del AMR23 de esta temporada o centrarse en el coche de 2024? Mike Krack y Tom McCullough analizan la situación y establecen objetivos para la segunda mitad del año.

Aston Martin admite que los recortes en el túnel de viento «están empezando a influir» en el AMR23 y el coche de 2024
Aston Martin espera recuperar terreno durante la segunda mitad de la temporada.

11 min. lectura

Publicado: 31/07/2023 12:00

La temporada 2023 se parece cada vez más a una montaña rusa, al menos en todo lo que no concierne a Max Verstappen. El resto de pilotos de la parrilla sufre las idas y venidas de una competición muy igualada en la que los detalles de cada fin de semana y los plazos de evolución de los monoplazas marcan la diferencia.

Sin ir más lejos, Aston Martin ha pasado de ser el segundo equipo al quinto. Y tanto Mercedes como Ferrari sufren altibajos en cada Gran Premio. McLaren también, que comenzó el año fuera de los puntos, fue el principal rival de Red Bull en las dos últimas carreras y en Spa se mostró tan competitivo en mojado como vulnerable en seco.

«Nuestro objetivo es terminar el año en una posición fuerte. El desarrollo es continuo»

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

Así son las cosas en una Fórmula 1 muy igualada del segundo en adelante. Y Aston Martin, al igual que los demás, debe preguntarse qué es prioritario en este momento, cuando los plazos comienzan a ser importantes de cara a 2024 y la reciente actualización de las horas de desarrollo marcadas por reglamento ya se están aplicando.

Mejores sensaciones en Spa-Francorchamps

Después de tres fines de semana muy negativos y un sábado nefasto en Spa-Francorchamps, Aston Martin volvió a ver signos positivos el domingo en Bélgica.

Fernando Alonso partía noveno, pero terminó quinto y con un ritmo decente que le permitió mantener a raya a George Russell. Cierto es que, además de los Red Bull, el Ferrari de Charles Leclerc y el Mercedes de Lewis Hamilton fueron inalcanzables para el asturiano, pero al menos volvió a meterse en la lucha.

Lo cierto es que resulta complicado sacar conclusiones de un fin de semana marcado por la lluvia y el formato Sprint, pero el AMR23 se mostró más competitivo en un circuito poco propicio para él.

Aston Martin introdujo algunas modificaciones que quizá ayudaron a mejorar la situación de Austria, Gran Bretaña y Hungría. «Sólo algunas pequeñas actualizaciones en el suelo y también la introducción de un alerón inferior trasero (beam wing) más eficiente. También trajimos algunas piezas más de cara a Monza, pero al final no pudimos probarlas por las condiciones», informa Tom McCullough a ese respecto.

«Es lo mismo para todos, es duro cuando intentas evaluar piezas nuevas, pero es un juego de desarrollo continuo para todos nosotros. Nos las arreglamos para obtener algunos buenos datos durante el fin de semana, terminamos bastante contentos porque las piezas hicieron lo que deberían estar haciendo», amplía el director de rendimiento de Aston Martin.

Aston Martin no está más lejos

El director de Aston Martin, Mike Krack, coincide con McCullough, señalando que en Spa-Francorchamps «consideramos que hemos sido más competitivos de lo que hemos sido últimamente. Como dije el jueves, realmente hemos hecho un análisis 24/7, intentando entender y también tratando de hacer algo al respecto. Obviamente, en el corto (espacio de) tiempo que ha pasado entre Hungaroring y Spa, no hay mucho que puedas hacer».

El ingeniero luxemburgués considera que Aston Martin no ha dado un paso atrás, pero sus rivales sí han avanzado más.

«Si ves la brecha que tenemos con la primera línea (de parrilla), esta no ha aumentado. En realidad es más pequeño de lo que era. Con la diferencia que teníamos, hace un par de carreras estaríamos clasificando P4 o P3».

«Y ahora sólo es lo suficientemente bueno para el octavo (en clasificación), lo que muestra la igualdad del rendimiento en este momento. Con lo igualada que es la parrilla en estos días, (cualquier error) te cuesta un par de posiciones... Realmente depende de que consigas el 100%», admite Mike Krack.

La limitación del túnel de viento y el desarrollo del Aston Martin AMR23

Las cosas han cambiado mucho en sólo 12 Grandes Premios, pero aún quedan 10 más por completar. Y los equipos tendrán que hacerlo en un terreno de juego algo diferente, ya que el pasado 1 de julio se actualizaron las horas de túnel de viento y simulación computacional disponibles para cada equipo.

El reglamento determina estas horas en función de la posición que cada conjunto ocupa en la clasificación de constructores, y lo hace cada seis meses. Durante el primer semestre, Aston Martin disfrutó de más horas al haber terminado 2022 en la séptima posición, pero la tercera que ocupaba a 31 de junio de 2023 ha supuesto un recorte de 64 sesiones de túnel de viento un un 20 % de horas de simulación computacional.

Fernando Alonso volvió al top 5 en Spa-Francorchamps.

Y todo esto mientras «La carrera de desarrollo está en marcha. Tienes que mantenerte al día. Necesitamos ser conscientes de que algunos equipos también han hecho un buen trabajo mientras tanto», admite Mike Krack.

«McLaren ha hecho un trabajo extremadamente bueno con sus actualizaciones. Debemos tratar de atraparlos de nuevo. Esto es típico de la F1. Tienes que ser humilde al respecto y realista acerca de dónde estás. No estar decepcionado o sobreexcitado», reitera, mientras Aston Martin trabaja en ponerse al día de nuevo.

«Nunca hay una sola cosa, por supuesto, hay que respetar a la competencia. Algunos empezaron un poco más débiles y se han hecho más fuertes. Creo que tenemos 10 veces más puntos que el año pasado por estas fechas (55 vs 196). Hemos conseguido seis podios y estamos a mitad de temporada», recuerda Tom McCullough.

El monoplaza de 2024

Y todo esto en un contexto en el que ya hay que comenzar a pensar en el coche de 2024. Algunos equipos, viendo que sus objetivos ya han sido alcanzados (Red Bull) o que son imposibles de conseguir (Mercedes, Ferrari), ya se centran en el coche del año que viene.

Aston Martin, en cambio, prefiere continuar trabajando en el AMR23. «Todo lo que aprendes en este momento es realmente relevante para 2024. Dicho esto, también tienes que empezar a hacer piezas, piezas grandes, relativamente pronto para 2024. Así que es un programa un poco dual en este momento, mucho desarrollo en ambos campos», aclara Tom McCullough.

«Nuestro objetivo es terminar el año en una posición fuerte. El desarrollo es continuo. Esperamos una segunda mitad de temporada fuerte», afirma el ingeniero británico.

A la hora de trabajar en el coche de 2023 y comenzar a trazar las bases de 2024, Aston Martin debe amoldarse a la nueva situación. McCullough admite que la limitación del túnel de viento «no nos ha influido mucho« hasta ahora en el desarrollo, «pero está empezando a hacerlo para el segundo semestre de este año y el próximo».

Y el límite presupuestario también juega su papel, ya que no se puede gastar de forma ilimitada y es necesario establecer prioridades. «El límite presupuestario es un verdadero reto para todos. Empezamos el año diciendo: tenemos este presupuesto de desarrollo, ¿cuánto podemos aportar al coche?».

Aston Martin intentará volver a la pelea por el subcampeonato en la segunda mitad del año.

«Esperemos que no haya muchos daños por accidente. Tienes que empezar a buscar un poco más de dinero aquí y allá para asegurarte de que puedes conseguir todo lo que técnicamente puedes aportar al coche», explica McCullough.

«Antes no había que pensar tanto en eso. Antes solíamos pensar en si teníamos suficiente dinero, pero ahora son retos diferentes, pero deportivos, técnicos, financieros, todos son partes igual de importantes del juego».

«Hemos ido adaptando nuestras prácticas de trabajo a la necesidad de ser cada vez más y más eficientes y sí, el mismo reto para todos y en realidad no demasiado grande para nosotros», concluye McCullough, consciente como es de que Red Bull, Mercedes y Ferrari cuentan con estructuras mucho más grandes y que notan más el límite presupuestario.

Fotos: Aston Martin F1

Compártela en:

Pixel