¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Brawn espera que el título no se decida por «accidentes y sanciones»

    Hamilton y Verstappen se respetan en la pista como candidatos al título.Red Bull

    El director deportivo de la Fórmula 1 confía en que los dos principales implicados rebajen sus respectivos niveles de euforia mientras siguen dejando grandes batallas en la pista, rezando por que ninguno de los dos se vea obligado a penalizar.

    El atractivo principal del fin de semana del Gran Premio de Gran Bretaña no duró ni tan siquiera una vuelta. «Nos robaron una batalla emocionante», aseguró Ross Brawn después de presenciar que el último de los enfrentamientos entre Max Verstappen y Lewis Hamilton acabó de la peor manera para Red Bull y su pupilo, puesto que se vieron obligados a abandonar.

    Lo aparatoso del accidente hizo pensar lo peor a los diferentes integrantes de la escudería de la bebida energética, pero afortunadamente Verstappen fue capaz de abandonar su RB16B con ayuda de los comisarios por las contusiones sufridas al irse directo contra la pila de neumáticos e impactar a 51G.

    La tensión entre ambos irá en aumento a medida que se acerque el final de la temporada.

    Los costes de los daños materiales tampoco se quedan atrás: 750.000€ según Helmut Marko y el comunicado que ofreció Verstappen en su página web, y eso sin contar una unidad de potencia que Honda confía en salvar después de comprobar in situ que los daños eran menores de lo inicialmente previsto con una primera inspección ocular. De tener que equipar un nuevo motor, el #33 haría uso del tercero y último permitido por la normativa... antes de penalizar.

    «Nadie quiere que el campeonato se decida por accidentes y sanciones», confesó Brawn cariacontecido después de perderse un «fin de semana fabuloso» tras «una salida y un final dramáticos. Vimos a los contendientes al título ir rueda a rueda una vez más, pero esta vez acabó en una colisión que puso fin a la carrera de Max. Fue un tremendo alivio verle salir del coche antes de que le trasladasen al hospital para los controles preventivos», agregó.

    Más allá de considerar más culpable a uno u otro, Brawn confía en que ambos prosigan otorgándonos buenas batallas. «Como siempre ocurre en estos asuntos, habrá una amplia gama de opiniones sobre los aciertos y los errores. Lo que está claro es que nos robaron una batalla emocionante, nadie quiere que el campeonato se decida por accidentes y sanciones, y en este caso hay un grave riesgo para ambos pilotos. Es algo sobre lo que los dos reflexionarán, espero que podamos evitar estos incidentes en el futuro. Se enfrentaron con fuerza durante media vuelta, fue emocionante. Imagina lo dramática que habría sido la carrera de haber seguido así», cerró.

    Fuente: The Race