¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Carlos Sainz: así ha callado a quienes no le veían un líder de Ferrari

    El piloto madrileño ya ha superado los puntos logrados en su último año de McLaren, que hasta ahora había sido su mejor temporada, y mantiene una intensa lucha con Charles Leclerc en la clasificación general: están virtualmente empatados a puntos.

    Cuando Carlos Sainz fue anunciado como sustituto de Sebastian Vettel en el mes de marzo de 2020, muchos vieron el movimiento con escepticismo. ¿Qué había demostrado el español para sustituir a todo un tetracampeón del mundo hasta ese momento?, se preguntaban por entonces en las tertulias habituales.

    La primera opción que todo el mundo pensó es que iba a ser un escudero de Charles Leclerc. El monegasco venía de 'jubilar' a Vettel y su renovación a largo plazo (primera vez que se firmaba a un piloto de Ferrari más de dos años) hacían pensar en un rol secundario para Sainz, algo que él mismo y su maquinaria mediática (que busca continuar el flujo que aún mantiene muy activo Fernando Alonso) se apresuraron a negar.

    Un año y ocho meses después ha quedado patente, números en mano, que aquella apuesta personal de Mattia Binotto no fue desacertada. Que esa labor de escudero se ha difuminado, y en la propia Ferrari son conscientes de ello.

    Un premio 'Piloto del día' como reconocimiento

    'Facta non verba', el conocido aforismo latino que se traduce literalmente como 'hechos, no palabras' sirve para resumir lo que Sainz ha supuesto para Ferrari. Ya en McLaren demostró una capacidad innata de trabajo, algo heredado tanto de su padre como de sus referentes automovilísticos, incluido Fernando Alonso pero no únicamente él.

    «Cuando estaba en categorías inferiores, le decíamos que se quedara a hablar con los ingenieros, que preguntase por qué perdía una décima allí o allá, y sobre todo qué podía hacer para mejorar», relataba una de las personas más cercanas a su entorno que mejor le conoce en un evento celebrado con la prensa hace no mucho.

    Esa incansable manera de trabajar se vio desde el primer día. A diferencia de otros muchos pilotos que han pasado por la Scuderia, lo primero que hizo Sainz cuando acabó la temporada 2020 fue mudarse a Maranello. Está a poco menos de quince minutos andando desde su casa a la Gestione Sportiva, la sede de la Scuderia en la pequeña localidad anexa a Módena. Los primeros sorprendidos fueron los responsables del equipo italiano, que en los primeros días no sabían qué tarea encomendarle a su nuevo piloto.

    Diez meses después, los resultados de esta manera de entender su llegada a Ferrari hablan por sí mismos: no ha abandonado en ninguna de las 16 carreras disputadas, ha logrado tres podios y ha acabado entre los 10 primeros en 14. Resultado: 116,5 puntos, un empate virtual (sólo medio punto les separa) con un Charles Leclerc que disputa su tercera temporada.

    Siendo, además, su primer año en Ferrari ya ha mejorado su mejor campaña en Fórmula 1: con seis carreras por disputar, suma once puntos y medio más que en 2020, su última temporada en McLaren y hasta ahora su techo en la clasificación general.

    Con el monegasco mantiene una cordial y cercana relación. No llega al grado de amistad (o 'bromance') que tuvo con Lando Norris, ya que por carácter es más fácil serlo del británico, pero sí han entendido que deben empujar juntos para devolver a Ferrari a lo más alto. Prueba de ello es la actitud del español a la hora de afrontar el GP de Turquía: en la clasificación, de la que saldría último sí o sí, decidió salir a última hora de la Q1 para darle rebufo a su compañero.

    Por eso el reconocimiento de los fans a Sainz en la cita de Estambul en forma de 'Piloto del Día' es más a una trayectoria que a una simple carrera. El madrileño fue el que más remontó, once posiciones, pero ni mucho menos fue su mejor actuación en lo que lleva de Fórmula 1. Sin embargo, sí fue su primera vez en esta particular votación de los aficionados.

    De ser un piloto casi ocultado por las retransmisiones, a formar parte de ese grupo de fijos en la parte alta de los ránkings de rendimiento de cada Gran Premio. Sin ruido, sin grandes declaraciones, sin polémicas y sin salidas de tono. 'Por sus frutos los conoceréis', otro proverbio que viene muy a cuento para describir la actuación del que, a día de hoy, es líder de Ferrari.

    Fotos: Scuderia Ferrari