¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sainz habla de cómo utilizó lo peor de Ferrari para mejorar aún más

    Sainz habla de cómo utilizó lo peor de Ferrari para mejorar aún más
    Carlos Sainz, minutos antes de competir en Monza con Ferrari.Scuderia Ferrari
    David Plaza
    David Plaza3 min. lectura

    La presión es algo que no todos los pilotos son capaces de soportar. Si hablamos de Ferrari, la lista se reduce drásticamente y pocos son los elegidos que la aprovechan en su propio beneficio.

    Ser piloto de Ferrari es algo único e histórico, pero eso conlleva un nivel de presión que no es comparable al del resto de equipos. Y es que pilotar para la marca italiana es hacerlo para un país entero, para una afición repartida por todo el planeta.

    Carlos Sainz está viviendo el sueño de vestir de rojo, pero también la responsabilidad de representar a la marca del Cavallino Rampante. Lo que para muchos es lo peor de Ferrari, pues obliga al piloto a cargar toneladas de presión sobre sus hombros.

    «Si sigo recordándome a mí mismo estas cosas, siempre comienzo el fin de semana emocionado»

    «Viene con mucha más presión. También viene con un calendario un poco más ocupado, con muchos compromisos, por lo que hace que la temporada sea un poco más estresante, con presión adicional», admite Carlos Sainz al ser preguntado sobre las dificultades del cargo.

    Pero el piloto madrileño tiene claro que los beneficios y privilegios de pertenecer a la familia de Maranello compensa con creces los inconvenientes. «Ha sido bastante fácil para mí seguir recordándome a mí mismo que estoy cumpliendo un sueño: conducir para el mejor equipo de la Fórmula 1, el más histórico», apunta.

    Motivación para mejorar

    Es cierto que Carlos Sainz llegó a Ferrari en un momento en el que la presión por obtener resultados era menor. La nefasta temporada 2020 hizo que el equipo se planteara objetivos modestos para el año siguiente, lo que hizo que ni afición ni prensa sometieran al equipo a la presión habitual, la que propicia la obligación de ganar en todo momento.

    Pero ser piloto de Ferrari sigue siendo complicado y Sainz no ha permitido que ello le abrume. «Es un sueño hecho realidad desde que soy un niño, conducir para Ferrari, y si sigo recordándome a mí mismo este tipo de cosas, entonces siempre comienzo el fin de semana de competición emocionado, con buena energía, tratando de aprender, de ser mejor para asegurarme de que, si alguna vez llega la oportunidad de luchar por un Campeonato del Mundo con Ferrari, voy a estar lo más preparado posible». reitera.

    «Esto me ha dado un buen equilibrio este año. Me ha permitido dar otro pequeño paso como piloto y terminar la temporada en lo más alto. Y ahora estoy listo para afrontar lo que venga en 2022», concluye Sainz, que el año pasado subió al podio en cuatro ocasiones y espera lograr su primera victoria en la Fórmula 1 esta temporada.

    Fuente: Racingnews 365