¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    GP ChinaImpecable victoria de Fernando Alonso en Shanghai

    14

    Alonso se sube por primera vez en esta temporada a lo más alto del podio, por delante de Raikkönen y de Hamilton. Vettel, cuarto, mantiene el liderato. Mark Webber consumó su pésimo fin de semana tras abandonar por un neumático mal colocado, y después de sufrir un choque con Jean Eric Vergne.

    Fernando Alonso ha conseguido en el GP de China una de sus victorias más consistentes de su vida deportiva. Desde una óptima tercera posición en parrilla, el español ha bregado hasta subirse a lo más alto por primera vez en esta temporada 2013, y ha demostrado que su candidatura al título de campeón no es, ni mucho menos, un exceso de optimismo.

    El piloto español ha tenido en su mano el primer puesto desde prácticamente el principio. Tras no perder de vista a un Lewis Hamilton que fue cediendo opciones de victoria conforme sus neumáticos le iban complicando la vida, el asturiano cuajó una carrera casi perfecta, con una estrategia óptima e incluso ciertamente conservadora. Él ha sido uno de los pocos que no ha sufrido serios problemas de degradación, como sí le ha pasado a hombres como el propio Hamilton o, en menor medida, Kimi Raikkönen. El finlandés, que suma su segundo podio en tres carreras esta temporada, ha sido uno de los grandes protagonistas del día por un incidente, sin consecuencias grave y que se ha quedado en una de las anécdotas de la jornada. Al inicio de la prueba se tocó con Sergio Pérez cuando estaba intentando adelantarle, y rompió la 'nariz' del morro y parte del alerón. Sin embargo, acabó sin ningún problema la prueba.

    El incidente de Raikkönen llegó justo después de otro protagonizado por el gran perdedor del fin de semana: Mark Webber. El australiano, que salió desde el pit lane debido al fallo con el combustible en la clasificación del sábado, acabó abandonando en una serie de desdichadas casualidades. Primero sufrió un toque con Jean Eric Vergne cuando salía de boxes, y después su neumático trasero derecho salió despedido porque estaba mal colocado. Un fin de semana para olvidar, y más alimento para los que sospechan de una suerte de 'mobbing' hacia Webber dentro de su propio equipo, que además ha sido sancionado con tres posiciones en la parrilla del GP de Bahrein por el incidente. No es el único castigo que se arrastra para la carrera del próximo fin de semana: Esteban Gutiérrez saldrá cinco posiciones más atrás de la que consiga en la clasificación por haberse chocado con Adrian Sutil, al que arruinó su carrera.

    Con Alonso gestionando una victoria como las que hacía mucho tiempo que no se le veían, el interés recayó en la pelea por el segundo puesto. Kimi Raikkönen y Lewis Hamilton empezaron una genial lucha, de la que Sebastian Vettel se vio expulsado debido a su distinta estrategia. El alemán, como Jenson Button y Paul di Resta, eran los únicos de la parte alta de la clasificación que arrancaron con neumáticos medios y no blandos, por lo que aguantaron más vueltas en pista que sus rivales. Sin embargo, Vettel acabó cediendo del podio en las vueltas finales, cuando se vio obligado a poner el compuesto blando. Sus espectaculares últimos giros -que le valieron para llevarse la vuelta rápida de la carrera por más de tres segundos con el anterior registro- no fueron suficientes para batir a Hamilton por el tercer puesto, al que hubiera adelantado de no haber cometido un error en una de las últimas curvas de la última vuelta. Su cuarto puesto, no obstante, le sirve para mantener el liderato del Mundial.

    Si el resultado de Vettel sólo se puede calificar de óptimo, el de casi todos los hombres que le precedieron en la meta es más que suficiente. Button dio una nueva lección de gestión de neumáticos, y su quinto puesto sabe muy bien después del dubitativo camino que llevan en McLaren. Siendo el único en hacer sólo dos paradas, el británico llegó a liderar la prueba durante unas pocas vueltas y su lucha en el crono con el propio Vettel y finalizó en buenas condiciones. El sexto lugar de Felipe Massa sabe a poco, visto el rendimiento de su compañero, pero lo cierto es que su estrategia no funcionó tan bien como la de Alonso, y siempre se encontró en medio del tráfico. Su ritmo de carrera le alejó demasiado pronto de los puestos de honor. Tras él finalizó una de las grandes sorpresas de la carrera, Daniel Ricciardo, con Di Resta, Romain Grosjean y Nico Hulkenberg (de más a menos el alemán, que llegó a liderar la carrera hasta que una parada en boxes le estropeó su progresión) completando las posiciones de puntos.

    La clasificación final de la carrera quedó en el aire durante unas horas, debido a que la FIA investigó hasta a siete pilotos por utilizar el DRS fuera de las zonas habilitadas para ello o con la bandera amarilla desplegada. Los fallos en la telemetría de la propia FIA, que llevan arrastrando toda la temporada, obligan a los pilotos a activarlo 'a ojo' y los errores son habituales. Al final, no hubo castigos para ninguno de los siete pilotos investigados, entre ellos Sebastian Vettel.

    En definitiva, el Gran Premio de China deja muy buenas sensaciones para Ferrari, que sale hacia Bahrein en condiciones para pelear por la victoria, y para Lotus, que mantiene la linea ascendente. Los nubarrones sobre Red Bull no se despejan, mientras que en Mercedes las sensaciones son agridulces: el tercer puesto y el abandono de Nico Rosberg saben a poco.

    Así queda la clasificación del Mundial de Fórmula 1 tras el GP de China

    Resultados del GP de China

    Impecable victoria de Fernando Alonso en Shanghai
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto