¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Por qué el reglamento de 2021 no caerá en los mismos errores de 2009

    Por qué el reglamento de 2021 no caerá en los mismos errores de 2009
    El reglamento de 2021 busca revolucionar la Fórmula 1.Fórmula 1
    David Plaza
    David Plaza7 min. lectura

    Pat Symonds forma parte del equipo de ingenieros encargado de desarrollar el reglamento que cambiará la Fórmula 1 el año que viene.

    El británico también formó parte del grupo que creó el de 2009 y que no pudo evitar lagunas como el doble difusor, algo que piensa que no se repetirá.

    Todo reglamento es complejo y debe tener en cuenta tantos escenarios posibles que resulta casi imposible acotar todos los supuestos que pueden darse en una competición. Pero si hablamos de un deporte tecnológico como la Fórmula 1, en el que diez equipos cuentan con cientos de ingenieros contratados para sacar partido a dicho reglamento, la tarea se convierte en una quimera.

    Así ha sido en la categoría reina desde su creación a mediados del siglo pasado y eso no cambiará, aunque sí se pueden acotar las lagunas hasta un punto en el que nadie consiga una gran ventaja o eche por tierra los principios básicos de dicho reglamento.

    Al menos así lo cree Pat Symonds, que en 2009 formó parte de la creación de un reglamento que terminó derivando en elementos no deseados como el doble difusor o los escapes sopladores, entre otros. En esta ocasión, el británico cree que las cosas serán distintas con el reglamento de 2021.

    «Rory Byrne, Paddy Lowe, Charlie Whiting y yo fuimos los encargados de preparar y producir el reglamento de 2009», recordó Pat Symonds, antiguo ingeniero de Benetton, Renault y Williams, entre otros equipos. «Ahora, ese esfuerzo que hicimos ha sido una mínima fracción de lo que hemos hecho para 2021. En aquel momento, al mismo tiempo tratábamos de ganar carreras y campeonatos».

    David Moreno nos cuenta los pormenores de la nueva Fórmula 1 de 2021.

    Symonds admite que aquel reglamento tenía lagunas a las que no se les prestó atención debido a la necesidad de trabajar en paralelo para sus respectivos equipos. «Dejamos algunas lagunas. La obvia que mucha gente conoce es el doble difusor, pero había muchas más sutilezas como el efecto outwash, los vórtices y cosas así, que no estaban realmente en nuestro radar porque sabíamos qué queríamos hacer», reconoció.

    Un equipo específico

    Ahora las cosas son diferentes, pues Ross Brawn -principal beneficiado del doble difusor en 2009- reunió un equipo de ingenieros exclusivamente centrados en trabajar para Liberty Media, anteponiendo por tanto los intereses de la competición y no los de sus respectivos equipos.

    «Lo mejor ahora, y aprendí mucho en aquel momento, es que aprendes de tus errores», reflexiona Symonds durante su estancia en el Autosport International. «Publicamos el reglamento el 31 de octubre del año pasado, y ahora, aunque todavía estamos trabajando en puntos de algunos de los componentes prescritos, estamos terminando el diseño de los que tenemos que lanzar el 31 de enero. El resto del tiempo, todo el grupo aerodinámico sigue buscando esas lagunas».

    «El grupo aerodinámico sigue buscando lagunas en el reglamento»

    Tras un primer documento, Symonds y el resto de ingenieros trabaja en mejorar y detectar posibles áreas grises del reglamento, no sólo para evitar diseños indeseados sino también el fracaso del objetivo de conseguir monoplazas que puedan competir entre sí con mayor facilidad.

    «Tenemos nuestro coche conforme a las reglas y ahora estamos tratando de agregarle rendimiento, exactamente de la misma manera que si fuéramos un equipo de carreras», aclaró Symonds. «En el camino, descubrimos qué es bueno y qué es malo para la estela del coche, que es nuestro objetivo final: tener una estela benigna detrás».

    Los errores de 2009 han permitido a Liberty Media aprender de los errores cometidos en aquel momento, así como a Symonds y al resto de ingenieros trabajar de manera independiente y con un objetivo común e único. «2009 fue una buena experiencia para nosotros. Es absolutamente fundamental que la F1 tenga un grupo independiente que trabaje en las nuevas reglas para garantizar que el resultado final coincida con los mejores intereses del deporte. Hemos establecido un nuevo precedente, nunca se había hecho antes, pero al mismo tiempo nos comunicamos con los equipos».

    Colaboración de los equipos

    Y es que Liberty Media haya recurrido a ingenieros independientes no significa que los equipos no hayan participado en el proceso, sino todo lo contrario. La Fórmula 1 se ha servido de los recursos de los participantes para mejorar los estudios y llegar a un resultado más fiable y preciso.

    «Durante todo el tiempo estuvimos proporcionando actualizaciones periódicas a los equipos a través de una serie de grupos de trabajo aerodinámicos, lo que hicimos fue emitir modelos CAD de nuestro coche de 2021 a intervalos regulares», explica Pat Symonds. «Le pedíamos a los equipos que los investigaran, que analizaran cosas específicas. Cada uno de los diez equipos trabajó mucho en ello. Estuvimos comprometidos todo el tiempo».

    Según Symonds, no es justo criticar a los equipos por querer anteponer sus propios intereses a los del bien común, pues sus ingenieros están muy bien pagados para buscar resquicios en el reglamento que les permitan obtener ventaja sobre el resto de participantes.

    «A los equipos les pagan para ganar carreras, encontrar lagunas en el reglamento y explotarlas», recuerda Symonds. «Es injusto esperar que los equipos vean por encima de eso y antepongan lo que es bueno para la competición. Mientras que nosotros, como todos trabajamos para el titular de los derechos comerciales, estamos absolutamente centrados en lo que es bueno para la Fórmula 1», concluyó.

    Fuente: Crash.net / Fotos: Fórmula 1