¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    9 de cada 10 propietarios de vehículos eléctricos no amortizaría su compra sin el Plan Movele

    El 92% de los clientes que escogen un vehículo eléctrico frente a su equivalente de combustión no conseguirían amortizar su compra durante su vida útil si no fuera por las ayudas del estado. Para compensar el sobrecoste del eléctrico sin ayudas como el Plan MOVELE sus propietarios deberían superar los 220.000 km recorridos durante la vida útil del vehículo.

    El reconocido comparador de seguros Acierto.com ha sacado a la luz un interesante estudio sobre los vehículos eléctricos, su presencia en nuestro mercado y el grado de amortización. Según su estudio, sin las ayudas del Plan MOVELE el 92% de los propietarios de vehículos eléctricos no amortizarían su compra durante su vida útil.

    Los eléctricos en nuestro país siguen dependiendo enormemente de las ayudas del estado.

    El informe cifra que un vehículo eléctrico es hasta 14.360 € más caro respecto a un modelo equivalente con motor de gasolina. Para comenzar a amortizar este sobrecoste habría que recorrer 220.000 km de uso combinado durante los 11 años de vida útil del vehículo, una vida útil que a mi juicio es bastante optimista teniendo en cuenta el mundo consumista en el que nos movemos donde fabricantes como Volkswagen ya hablan de limitar a 5 años la vida comercial de sus modelos.

    La conclusión es que para que la compra del eléctrico sea rentable habría que recorrer más de 20.000 km al año, un dato que según los datos del comparador de seguros apenas un 8% de los usuarios de eléctricos alcanzarían. Lo que significa que solo uno de cada diez propietarios amortizarían su compra sin acogerse a las ayudas del estado.

    Sólo el 0,12% de les vehículos vendidos en nuestro país son 100% eléctricos

    El principal inconveniente para lograr esta cifra de kilómetros recorridos es la autonomía, de unos 200 km de media, lo que limita su uso en el ámbito extraurbano imposibilitando hacer viajes largos. Además el seguro a todo riesgo sin franquicia de un eléctrico es de media un 26% más caro que el de un vehículo gasolina equivalente.

    La mayor baza que tiene un eléctrico frente a un vehículo tradicional es su abaratamiento de coste por cada kilómetro y el mantenimiento. Según el estudio un eléctrico gasta de media 0,75 € a los 100 km tanto en ciudad como en carretera mientras que los gasolina gastan 9,23 € en uso urbano y 7,24 € para uso combinado. Respecto al mantenimiento, el eléctrico precisa de unos 1.500 € cada 150.000 km respecto a los 2.600 € de los gasolina.

    Haría falta recorrer unos 220.000 km de media para comenzar a amortizar la compra de un eléctrico.

    En España tan solo el 0,12% de los vehículos vendidos son 100% eléctricos. Durante los primeros 11 meses del año se han vendido 921 unidades, la mayoría se aglutinan en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Resulta una cifra muy baja teniendo en cuenta que en otros países como Noruega, Holanda, Francia o Reino Unido se venden más de 1.000 unidades al mes.

    El propietario de un eléctrico es un conductor de 43,7 años de media, casado en un 16% y que trabaja mayoritariamente en profesiones liberales (médicos, arquitectos, abrogados y profesores). Como dato curioso, estos contratan en un 70% de las veces un seguro a todo riesgo mientras que tan solo el 29% de vehículos tradicionales lo hacen.

    Fuente: Acierto.com