¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Ejemplar único: Abarth 1000 Balbiero Record Car de Pininfarina a subasta

6

Apodado "La Principessa", princesa en italiano, este voluptuoso monoplaza de aluminio fue creado única y exclusivamente para un fin, ser el aparato más rápido sobre la tierra. Y tras décadas con su propietario y en un estado impecable, será subastado en la semana grande de Monterey por Gooding and Company.

Llegado el verano se acerca uno de los eventos más prestigiosos y multitudinarios del mundo de los clásicos, la semana grande de Monterrey , donde no solo serán expuestos algunas de las joyas clásicas más apreciadas, además también tendrán lugar algunas de las subastas más importantes del año para las que se reservan los modelos más insignes y cotizados, como el es el caso de este raro y particular Abarth 1000 Bialbero Record Car.

Denominado cariñosamente 'La Principessa' resentado en el 42º Salón de Turín, en 1960, y desarrollado conjuntamente por Abarth y Carrozzeria Pininfarina con el único motivo de batir récords de velocidad, es decir, ser la máquina más veloz sobre al tierra, al menos dentro de su categoría. Lo cual realizaba a la perfección, puesto que logró batir hasta nueve récords del mundo. Como fueron el de los 10.000 kilómetros con una velocidad media de 191,03 km/h o las 72 horas seguidas a una media de 186,68 km/h.

Cifras impresionantes para un vehículo que disponía de un pequeño motor de cuatro cilindros en línea de solo 1.0 litro, pero que disponía de una potencia de 106 caballos a 8.000 rpm, que eran transmitidos al eje trasero por una caja manual de cuatro relaciones.

La historia de este extraño artefacto comienza con los estudios aerodinámicos que Fiat y Abarth desarrollaron conjuntamente con Bertone en 1956, tras los cuales, se dirigieron a Pininfarina para desarrollar dos nuevos prototipos empleando el túnel de viento que disponía la Politécnica de Turín. El resultado de estos estudios fueron el futurista y aerodinámico sedán Pininfarina X y este estilizado Streamliner , estudiados ambos para equipar solo bloques de pequeña cilindrada, montados en bastidores Fiat y a los que Carrozzeria Pininfarina vistió con estos elegantes y aerodinámicos traje de aluminio realizado a mano.

También llamado Abarth Monoposto da Record, disponía tan solo de 1,2 metros de alto, con una anchura de 1,55 y una longitud de 4,56 metros. Su estilizada carrocería lograba un más que increíble coeficiente de penetración de tan solo 0,20 . Una cifra que ya de por si es todo un récord, sobre todo si tenemos en cuenta la época en la que fue diseñado, cuando la dinámica computacional de fluidos no existía ni en los sueños más avanzados de los ingenieros. Su silueta está esculpida directamente por el viento, como algunos vehículos cazarrécords de mediados del siglo pasado, aunque en el caso de “La Principessa” encontramos un perfil bastante más afilado que estos.

El plateado Fiat Abarth obtenía los récords de 72 horas seguidas a un promedio de 186,687 km/h, el de 12 horas a una velocidad media de 203,656 km/h, las 2.000 millas a una media de 201,115 km/h, 24 horas continuas a un promedio de 198,795 km/h, los 5.000 kilómetros en un promedio de 199,238 km/h, además de las 5.000 millas a un promedio de 192,878 km/h, las 48 horas continuas con una media de 190,264 km/h y los mencionados 10.000 kilómetros con una velocidad media de 191,376 km/h. En total nueve marcas de velocidad continua, para un vehículo que contaba con el bastidor y mecánica de un pequeño Fiat.

Durante años, el modelo ha estado oculto a los ojos del público, a salvo con el único propietario que ha tenido en décadas. El cual no fue hasta el pasado año 2015 cuando permitió que el fotógrafo Piotr Degler realizara una sesión fotográfica al afilado cazarrécords. Para ahora ponerlo a la venta en subasta en los eventos de Pebble Beach. Aunque parezca mentira, el modelo no ha dispuesto jamás de ningún trabajo de restauración , por lo que además de impecable, también se encuentra en un estado absolutamente original, tanto de bastidor como mecánica. Lo cual no es habitual en modelos de estas edades.

Su condición de pieza única, con una rica historia documentada, además de su increíble estado original, sin tocar desde que fuera ensamblada su voluptuosa carrocería de aluminio, hacen de el una pieza de inmenso valor, de ahí que no disponga de precio estimado. Todo aquel que esté interesado debe dirigirse al departamento de vehículos históricos de Gooding and Company para solicitar estimación, aunque algunos medios ya afirman que su precio puede estar rondando el millón y medio de euros.

Precisamente el pasado mes de mayo aparecía otra rara joya de Abarth, el prototipo de desarrollo del Lancia 037 Rally, modelo que no alcanzaba su precio de reserva en su subasta en Monaco y quedaba de nuevo en manos de su propietario actual.

Noticias relacionadas

Ejemplar único: Abarth 1000 Balbiero Record Car de Pininfarina a subasta
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto