¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las ventajas e inconvenientes de las actualizaciones inalámbricas OTA

    Las actualizaciones OTA permiten mantener

    Las actualizaciones inalámbricas se han convertido en el último de los gadgets más avanzados de los fabricantes. Un sistema que permite mantener actualizados los diferentes equipamientos de los coches, y que cada vez va a más, así como reparar errores sin tener que acudir a un servicio oficial. Sin embargo, no todo son ventajas, también tienen sus inconvenientes.

    Las actualizaciones inalámbricas se han puesto de moda en los últimos años. Hasta hace bien poco tiempo, estas actualizaciones de software estaban limitadas al sistema de infoentretenimiento y navegación, especialmente éste último. Era la forma más cómoda de mantener actualizados los mapas y los puntos de interés, pero hoy día, con la llegada de los coches eléctricos, se ha convertido en uno de los grandes «gadgets».

    Y es que las llamadas actualizaciones por aire es una avanzada tecnología que alcanza hasta el sistema operativo central del vehículo. Basta conectarse vía WiFi a la red de la casa para descargar un potente paquete de datos que refuerza la seguridad y mejora la estabilidad de los diferentes sistemas. Hasta «parchea» errores de funcionamiento, o incluso de la carga de los coches híbridos enchufables y eléctricos. Ventajas significativas que suponen evitar pérdidas de tiempo acudiendo al servicio oficial.

    Foto actualizaciones inalámbricas BMW
    Las actualizaciones inalámbricas de software de BMW afectan a todos los sistemas embarcados

    Las actualizaciones por aire OTA también tienen importantes desventajas

    Los fabricantes ya han anunciado que este sistema se utilizará para desbloquear equipamientos opcionales bajo el método de suscripción, de forma permanente o a demanda, por un tiempo limitado para determinadas funciones como las de conducción autónoma. Todo ventajas, pero nada se ha dicho de qué ocurre si los clientes deciden no instalar las nuevas versiones de software que se encuentren disponibles las nubes digitales de los fabricantes. Porque, una vez instalada una actualización, no se puede volver atrás y es necesario esperar a un nuevo «update» si existe algún fallo.

    Otra de las ventajas, que suelen ocurrir en la descarga de software, es si se produce un error en el proceso. Es cierto que para las más importantes, fabricantes Premium aconsejan acudir al servicio oficial, donde garantizan que no se producirán fallos en la descarga ni en la instalación, si bien de producirse, saben cómo actuar. Expertos alemanes apuntan que las actualizaciones por aire pueden descargar e instalar software sin el consentimiento del propietario del vehículo, ya que éstas solo se pueden realizar con el coche apagado.

    Por ejemplo, por la noche. Quizás una forma de evitar las retiradas de algunos modelos cuando se detecta un fallo global. Pero lo que tampoco se ha señalado es la vigencia del contrato de descarga de actualizaciones. A día de hoy, la gran mayoría de las marcas apuntan a un período de tres años para mantener vigentes y actualizada la cartografía de los sistemas de navegación, y señales de tráfico, pero no se ha comunicado nada acerca de los sistemas centrales de los coches. El ADAC alemán es uno de los que demandan a los fabricantes que se mantengan gratuitas durante la vida útil, que oscila entre los 10 y 15 años.

    Fuente: ADAC