¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Indy 500Alonso: "Indy elige ganador, no se vence por rendimiento"

    Adrián Fernández
    Adrián Fernández5 min. lectura

    A una semana de lanzarse al óvalo de nuevo, Alonso cuenta en la impredecibilidad de la carrera como gran baza.

    "Es un desafío mayor que en 2017, pero también puede traer una recompensa mayor si sale bien".

    No descarta la posibilidad de usar una estrategia arriesgada en carrera.

    Durante éste fin de semana, la posible consecución del Mundial de Resistencia centra toda la atención mediática en lo que a Fernando Alonso respecta, pero el mes de mayo ya ha comenzado, y con él, la conversación sobre las 500 millas de Indianápolis es más inevitable que nunca. Con el inicio de los entrenamientos libres a apenas 10 días vista, no obstante, son más incógnitas que certezas lo que rodean al programa del piloto español con McLaren.

    "Somos un equipo nuevo, con todos los aspectos que nos suponen un gran desafío. Las cosas como el setup, las herramientas o el confort, o decisiones en cuanto al volante o cosas por el estilo, tenemos que tomarlas desde cero", ha argumentado Alonso recientemente, reconociendo la diferencia fundamental entre lo ocurrido en 2017 y su intentona actual. "No es como la última vez con Andretti, cuando podíamos concentrarnos solo en dar vueltas y en que yo acumulase experiencia. Ahora tenemos que hacerlo todo nosotros, así que es un desafío mayor, pero también podría dar una recompensa mayor si lo hacemos bien. Estoy convencido y contento con la preparación del equipo".

    Hasta la fecha, son dos las ocasiones en las que Alonso ha tenido ocasión de probar el Dallara IR18 en su configuración de superspeedway, habiéndose puesto al volante de los dos chasis de los que dispondrá McLaren. Tras un test aparentemente libre de problemas con el chasis secundario en el óvalo de Texas, las pruebas conjuntas en Indianápolis depararon un inmediato problema mecánico que coartó de forma notoria, junto a la lluvia, el rodaje del bicampeón español.

    “Lógicamente falta ver cuando llegue la hora de la verdad, el fuego real, dónde estamos", desarrolló Alonso. "Solamente hicimos un test, estábamos solos en la pista, y luego en Indy sólo tuvimos una hora y media. Al final pudimos rodar 29 vueltas solamente y es difícil saber cómo de competitivos podemos ser. Es un campeonato donde todos los coches son iguales, así que lo peor o lo mejor que puedes ir siempre está dentro de un nivel de competitividad muy parejo".

    La naturaleza de la carrera suele deparar, en ocasiones, ganadores distintos a los hombres que la lideran durante buena parte de la misma, y Alonso es consciente de ello: "No sé si es más difícil (éste año), pero es más desafiante. Será una carrera en la que tendremos que estar en el sitio adecuado y en el momento adecuado. Hay cientos de estrategias que pueden estar de tu lado o no, dependiendo de cuantas amarillas haya. Es una carrera que, eventualmente, elige al ganador, no una en la que puedas ganar por puro rendimiento. Cuando hablas con los ganadores, muchos de ellos te dicen: "bueno, gané la carrera cuando no estaba en la pelea, y la perdí dos o tres veces siendo el más rápido".

    Alonso aboga por la búsqueda del mayor rendimiento posible para tener garantías, pero no descarta tener que recurrir a la sorpresa estratégica. "Hay cosas que son impredecibles en las últimas 20 vueltas, gente que para 30 vueltas antes que tú y se la juega a esa séptima amarilla, o a estirar la gasolina hasta el final, y entonces te encuentras detrás de esa gente, esa clase de cosas están fuera de tu control. Quizás se dé que nosotros no seamos tan competitivos, pero arriesguemos con una estrategia y nos encontremos en el grupo de cabeza en las últimas 10 vueltas".

    Fotos: IndyCar Media