¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    BMW presentará en Pebble Beach el recién restaurado 507 roadster de Elvis Presley

    BMW presentará en Pebble Beach el recién restaurado 507 roadster de Elvis Presley
    14
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera

    BMW presentará en Monterey este mes de agosto el verdadero 507 roadster que perteneció a Elvis Presley durante su estancia en Alemania.

    El modelo ha sido objeto de una costosa restauración durante los dos últimos años y forma parte de la colección BMW desde que el vehículo fuera hallado de nuevo hace ahora 2 años.

    Momento de la entrega de llaves del BMW a Elvis, con el uniforme militar.

    La división de vehículos clásicos de BMW Group nos sorprendía hace ahora dos años con el descubrimiento del BMW 507 que una vez fue propiedad de Elvis Presley, una de las leyendas de la música del siglo pasado. El ejemplar del clásico roadster, uno de los modelos más cotizados y exclusivos de la firma de Munich, fue adquirido por el cantante y actor durante el periodo que estuvo en el ejército estadounidense destinado en Alemania. Al regresar a su país natal, el BMW dejó de ser del cantante, ya que este, pensaba que el contrato que estaba firmando en alemán era de compra y no de leasing, por lo que terminado el contrato, tuvo que devolverlo.

    El 507, de chasis 70079, volvió a ser vendido pasando a manos privadas. Hasta que hace unos años la periodista Jackie Jouret, de la revista Bimmer, localizó definitivamente el ejemplar, a salvo en una colección privada pero en un estado lamentable, a pesar de mostrarse entero y con la gran mayoría de piezas originales, excepción hecha de la mecánica. Ya que uno de sus últimos propietarios lo había transformado con un enorme V8 small block americano.

    Con la presentación de este ejemplar, hace ahora dos años en la exposición “Elvis’s 507, lost & found”, BMW zanjaba la cuestión de la unidad relacionada con el cantante. Que años antes había sido atribuida a otra unidad, de chasis 70192, que incluso fue subastada públicamente en 1997 por Barrett-Jackson. Este finalmente se correspondía con el ejemplar de color blanco que el mismo Elvis había regalado a la actriz Ursula Andress, tras el rodaje de la película ‘Fun in Acapulco’ de 1963. El 507 #70192, que tras la actriz fue propiedad de George Barris, fue vendido entonces por 350.000 dólares y años más tarde, por más de un millón de dólares, por la casa RM Auctions.

    Estado en el que se encontró el BMW 507 #70079.

    La historia del 507 #70079 es mucho más rica e interesante que la de este último, incluso desde antes de tener al Rey del Rock al volante. Saliendo de fábrica en 1957 con la carrocería de color blanco e interior negro, BMW lo destinó primero como vehículo de exposición en el Salón de Frankfurt de ese mismo año y poco después, a la flota de vehículos de prensa. Al año siguiente, el chasis 70079 pasó a manos del piloto Hans Stuck, que corrió con el en 1958 ganando incluso algunas pruebas de subidas en cuesta, como las de Rossfield, Schauinsland u Ollon Villars.

    En esos momentos, BMW también empleaba al propio Hans Stuck y su blanco roadster 507 como vehículo de demostración para determinadas personalidades, entre los que se encontraron el Rey Balduino de Bélgica y el propio Elvis Presley, que adquirió ese ejemplar tras verlo en acción en el circuito de Montlhéry. Aunque como ya hemos mencionado, en esos momentos, pensando que lo estaba comprando cuando en realidad, básicamente lo terminaba alquilando por no entender el propio contrato que firmaba. La cantidad que pagó por el básicamente era la mitad de los más de 7.000 dólares que costaba un ejemplar nuevo.

    El porqué compró una unidad de pruebas es simple, en ese momento deseaba adquirir un Porsche 550 Spyder, el mismo modelo con el que perdería la vida James Dean, pero BMW llegó antes y dejó a Porsche sin tiempo, además, recordemos que era el ejemplar que empleaba Stuck en competición y por tanto estaba evidentemente preparado. Contando con un nuevo V8 de 3.2 litros de aluminio de unos 150 CV y una nueva transmisión de cuatro velocidades, además de otros cambios como el parabrisas.

    Despiece inicial del BMW 507.

    Uno de los detalles más llamativos es el cambio de color que sufrió el roadster esos años, ya que si bien su carrocería era blanca originalmente, fue repintado de color rojo a petición de Elvis. Se dice, que lo hizo porque al parecer se hartó de encontrar constantemente en el coche nombres y números de teléfonos de señoritas garabateados con pintalabios en su blanca carrocería. El cambio de pintura también provocó la creencia de que Elvis realmente había tenido dos ejemplares, uno rojo y otro blanco, durante su estancia en Alemania.

    Al regresar a Estados Unidos, la pista del ahora rojo 507 se perdió. Muchos pensaron que se trataba del ejemplar que el cantante regaló a Ursula Andress y otros que simplemente había permanecido en la colección del cantante. Sin embargo, en los diez años siguientes a la compra del BMW, este no paró de cambiar de manos, curiosamente en los Estados Unidos. Primeramente fue importado a Nueva York entre 1958 y 1960, y tras un par de propietarios, uno de los cuales incluso lo llegó a emplear para correr en drag races con una extensiva preparación con elementos mecánicos Chevrolet, terminó en la colección de Jack Castor, con base en la costa oeste. Que es donde fue encontrado hace unos pocos años.

    En los años siguientes, Castor decidió restaurar el 507 a su estado original, para lo cual se documentó extensamente, llegando incluso a buscar el desaparecido motor original. Tarea que fue imposible por lo que se hizo con algunos bloques V8 originales de la marca alemana para el trabajo. Finalmente, no llevó a cabo nunca la restauración, por lo que el 507 número 70079 aparecía en el calamitoso estado en el que fue presentado por BMW hace ahora un par de años.

    Ya sin la pintura, se aprecia el aluminio con el que estaba fabricada su carrocería.

    Según algunos especialistas, este ejemplar podría ser considerado el Santo Grial de todos los BMW, afirmación un tanto atrevida bajo nuestra humilde opinión, pero que no le resta valor al inmenso hallazgo y a la tremenda importancia histórica que tiene este ejemplar.

    En estos dos últimos años, BMW ha llevado a cabo un laborioso y extenso trabajo de restauración y acondicionamiento del ejemplar, lo cual ha sido documentado a la perfección en un apartado especialmente creado en la website de su división de vehículos históricos.

    Ahora, al fin, BMW presentará el resultado de la cuidada restauración del roadster, que volverá a lucir su color blanco original, y que tendrá lugar en los inminentes eventos de agosto en la península de Monterey, California. Siendo esta la primera vez que podremos ver al 507 número 70079 tal y como lo compró Elvis en 1958. En cuanto al valor del modelo actualmente, probablemente nunca lo lleguemos a saber. Difícilmente BMW se deshará de este ejemplar, pero sin ningún lugar a dudas podría multiplicar el valor de los 507 más caros.

    Fotos: BMW

    BMW presentará en Pebble Beach el recién restaurado 507 roadster de Elvis Presley