¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    BMW M3 E36: el primero con seis cilindros

    16

    El BMW M3 E36 llegó en 1992 con una misión muy importante, continuar enamorando a clientes. Esta generación mejoró sobre el papel todas las capacidades del M3 E30 gracias a un motor de seis cilindros aunque no se le consideró tan auténtico como el modelo original.

    El nuevo BMW M3 daba un giro de 180º respecto al BMW M3 E30. Si bien el primero se acercaba más a las carreras y a una filosofía de circuito, el BMW M3 E36 era más bien un Coupé elegante con un motor muy potente. Tanto es así que estrenaba un motor de seis cilindros y 2.990 cc con tecnología VANOS (regulación variable del ángulo de los árboles de levas).

    El BMW M3 E36 en el Circuito del Jarama

    BMW M3 E36 (1992-2000)

    De esta forma se obtenían 286 CV y un par de 320 Nm. Se rompían barreras en cuanto a motores atmosféricos con 95,2 CV/litro. La velocidad máxima llegaba a 250 km/h y se introducía el corte electrónico a esta velocidad, que a día de hoy sigue vigente en la mayoría de los coches que pueden llegar a este punto. Opcionalmente BMW ofrece a día de hoy soluciones de fábrica para poder deslimitar los BMW M modernos, pero solo a golpe de talonario.

    Para desarrollar un Coupé cómodo para el día a día se basaron en los brazos traseros del BMW Z1 pero con una configuración diferente y un trabajo específico que además de resultar en una suspensión más firme, rebajaba la carrocería 31 mm del BMW M3 respecto a un BMW Serie 3 de calle.

    El BMW M3 E36 tiene una doble salida de escape

    Los frenos fueron especialmente acondicionados, y el ABS que ya incorporaba el BMW M3 E30, también se montaba en el BMW M3 E36. En la elegante carrocería se estrenaba un símbolo que ha pasado de generación en generación desde entonces: los retrovisores de doble brazo.

    El primero en montar un motor de 6 cilindros en línea

    Por supuesto hubo una versión Cabrio en 1994 con techo de lona eléctrico con sistema antivuelco ÜRSS con un arco de parabrisas muy rígido y dos barras ocultas bajo los reposacabezas traseros que saltaban en caso de que el coche volcase. Se vendieron 12.144 BMW M3 E36 Cabrio; muy alejadas de las 786 unidades del BMW M3 E30 Cabrio.

    Y por primera vez se presentaba en 1994 un BMW M3 con carrocería de cuatro puertas, algo más lujoso en cuanto a usos de materiales con inclusión de madera y cuero nappa pero con una gran potencia también. Gracias a su éxito, a día de hoy se sigue ofreciendo una carrocería de tipo berlina para un coche de altas prestaciones. Se fabricaron 12.435 unidades.

    El interior del BMW M3 E36 con cambio manual

    Uno de los grandes hitos fue la introducción de un cambio secuencial en 1997. Conocida como SMG con embrague electrohidráulico que permitían una rápida transición de marchas y que el conductor pudiera equivocarse de relación. Es normal que hubiera escépticos en la materia pero también es normal que al final de la producción, casi la mitad de los BMW M3 llevaran este cambio.

    En 1994 se presentó el primer M3 de cuatro puertas

    La versión más potente llegaba unos años antes, en 1995 con un motor de 3.200 cc y 321 CV a, nada menos que 7.400 rpm.

    Entre otras innovaciones equipaba una caja de cambios manual de seis velocidades y firmaba unas prestaciones de infarto: de 0-100km/h en 5,5 segundos y consumo de 8,7l/100km en ciclo mixto.

    Pero un BMW M3 no estaría completo sin una versión especial, que en este caso fue el BMW M3 GT, nacido para cumplir con la IMSA-GT, campeonato estadounidense y que exigía la creación de este vehículo.

    El motor del M3 E36 y sus seis cilindros que lo componen

    En vez de los 286 CV originales, desarrollaba 295 y aceleraba de 0-100km/h en 5,9 segundos. Elementos aerodinámicos y el color British Racing Green eran parte de su encanto único y se fabricaron 400 unidades. En total, se fabricaron 71.242 unidades de esta generación.

    Atentos, mañana te hablaremos del M3 E46.

    BMW M3 E36: el primero con seis cilindros