¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

La salvación de los camiones diésel está en este nuevo dispositivo que se acopla al escape

La salvación de los camiones diésel está en este nuevo dispositivo que se acopla al escape
Un dispositivo permite recoger hasta el 80% del CO2 generado por un camión diésel
Antonio Fernández
Antonio Fernández4 min. lectura

Una nueva tecnología se posiciona como la gran salvación de los camiones diésel. Remora ha desarrollado un nuevo dispositivo que se acopla al sistema de escape para capturar las emisiones de dióxido de carbono. El dióxido de carbono capturado será vendido como subproducto a otras industrias.

Los vehículos comerciales pesados e industriales no son ajenos al proceso de transición a la movilidad sostenible en el que se encuentra inmersa la industria automotriz europea. Los camiones diésel están en el punto de mira. ¿Tienen cabida a medio y largo plazo? El diésel no solo está siendo atacado en el importantísimo mercado de turismos. Los camiones que circulan por nuestras carreteras haciendo uso de dicho combustible también se enfrentan a un futuro incierto.

Remora, una compañía cuyo cuartel general se encuentra en Míchigan (Estados Unidos), ha desarrollado un interesantísimo dispositivo que está llamado a ser la salvación de los camiones diésel. Un dispositivo que hasta hace apenas unos años parecía algo obvio a la par que inverosímil. Se trata de un dispositivo que captura las emisiones de dióxido de carbono de los tubos de escape de los camiones.

Tecnología Remora para capturar el dióxido de carbono de los camiones diésel
Tecnología Remora para capturar el dióxido de carbono de los camiones diésel

Capturar el CO2 de los camiones diésel para su posterior venta

El sistema desarrollado por Remora permite capturar y almacenar el dióxido de carbono que emana del sistema de escape de los camiones para su posterior venta como subproducto a otras industrias. De esta manera se aprovecha y, sobre todo, se evita su liberación a la atmósfera. La compañía ha puesto en marcha la construcción de los primeros dispositivos para iniciar la fase de pruebas en flotas de camiones en Estados Unidos.

Una de las claves principales de este dispositivo es que puede adaptarse a los camiones diésel existentes. Se acopla a los tubos de escape y captura al menos el 80% de sus emisiones de carbono. Las grandes flotas podrán reducir drásticamente sus emisiones de carbono y así cumplir los compromisos climáticos corporativos de una manera sencilla, rápida y con un bajo coste.

Otro de los factores determinantes de la nueva tecnología de Remora es que el dióxido de carbono capturado se puede vender a diversas industrias como, por ejemplo, los productores de hormigón. Es importante tener en cuenta que el CO2 tiene muchos usos. Numerosos productos que consumimos a diario necesitan del dióxido de carbono para su proceso de fabricación.

Tecnología Remora para capturar el dióxido de carbono de los camiones diésel
El dióxido de carbono atrapado es almacenado para su posterior venta como subproducto

Cómo funciona la tecnología para capturar el CO2 de los camiones diésel

Los gases del escape se pasan a través de un absorbente. Un absorbente que dispone de unos poros microscópicos del tamaño justo para capturar las moléculas de dióxido de carbono. El nitrógeno y el oxígeno, así como otros gases, pueden atravesar dichos poros y salir a la atmósfera. Se puede resumir a groso modo como un filtro que atrapa el CO2 en la corriente de escape.

En el momento que el absorbente está completamente saturado de dióxido de carbono, se calienta y los poros se abren y liberan el dióxido de carbono. Así se obtiene un flujo puro de dióxido de carbono que puede ser almacenado a bordo del camión hasta que se descarga. Un proceso que, según la compañía, se puede realizar en aproximadamente 15 minutos.