¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Me cubre el seguro del coche de mis padres? Esto es lo que dice la ley

    ¿Me cubre el seguro del coche de mis padres? Esto es lo que dice la ley
    Todo seguro incluye cobertura de responsabilidad civil.Freepik
    David Plaza
    David Plaza6 min. lectura

    Todo vehículo debe estar asegurado para poder circular legalmente, pero eso no implica necesariamente que todos los conductores que lo utilicen estén incluidos en la póliza de seguros. Vamos a recordar qué dice la ley.

    Es muy habitual que un conductor novel que acaba de sacarse el carnet de conducir utilice el coche de sus padres para disfrutar de sus primeros kilómetros de independencia en materia de movilidad.

    No todas las familias pueden permitirse un coche más y, por tanto, los jóvenes con carnet de conducir recién estrenado suelen recurrir al vehículo familiar para moverse y acumular experiencia al volante. Pero, ¿qué ocurre si un conductor novel tiene un accidente con el coche de sus padres, estará cubierto? En las siguientes líneas aclararemos todas las dudas.

    Quién puede conducir un coche asegurado

    Para contestar a esta pregunta primero debemos diferenciar entre dos tipos de seguro o, mejor dicho, de coberturas incluidas en los mismos.

    La ley obliga a contratar el seguro obligatorio de responsabilidad civil del conductor, por lo que toda póliza incluye este tipo de cobertura, independientemente de si se trata de un seguro «a terceros» o «a todo riesgo».

    El seguro obligatorio de responsabilidad civil del conductor cubre los daños ocasionados a un tercero

    Por tanto, todo seguro contará con una póliza que cubrirá los daños ocasionados por el conductor del vehículo a un tercero, independientemente de su edad o antigüedad del permiso de conducir de dicho conductor. Esto quiere decir que, en base a este seguro obligatorio, la aseguradora debe pagar los daños y perjuicios causados a terceros por cualquier conductor hasta el límite de 70 millones de euros por siniestro para las víctimas y 15 millones de euros por siniestro por daños materiales.

    De esta obligación de pago sólo quedará exonerada la aseguradora si el daño causado por el mencionado conductor fuera debido a una conducta dolosa o a la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas o de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas. También, en el caso de conducción del vehículo por quien carezca del permiso de conducir.

    Los daños de nuestro vehículo estarán cubiertos sólo si el supuesto ocurrido está incluido en la póliza de seguros contratada.- Unsplash

    En la práctica, en dichas circunstancias la compañía aseguradora pagará a los perjudicados, pero posteriormente responsabilizará al conductor o propietario del vehículo asegurado para recuperar dicho dinero.

    Ahora bien, es muy probable que el seguro contratado incluya más coberturas que las estrictamente obligatorias por ley, las que se denominan coberturas voluntarias. Y ahí es donde cada compañía establece sus propias condiciones.

    ¿Me cubre el seguro si conduzco el coche de otra persona?

    Como hemos avanzado, todo daño que no esté cubierto por el seguro obligatorio de responsabilidad civil podrá ser asumido por la compañía en función de las cláusulas incluidas en la póliza contratada.

    Por tanto, cuando el vehículo sea conducido por una persona que no está incluida en el seguro, quedará a criterio de la compañía determinar si el conductor cumple los requisitos especificados en la póliza.

    Generalmente, se establecen una edad mínima y un periodo mínimo de experiencia al volante como filtro, que en muchas ocasiones es de 25 años y dos años de antigüedad del carnet de conducir. También es habitual que todo conductor que cuente con más experiencia o edad que el titular del seguro esté cubierto.

    No obstante, esto depende de cada compañía y, por tanto, lo que debemos hacer es consultar las condiciones o incluso comunicarle a la aseguradora la identidad de los conductores habituales u ocasionales del vehículo en cuestión.

    ¿Cubre el seguro en caso de accidente entre familiares?

    Esta es una de las exclusiones más habituales que podemos encontrar en las pólizas de seguros para evitar de este modo el fraude. Por tanto, lo más normal es que si tenemos un accidente en el que el coche contrario es de un familiar, el seguro no se haga cargo de los daños.

    En líneas generales, el tercer grado de consanguinidad es el límite establecido por las compañías aseguradoras y puede darse el caso de que incluso en un accidente con vecinos o compañeros de trabajo la aseguradora sea reticente a hacerse cargo.

    En casos como estos puede suceder que haya que interponer una reclamación ante el defensor del cliente o el asegurado, aunque tendremos pocas opciones de conseguir un resultado satisfactorio.