¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

El informe de una aseguradora revela un gran peligro de los conductores de coches eléctricos e híbridos

El informe de una aseguradora revela un gran peligro de los conductores de coches eléctricos e híbridos
Los asistentes de conducción son más peligrosos para algunos conductoresAudi
Fran Romero
Fran Romero4 min. lectura

La última hornada de coches nuevos cuentan con avanzados sistemas de asistencia a la conducción, unas tecnologías de seguridad que se están convirtiendo en un quebradero de cabeza para las aseguradoras. Una especialista europea ha realizado un profundo análisis confirmando los graves problemas que supone confiar en los ADAS, especialmente en eléctricos.

Los asistentes a la conducción se han convertido en todo lo contrario de lo que los fabricantes pretendían. Como su propio nombre indica, son ayudas para mejorar la seguridad y no son en absoluto coches autónomos, lo que no supone entregar nuestra protección y la de los pasajeros a un software. Componentes como sensores y cámaras que, en función de la información captada y de un algoritmo, valoran si deben de entrar en funcionamiento para evitar un peligro o no.

Un estudio realizado por una aseguradora noruega ha puesto de manifiesto la gravedad de no prestar atención a la conducción y delegar la seguridad al coche. Y no en cualquier tipo de coche, sino en los eléctricos, HEV y PHEV, especialmente. Este tipo de modelos vienen realmente cargados de tecnologías de ADAS, algunos más de los que podemos encontrar en los modelos de combustión. Uno de los responsables de este estudio en Noruega indica que este tipo de coches tienen un riesgo de daño significativamente mayor.

Tesla Model S
Los propietarios de coches eléctricos, más peligrosos al volante que los de combustión

Los conductores de eléctricos e híbridos preocupan a las aseguradoras

Ambos tienen una frecuencia de daños que es, aproximadamente, un 25 por ciento más alta que los automóviles de combustibles fósiles puros, lo que se ha reflejado en las estadísticas de partes desde principios de año hasta el pasado 30 de septiembre. Este informe muestra más de 670.000 daños a automóviles y furgonetas, principalmente en atascos, con un aumento en los daños de un 10 por ciento a partir del pasado octubre.

Los eléctricos y los híbridos están equipados con cambio automático, y esta es una de las causas, pero se ha detectado que en, una gran mayoría de casos, el conductor culpa al propio vehículo, apuntando a excusas tan banales, que tampoco prosperan, como que «el sistema automático se activó demasiado tarde» o «la advertencia llegó demasiado tarde». El gran problema es que los conductores confían más de la cuenta en la avanzada tecnología de los modelos más nuevos, lo que es un gran error, sin entender de limitaciones en su capacidad de funcionamiento.

Las valoraciones positivas de Euro NCAP, un autoengaño para los conductores

De hecho, la última gran encuesta de JD Power realizada sobre una población superior a 84.000 propietarios de coches nuevos en los primeros meses de 2022 ha revelado 23,1 fallos de los asistentes de conducción por cada 100 modelos analizados. El menos fiable es el frenado de emergencia automático, fallando en 4,6 de cada 100 coches, aunque no está muy lejos el asistente de mantenimiento en carril, con 6,3 fallos por cada 100 coches. Pero también juega en contra una cuestión importante, y es que los conductores estén auto-convencidos de que es un seguro de vida contar con cinco estrellas en Euro NCAP.