¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Cómo funciona el GPS del coche?

    Su funcionamiento es exactamente el mismo que el del móvil.

    El sistema de 'localización' GPS se basa en satélites que orbitan en torno a la tierra y se apoya en un sistema cartográfico. Gracias al posicionamiento, en contraste con la cartografía, podemos ver en una pantalla dónde estamos a cada momento.

    Lo único que tienes que hacer es tocar la pantalla, introducir una dirección y empezar la ruta. O incluso, en modelos más modernos y equipados, decirlo con tu propia voz. Pero detrás de ese sistema GPS hay una interesante tecnología. ¿Cómo funciona el GPS del coche?

    Sí, es exactamente igual que el sistema de navegación de un móvil, pero hay pequeños matices que lo pueden hacer más o menos completo. Ahora bien, la tecnología en que se basan, y de la que reciben el nombre GPS, es exactamente la misma.

    Cada vez más coches tienen conectividad móvil como apoyo al sistema de navegación GPS.

    Así funciona el GPS de un coche

    En el GPS del coche hay dos elementos clave; el propio sistema de posicionamiento y el software del sistema de navegación.

    El sistema de posicionamiento GPS

    El nombre GPS son siglas, que vienen de Global Positioning System; es decir, Sistema de Posicionamiento Global. Y es una tecnología que se basa en una red de satélites -al menos 24- que orbitan alrededor de la Tierra a 20.000 km de altura. El navegador del coche localiza al menos cuatro satélites; de ellos recibe la identificación y hora de reloj y, con esta información, se calcula el tiempo que tarda en llegar la señal del satélite al dispositivo de navegación.

    Gracias a este cálculo se hace la trilateración inversa, que es lo que permite determinar la posición del navegador -es decir, la nuestra- con respecto a los satélites. La información se contrasta con las coordenadas de cada satélite para dar como resultado la posición exacta o las coordenadas reales del navegador.

    La cartografía

    El segundo elemento clave está en el navegador y es la cartografía; es decir, los mapas. Las coordenadas dadas por el sistema de posicionamiento se contrastan con las del sistema cartográfico, para que en pantalla se represente nuestra posición en el mapa. Hay navegadores GPS del coche que tienen cartografía local, archivos de mapas guardados; el móvil, sin embargo, se basa en cartografía en streaming, por eso siempre están actualizados en tiempo real. Y en los coches más modernos y avanzados tecnológicamente, también hay cartografía en streaming.

    Dentro de esto, otro 'subelemento' es el software de navegación, que es el que permite calcular rutas más rápidas, más cortas, con o sin carreteras de peaje, etcétera. Y es el que permite, si existe conectividad con redes móviles, hacer el cálculo en tiempo real del tiempo de ruta restante y la hora de llegada -por ejemplo-.