¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Las primeras imágenes del desaparecido Corvette Cunningham número 1 de Le Mans

    16

    Tras décadas en paradero desconocido y años de litigio tras ser hallado casi por casualidad, tenemos las primeras fotos en exclusiva del célebre Corvette Cunnigham número 1. El primero de los tres que el piloto americano alineaba en Le Mans en 1960 y que es sido considerado por muchos especialistas como el Santo Grial de los Corvettes y probablemente el ejemplar más caro de la historia.

    Imagen de archivo del Corvette Cunnigham #1 en Le Mans 1960.

    Actualización: A pesar de que el ejemplar que aparece en las imágenes era anunciado en la misma exposición como el Corvette Cunningham 1960 pilotado por el propio Briggs Cunningham en Le Mans 1960, en las últimas horas hemos descubierto una posible conexión entre el ejemplar de las fotografías y un aficionado de origen suizo que dispone de una réplica del modelo. Por lo que sospechamos que en la exposición de 'American at Le Mans' presentaban el Corvette como el auténtico sin serlo. Investigaciones posteriores concluían con la confirmación por parte de Lawrence W. Berman (Larry Berman), historiador especializado en la carrera de Briggs Cunningham y uno de los descubridores del desaparecido Corvette #1 en 2012, que el ejemplar expuesto en Le Mans este año debía ser una réplica, puesto que el original aun no ha sido restaurado.

    El pasado fin de semana nos tropezábamos por sorpresa con una rara joya en nuestra visita a las 24 Horas de Le Mans. Entre todos los eventos paralelos que se celebran en el paddock y en los alrededores del trazado galo durante la mítica prueba, este año podíamos encontrar una interesante exposición temporal llamada 'Americans at Le Mans', que celebraba la participación de equipos y modelos norteamericanos en la prueba de resistencia más importante del mundo y entre los cuales, descubríamos con asombro el Chevrolet Corvette número 1 de los 3 Corvette con los que Briggs Cunningham participaba en Le Mans en 1960, en la que creemos que es la primera vez que ha sido expuesto este raro y célebre ejemplar tras su restauración, desde que fuera descubierto en 2012.

    De hecho, su presencia en Le Mans, en un estado absolutamente impecable como se puede apreciar en las imágenes, ha sido la primera noticia que tenemos acerca de la evolución de su proceso de restauración, ya que hasta ahora no había sido revelado detalle alguno del estado de la misma.

    Precisamente, hace tan solo unos días os comentábamos la historia del increíble hallazgo de este modelo, que había tenido lugar hace tan solo unos pocos años. Con el descubrimiento tras décadas de búsqueda del que es uno de los ejemplares más insignes de la rica historia del modelo, el Corvette número 1 de los 3 que Briggs Cunningham había preparado para competir en las 24 Horas de Le Mans de 1960. Uno de los cuales, el número 3, lograba la victoria de su categoría, pasando a convertirse en protagonista destacado de la leyenda del deportivo americano.

    El célebre Corvette Cunningham número 1 en Le Mans 2016.

    El ejemplar que lucía el dorsal número 1 y que fue pilotado por el mismo Cunningham durante la carrera, había estado desaparecido durante años, y no pocos cazadores de vehículos clásicos habían emprendido su búsqueda, infructuosamente, hasta que en 2012, una simple búsqueda de Google lograba desenterrar al que probablemente sea uno de los Corvette más caros de la historia, con un valor estimado entre los 3 y los 7 millones de dólares.

    Aunque la historia completa de este ejemplar, bautizado por algunos especialistas como el Santo Grial de los Corvettes, es bastante más compleja y sobre todo dilatada, ya que a pesar de haber sido uno de los modelos más buscados por coleccionistas e historiadores, tras la carrera de 1960 fue reconvertido a modelo de calle por Cunnigham y vendido en un concesionario, perdiéndose su rastro durante años.

    En el verano de 2012 era encontrado por Rick Carr Jr. cubierto de basura y completamente transformado en un almacén propiedad de su padre, Richard W. Carr, un juez de Florida fallecido en 2010. Rick Carr se lo vendía al restaurador Kevin McKay, el mismo que restauró el Corvette Cunningham número 3, y a Lance Miller, cuyo padre, Chip Miller, había estado años buscando el desaparecido Corvette #1 de Cunningham. Con la ayuda de Larry Berman, historiador especializado en la materia y responsable de la web briggscunningham.com, lograron identificar el ejemplar y poco más tarde, Miller vendía su participación del modelo a McKay por 75.000 dólares.

    Momento de la salida en Le Mans 1960, con el Corvette # en primer lugar.

    Pero cuando McKay pretendía presentar el modelo en el evento 'Corvettes at Carlisle', la justicia entró en escena por lo que hubo que suspender la anunciada revelación del desaparecido ´Vette. Ya que paralelamente a estos acontecimientos, Dan Mathis Jr., vecino de Florida, presentaba una demanda por la propiedad del Corvette, ya que le había sido robado a su padre a mediados de los años setenta. Este, lo había comprado a principios de esa década para emplearlo brevemente en competiciones de drag race a Jerry Moore, también de Florida, salvándolo al parecer del desguace.

    La noticia de la aparición del Corvette alertó tanto a Mathis como a sus socios en al búsqueda del Corvette, el historiador especializado en el Corvette Domenico Idoni y Gino Burelli, un distribuidor Chevrolet de Indiana. Estos dos acordaron con Mathis Jr. ayudarle con la búsqueda del coche y el anuncio de su presentación los alertó, iniciando la preceptiva demanda judicial.

    Tras tres años de litigio, el juez accedía a un acuerdo de triple participación en la propiedad del vehículo. Por una parte el restaurador Kevin McKay y por otra Domenico Idoni y Gino Burelli, que habían pagado 25.000 dólares al demandante, Mathis Jr. por los derechos sobre el Corvette tras entrar este en bancarrota poco después de presentar la demanda, la cual continuaron sus antiguos socios.

    La reconstrucción ha sido completa, con todos los elementos y rasgos originales del modelo.

    El rastro del Corvette entre 1960 y principios de los setenta, así como desde que fuera robado de la casa de los Mathis poco después hasta que apareciera a finales de 2010 en el almacén del ya fallecido juez Dan Mathis Sr. continúa siendo un auténtico misterio.

    McKay revelaba recientemente que antes incluso de comenzar toda esta historia y hacerse con el Corvette ya tenía ofertas sobre la mesa de unos 3 millones de dólares. Ya restaurado, y con esta inmensa anécdota que añadir a su increíble palmarés, su precio se estima entre los 5 y los 7 millones de dólares. Lo que lo convertiría automáticamente en el Corvette más valioso de la historia, habida cuenta que el precio de compra más alto registrado hasta la fecha se corresponde con un Corvette de 1967 L88 coupé, por el que se pagaron unos 3,85 millones de dólares, cerca de la mitad de la estimación más alta del Cunningham #1.

    De ahí que nuestra sorpresa fuera mayúscula cuando nos tropezamos con esta rara joya de la historia, que descansaba inadvertidamente en un pequeño rincón del circuito de La Sarthe durante la pasada edición de las 24 Horas de Le Mans, la carrera más importante del año desde hace décadas y la prueba que más leyendas atesora en su historia. Como ejemplifica a la perfección este Corvette, uno de los modelos más buscados de la historia y que en no pocas ocasiones estuvo a punto de perderse para siempre.

    Las primeras imágenes del desaparecido Corvette Cunningham número 1 de Le Mans
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto