¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Cuánto cuesta tener un coche, ¿seguro que necesitas un SUV?

    Cuánto cuesta tener un coche, ¿seguro que necesitas un SUV?
    Tener coche supone un gasto considerable, con muchos otros asociados a la compra del mismo.
    David Plaza
    David Plaza13 min. lectura

    A la hora de tomar la decisión de comprar un vehículo, no debemos limitarnos sólo a analizar el precio del mismo, pues esta cifra es sólo una de las muchas que deberemos asumir una vez realizada la compra.

    Los combustibles cada vez están más caros y la industria de la automoción se encuentra en pleno proceso de transición hacia el coche eléctrico, pero el usuario aún no tiene demasiado claro qué camino tomar, pues ninguna de las opciones es claramente ganadora en la actualidad.

    Así, la elección de un vehículo dependerá de innumerables factores relacionados con nuestros hábitos y circunstancias. Y, del mismo modo que esto afecta al tipo de coche a elegir, será vital a la hora de calcular adecuadamente el coste derivado de la adquisición de un vehículo particular.

    Cuanto más grande sea, mayor será el precio a pagar, así como el coste de mantenimiento

    Con la intención de ayudarte en la medida de lo posible a la hora de afrontar una compra, vamos a analizar los costes derivados de un coche en propiedad, así como la variación que estos pueden sufrir en función de la elección que hagamos.

    Tipo de vehículo

    Una pregunta que siempre nos resultará muy útil a la hora de comprar, ya sea un coche o cualquier otro artículo, es: ¿qué necesito realmente? A muchos nos gustaría tener un deportivo o un descapotable pero, en el día a día, no es probable que nos resulten útiles en función de si tenemos familia, etc.

    Por tanto, lo primero que debemos pensar es el tipo de coche que se adapta a nuestras necesidades. Y eso pasa principalmente por elegir entre un compacto, un SUV, una berlina… en definitiva, por el tipo de carrocería que nos proporciona lo que necesitamos.

    Javier Gómara nos trae una comparativa muy de actualidad entre dos turismos/furgonetas superventas.

    Y es que esto no sólo influirá en la capacidad del maletero o la habitabilidad interior, sino en el gasto, De media, un SUV implica un gasto cercano a los 6500 euros más que un familiar de tamaño y características similares, ya que implica un mayor coste en seguros, combustible, neumáticos, etc.

    Es cierto, los SUV están de moda y actualmente son los reyes del mercado pero, ¿realmente necesitamos uno?

    Tamaño del vehículo

    Una vez que hemos elegido el tipo de carrocería que queremos, es el momento de determinar el segmento, es decir, el tamaño del mismo. Tanto si es un SUV o cualquier otro tipo de vehículo, tendremos a nuestra disposición varios tamaños que se adapten a nuestras necesidades familiares, de trabajo o lugar de residencia, entre otras. Y, claro está, cuánto más grande sea, mayor será el precio a pagar por el vehículo, así como por el mantenimiento a lo largo de su vida útil.

    Sirva como ejemplo la oferta de vehículos de una marca generalista como KIA, que ofrece un B-SUV como el Stonic, un C-SUV como el Sportage y un D-SUV como el Sorento. El primero lo podemos encontrar en motor.es desde los 12.714 euros. Por su parte, el Sportage parte de un precio base de 17.958 euros y el Sorento lo hace desde los 38.319 euros. La diferencia es notable, por lo que elegir bien el tamaño que necesitamos será determinante para hacer una buena compra.

    Km. anuales recorridos y tipo de recorrido

    Una vez que tengamos claro qué tipo y tamaño de coche necesitamos, deberemos hacernos la siguiente pregunta: ¿cuántos kilómetros al año hacemos y en qué tipo de vías? Esto nos permitirá responder a su vez otras preguntas posteriores como el tipo de combustible que más nos conviene.

    De igual modo, nos permite afinar el tipo de coche que necesitamos, pues si nuestro recorrido es eminentemente urbano o todo lo contrario, viajamos mucho, ante la duda elegiremos un coche más pequeño o uno más cómodo para largos trayectos por carretera.

    El conductor acostumbrado a viajar necesita un coche cómodo y eficiente para cubrir kilómetros con facilidad.

    De media, el conductor español cubre 12.600 km. anuales en vehículos que duran unos 13 años, por lo que el recorrido total a lo largo de la vida útil de dicho coche de referencia sería de unos 165.000 kilómetros.

    Tipo de combustible

    Como hemos dicho, la pregunta anterior tiene un impacto directo en el tipo de combustible a elegir, pues quien circule mucho por ciudad probablemente preferirá un coche híbrido o eléctrico, mientras que quien viaje mucho optará seguramente por la eficiencia y versatilidad de un motor diésel.

    Esto también influirá en el precio, ya que los vehículos de gasolina son los más baratos, seguidos de los diésel, los híbridos y, por último, los eléctricos. Sirva como ejemplo el Volkswagen Golf, que en su versión básica de gasolina cuesta unos 22.300 euros, mientras que su homónimo diésel parte de los 25.400 euros. La versión híbrida más económica asciende ya a los 37.100 euros, eso sí, con potencias que superan los 200 CV. Finalmente, el eléctrico de referencia de la marca en este segmento, el ID.3, parte de los 29.600 euros en su versión de 150 CV.

    Precio del combustible

    Otro aspecto a tener en cuenta es el precio del carburante, algo especialmente importante en estos tiempos en los que los precios están subiendo tanto. Como todos sabemos, actualmente el precio medio del diésel ronda los 1,39 euros por litro, mientras que la gasolina 95 está ya en 1,51 euros. Además, la gasolina 98 roza ya los 1,70 euros por litro de combustible.

    Debemos tener en cuenta que un vehículo híbrido reducirá el consumo de combustible en función de su uso y tipo de hibridación, mientras que el ahorro del eléctrico dependerá de la tarifa contratada en nuestra vivienda, ya que damos por hecho que ese será el caso (de lo contrario, recargarlo en un punto público nos resultará muchísimo más costoso).

    CÁLCULO DE COSTE DE RECARGA O REPOSTAJE PARA 10.000 KM

    Precio de compra y modo de pago

    El precio medio de compra de un vehículo nuevo en España está actualmente en la franja de los 20.600 euros con impuesto de matriculación incluido, lo que supone un notable incremento de más de 2500 euros en comparación con los 18.000 euros calculados en 2019.

    Ni que decir tiene que el coste del vehículo es quizá la partida más importante de la operación, aunque no podemos perder de vista el resto, pues contribuirán decisivamente a hacer que la decisión sea acertada o todo lo contrario.

    Un ejemplo es el modo de pago, pues la financiación conlleva un incremento del coste del vehículo a consecuencia de los intereses. Actualmente, las marcas aplican descuentos de entre 500 y 2000 euros para clientes que decidan financiar con ellas, pero este reclamo suele ser engañoso porque lo acabaremos pagando con los mencionados intereses.

    Si no vamos a pagar al contado, lo mejor es valorar la operación con una entidad financiera alternativa para comparar las condiciones con las de la financiera de la marca del vehículo.

    Tamaño del municipio y tipo de aparcamiento

    A la hora de utilizar el coche, es importante tener en cuenta en qué tipo de población vivimos, pues eso influirá en varios aspectos. El primero es el aparcamiento, ya que en las grandes ciudades esto se suele complicar y el tamaño del vehículo será determinante.

    También el coste, pues urbes como Madrid y Barcelona cuentan ya con zonas de estacionamiento regulado y Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) con restricciones de tráfico en función de las emisiones de los vehículos. Algo que se extenderá a todos los municipios de más de 50.000 habitantes a partir de 2023.

    Así pues, ¿necesitaremos un vehículo con etiqueta ECO o 0 para circular y estacionar sin restricciones o nos valdrá con uno que tenga etiqueta C?

    Coste del seguro

    Este es otro de los aspectos en el que vehículos como los SUV, deportivos, etc, sufren un incremento del precio a consecuencia de una póliza de seguros más elevada. En este sentido, al mismo conductor le puede suponer pagar más del doble por un seguro en función del coche que elija.

    El precio medio de las pólizas de seguro para el vehículo tipo oscila entre 400 y 500 euros anuales.

    Reparaciones y mantenimiento

    Lo mismo sucede con el mantenimiento y las reparaciones, cuyos costes varían mucho en función de la marca, el modelo y el tipo de vehículo que compremos. Acciones como el cambio de aceite, la correa de distribución o los neumáticos pueden suponer un aumento del coste considerable, algo que generalmente va asociado a vehículos de mayor tamaño y/o de marcas premium.

    Mantenimiento, reparaciones, ITV... costes considerables que no siempre se tienen en cuenta.

    Según los datos oficiales, el gasto medio se estima en los 0,06 euros por kilómetro. En total, un propietario se gastará casi 10.000 euros en operaciones de reparación y mantenimiento habituales de su vehículo a lo largo de 13 años.

    Varios (lavado, multas, peajes, ITV, etc)

    Con esto no contamos, generalmente, pero es un coste más derivado de la adquisición de un vehículo. Y es que si viajamos mucho es probable que nos toque pagar alguna multa por exceso de velocidad y tengamos que realizar operaciones de mantenimiento más frecuentes. En cambio, si conducimos mucho en ciudad, las multas de aparcamiento podrían ser relativamente habituales, por ejemplo. Todo ello merece la pena tenerlo en cuenta a la hora de elegir vehículo.

    En este sentido, la web oficial de IDAE nos ofrece una calculadora con la que podremos realizar un estudio aproximado de lo que tendremos que invertir cada año en nuestro vehículo, teniendo en cuenta no sólo el coste del coche o el combustible, sino el del aparcamiento, el seguro o la financiación, entre otros muchos aspectos.

    Fotos: Freepik