¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Este dato hará que te preguntes si realmente necesitas un SUV

Este dato hará que te preguntes si realmente necesitas un SUV
Los SUV son mayoría en las carreteras, pero su mantenimiento no es barato.
David Plaza
David Plaza4 min. lectura

El peso y el tamaño de los vehículos son determinantes a la hora de desgastar los neumáticos y los SUV van sobrados de ambas cosas. Esto hace que la sustitución de estos deba hacerse mucho antes en un vehículo de este tipo.

Tener un vehículo requiere un notable gasto por muchas razones: combustible o electricidad, seguro, averías... y mantenimiento. Y una de las operaciones más importantes y repetidas es la del cambio de neumáticos.

Aún más en el caso de los SUV, un tipo de vehículos que se popularizó hace más de una década y que se ha convertido en el absoluto dominador del mercado automotriz (57,5 % de la cuota total de ventas). Da igual que sea grande o pequeño, térmico o eléctrico, en cualquier segmento y tipo de coche habrá varios SUV's entre los que elegir.

El SUV tiene ventajas, pero también inconvenientes

No cabe duda de que el éxito de los «Sport Utility Vehicles» se sustenta en algunas ventajas muy apreciadas por el usuario actual: habitabilidad, robustez y una conducción percibida más segura.

Sin embargo, adquirir un SUV sin necesitarlo puede acabar siendo una mala decisión. Son más grandes y voluminosos. Por lo tanto, también más pesados. Esto hace que consuman más energía y también que su comportamiento dinámico sea peor.

Las enormes ruedas de 20 pulgadas de este Renault Austral no son baratas. Y se gastan rápido...

Pero no sólo eso: también gastan los neumáticos rápidamente. Así lo determina un estudio realizado por Euromaster, empresa especializada en este tipo de producto para el automóvil.

En concreto, «estos vehículos experimentan un desgaste de los neumáticos hasta un 30% más rápido frente a un turismo convencional», indica el estudio. «Por ello, si un vehículo convencional cambia sus gomas de media a los 48 meses, un SUV lo hace a los 34 meses».

Para ilustrar estos datos, Euromaster toma como ejemplo varios modelos de una misma marca con el mismo acabado. Por ejemplo, un Škoda Kodiaq que ronda los 1600 kg o un Škoda Karoq de casi 1400 kg, frente a un Fabia que pesa poco más de 1200 kg. Es decir, hasta 400kg. de diferencia.

La cadena de neumáticos añade que, «con el paso de los años, se ha incurrido en hacer prevalecer en algunos casos la estética a la eficiencia, lo que ha derivado en un aumento del tamaño de las ruedas, de manera que es fácil encontrar SUV con llantas de 19 o 20 pulgadas».

«Y este tipo de neumático tiene unas características especiales; al ser compuestos más duros y rígidos que sus homólogos con mayor flanco. Debido a una composición más blanda optimizan el agarre, pero tienen una menor durabilidad», incide.

Por todo ello, Euromaster aconseja prestar mucha atención a la presión de los neumáticos, ya que esta sencilla operación de mantenimiento alarga considerablemente la vida útil de los mismos, además de permitir un comportamiento dinámico óptimo del vehículo.