¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El #Dieselgate salpica a Opel y General Motors, según unas pruebas independientes

    Aunque General Motors lo desmiente rotundamente, unas pruebas en laboratorio para Deutsche Umwelthilfe (DUH) arrojan resultados reveladores. Usando como cobaya un Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI se observan diferentes niveles de emisiones, dependiendo si giran las cuatro ruedas o solo las delanteras.

    Laboratorio de emisiones de escape de la Universidad de Berna, departamento de Ciencias Aplicadas (Suiza)

    Debemos ser prudentes con las conclusiones del estudio, ya que o creemos a Deutsche Umwelthilfe, o creemos a General Motors, no hay medias tintas. La organización ambiental, ligada a Transport & Environment, ha puesto en un banco de rodillos a un Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI, que cumple Euro 6, para medir sus emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx). El coche tiene 6.000 kilómetros y se matriculó en agosto.

    Las pruebas han seguido una mecánica similar a las que se han hecho con modelos Volkswagen en Estados Unidos, con un rodillo que solo mueve las ruedas delanteras, y con doble rodillo para que se muevan todas. ¿Por qué? Si se mueven solo las delanteras, se puede cazar una programación oculta que funcione en condiciones de homologación.

    En las pruebas de rodillo delantero, el motor ha cumplido con lo que se espera de él, por debajo de 0,08 gramos de NOx por kilómetro, que es lo que corresponde a la normativa. Al hacer las pruebas con doble rodillo, entonces las emisiones han llegado a cuadruplicar el límite legal. Según DUH, no existe ninguna razón a nivel técnico que justifique esta discrepancia, salvo una potencial programación oculta, o "defeat device".

    Según una nota de prensa remitida por General Motors, después de conocerse estos resultados, no se observa ningún cambio en las emisiones de un coche exactamente igual, independientemente de si se prueba con un rodillo o con dos. Es más, GM niega categóricamente que sus coches detecten si están siendo sometidos a una prueba de emisiones en laboratorio.

    Las pruebas se han hecho con la reducción catalítica selectiva (SCR) desconectada, no sabemos por qué

    Pero seguimos con las conclusiones del informe. Realizando algunas pruebas que se salen del ciclo de prueba habitual, las emisiones de NOx se han salido del umbral de medición. Esto se ha detectado acelerando hasta 150 km/h, con las ruedas traseras paradas (un rodillo). El DUH lo explica por estar apagada la SCR, pero con cuatro ruedas en movimiento no ocurre.

    En el ciclo de pruebas de homologación ningún motor moderno se usa al 100% de sus posibilidades, ni se hacen aceleraciones fuertes. Si se exige el máximo de potencia al motor, se puede entender que no cumpla los límites legales de emisiones, aunque a nivel ético o moral eso no nos parezca tan bien. Al que no le guste, que no pise el acelerador a fondo, porque debe ser así en el 100% del parque móvil.

    Podemos dudar de si DUH ha actuado de buena o mala fe, pero hay que decir que la nota de prensa de la organización ha incluido la respuesta de General Motors, que coincide con el comunicado de prensa oficial de la compañía, al menos los extractos del mismo.

    Sería totalmente normal que este modelo de Opel, así como cualquier otro de esta marca (y de cualquier otra) cumpla con los límites de emisiones en el laboratorio, pero luego sea incapaz de mantenerse por debajo de 80 miligramos de NOx por kilómetro en situaciones reales de conducción.

    En ese sentido, ni GM ni Opel tienen nada de diferente a los demás

    Ahora bien, si utilizando el método científico, se recrean las mismas circunstancias de prueba, y las emisiones vuelven a ser diferentes en función de si el coche se prueba en un banco de rodillos simple o uno doble, entonces todo cambia. Hablaríamos de una programación oculta, el mismo motivo por el que se está crucificando a Volkswagen, y General Motors tendría un problema de enorme magnitud.

    Lo primero es legal, aunque no nos guste (el coche cumple en condiciones de test), lo segundo no es legal (programación oculta). Los resultados de la prueba se han remitido a la autoridad competente en materia de homologaciones en Alemania, la KBA, para que haga sus propias pruebas. En el caso de que los resultados salgan iguales a los de DUH, General Motors va a tener problemas en Europa.

    Los Opel Zafira 1.6 CDTI incorporan, además del famoso catalizador de NOx (LNT), la reducción catalítica selectiva (SCR) a base de urea o AdBlue. Estos sistemas son los más eficaces hasta la fecha para mantener a raya las emisiones de NOx... si están activos. Los vilipendiados motores Volkswagen EA189 tienen una o dos cosas, y funcionan a pleno rendimiento solo en condiciones de prueba de gases.

    Las cifras aportadas por DUH sugieren lo mismo, que dependiendo de que las ruedas traseras estén en movimiento o no (condiciones de prueba de gases) los sistemas anticontaminación no son igualmente eficaces. General Motors lo niega todo. Tendremos que esperar al informe de la KBA, que dé la razón a unos, o a otros.

    Fotos: Holzmann/DUH

    Fuente: Deutsche Umwelthilfe

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto