¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El plan Reimagine de Jaguar para hacer coches eléctricos requiere un socio externo

    Jaguar Land Rover ya puso caducidad a los motores diésel, ahora también a los gasolina. Las dos marcas irán a un ritmo distinto desde 2025, y para que Jaguar se anticipe a Land Rover en electrificación es necesario un socio industrial.

    Hace dos semanas tuvimos conocimiento del ambicioso plan Reimagine, por el cual Jaguar se convertirá en una marca de modelos 100% eléctricos, como Tesla, a partir del año 2025. Todos los modelos que aparezcan con posterioridad a esa fecha ya no tendrán motores de combustión interna.

    Los demás seguirán usando sus motores convencionales hasta sus finales de ciclo de vida. Mientras tanto, Land Rover seguirá apoyándose en la combustión interna, con o sin hibridación, unos años más. Por otra parte, electrificar todoterrenos (y que estén optimizados) no es precisamente una tarea sencilla.

    Por lo tanto, Jaguar Land Rover funcionará a dos velocidades. Jaguar irá a la vanguardia, ya sin motores de combustión, pero ese adelantamiento precisa de un aporte tecnológico externo. Las razones son bien sencillas: los costes a asumir son elevados, Jaguar es una marca de menor volumen, y que Jaguar no hace todoterrenos.

    Es decir, supongamos que se desarrollase una plataforma eléctrica común para Jaguar y Land Rover. A menos que fuese muy variable en longitudes y cotas, sería difícil casar una plataforma que cumpla con los requisitos típicos de los sedanes y berlinas, y a la vez de SUV y todoterrenos. Proporciones, pesos, prestaciones... son diferentes.

    En una conferencia para inversores el CEO de Jaguar, Thierry Bollore, reveló que el Plan Imagine no lo va a llevar a cabo Jaguar en solitario. No es un jugador tan grande, tengamos en cuenta que rondan las 100.000 unidades anuales, lo que complica justificar elevadas inversiones -y luego recuperarlas-.

    Supuestamente hay varias firmas de ingeniería y posibles socios que trabajarían encantados con Jaguar. Incluso un fabricante tan importante como Ford buscó a Volkswagen como socio y así tener acceso a la plataforma MEB para sus compactos eléctricos de siguiente generación. Si los grandes quieren ahorrarse miles de millones, Jaguar también.

    Thierre Bolloré, CEO de Jaguar Land Rover, durante la presentación del plan «Reimagine» (ARCHIVO)

    Bollore citó dos razones para buscar un socio. La primera es la escala, la segunda la velocidad a la que se quiere dar el salto tecnológico. 2025 no está precisamente tan lejos, faltan cuatro años ya, y teniendo en cuenta lo que se tarda en desarrollar un coche, no van sobrados de tiempo.

    Los diseños de Gerry McGovern, responsable de desarrollo de Jaguar Land Rover, tendrán que ser respetados por la plataforma eléctrica del socio externo, sin que esta fuerce cambios en las líneas esbozadas por el inglés. De esta forma, la marca no perderá la identidad y el atractivo que le atribuyen sus diseños.

    Podríamos pensar que lo más evidente para Jaguar sería crear competidores para Tesla, del segmento D (Model 3) y del segmento E (Model S), con sus correspondientes versiones SUV. Pero obviamente también podemos esperar modelos con carrocerías menos prácticas, véase deportivos, para comer terreno a marcas como Porsche.

    McGovern nos dio una pista sobre los futuros diseños, serán «totalmente modernos y contemporáneos», tirando menos del manido recurso de actualizar diseños que funcionaron en el pasado: ni retrospectivos ni similares a la competencia. Si no se encuentra al socio adecuado, Jaguar lo intentará en solitario.

    Mientras tanto, Jaguar Land Rover ha anunciado que va a reducir su capacidad productiva en un 25% a lo largo de cinco años y suprimir inversiones, como la del sucesor del Jaguar XJ con la plataforma MLA, que solo se utilizará en Land Rover. La marca de 4x4 ofrecerá seis versiones 100% eléctricas en cinco años.

    En torno a 2030 se espera que todos los Jaguar a la venta sean totalmente eléctricos, y que el 60% de los Land Rover no produzcan emisiones de carbono. Antes del año 2039 la compañía se habrá convertido en cero emisiones en términos absolutos. O lo que es lo mismo, Land Rover tiene bastante más tiempo para adaptarse a los nuevos tiempos.