¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Nueva medida de Europa para las ITV de todos los coches, especialmente eléctricos

    Nueva medida de Europa para las ITV de todos los coches, especialmente eléctricos
    Los discos de freno oxidados serán objeto de una inspección más exhaustivaAutobild
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    La Unión Europea, a través de la Comisión de Transporte, controla todos los aspectos técnicos de los coches, y que las inspecciones técnicas de todos los países se encargan de verificar. Desde el próximo 1 de marzo, se estrena una nueva medida para eléctricos y de combustión, que te va a sorprender.

    La Comisión de Transporte de la Unión Europea ya tiene lista una nueva modificación para las inspecciones técnicas de vehículos en todo su territorio. Todos los países, incluida España, deberán verificar el estado de uno de los componentes esenciales en todo vehículo, sea de combustión tradicional o eléctrico, y que no te imaginas.

    La nueva medida entrará en vigor el próximo 1 de marzo, por lo que se someterá a una revisión más profunda a los discos de los frenos, algo que es particularmente más especial para los propietarios de los coches eléctricos. Y es que este tipo de modelos son más propensos que los de combustión. Los discos de freno están hechos de acero o de hierro fundido, y estos materiales se pueden oxidar por condiciones adversas. Por ejemplo, cuando se someten a una excesiva humedad y salinidad o permanecen mucho tiempo aparcados bajo condiciones meteorológicas muy duras.

    Volkswagen ID.4
    El freno trasero de tambor en los Volkswagen ID. eléctricos evita el óxido de los discos

    La nueva norma pone el foco en los frenos de los eléctricos

    Partiendo de esta base técnica, los coches de combustión usan más los frenos por lo que una película de óxido desaparece más rápidamente, lo cual no es así en los eléctricos, dado que no necesitan pisar el freno para decelerar, bastando soltar el pedal del acelerador. Incluso, se puede parar por completo según el modo de deceleración elegido. Por este motivo, la Unión Europea ha decidido modificar la normativa de inspección, prestando especial atención a los discos de frenos de los coches eléctricos.

    Este es el gran motivo por el que los eléctricos de Volkswagen cuentan con frenos traseros de tambor, ya que una gran mayoría de los fabricados se destinan a los países del norte de Europa, donde las condiciones meteorológicas y la humedad pueden causar óxido en los discos. Lo que han solucionado con los tambores traseros con un sellado mayor. En concreto, la modificación de la Unión Europea afecta a la cantidad de óxido concentrada en los discos.

    Hasta ahora se permitía un máximo del 25% en la superficie de contacto de los discos traseros y ahora este límite se ha aumentado hasta el 50 por ciento, mientras que los delanteros se mantienen en el 25% como máximo. La organización europea también pedirá vigilar otro componente más a partir del próximo verano. Desde el 1 de agosto de 2022, el punto de ebullición más bajo del líquido de frenos será de 150º.

    Fuente: Elbil24