¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Faraday Future intenta vender todas sus propiedades para sobrevivir

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera3 min. lectura

    En un intento por buscar financiación, Faraday Future ha puesto la venta muchos de sus activos, como sus propiedades inmobiliarias. Según un reciente informe, han llegado a vender incluso la sede de sus cuarteles generales en California, aunque siguen ocupando la propiedad, que han tenido que alquilar a su nuevo propietario.

    Los cuarteles de Faraday Future en Gardena.

    En los últimos años hemos hablado largo y tendido de los diversos varapalos económicos que ha sufrido el proyecto Faraday Future, que en los últimos meses ha entrado en modo de hibernación mientras encuentra un nuevo inversor que aporte todo el dinero necesario para poder culminar el desarrollo del FF91 y su puesta en producción.

    Uno de los últimos capítulos del auténtico culebrón que está protagonizando esta compañía lo podemos encontrar en un reciente reportaje de la publicación The Verge, que ha informado que la compañía se encuentra vendiendo gran parte de sus activos, incluyendo las diversas propiedades inmobiliarias que ha acumulado en los Estados Unidos durante estos pocos años.

    Una de las más curiosas ha resultado ser la venta de la sede principal de la compañía, que se encuentra en la localidad de Gardena, California, y que ha sido vendida por una cantidad indeterminada, a pesar de que la compañía sigue ocupando dicha propiedad.

    Boceto de la factoría que pensaba ser levantada en Nevada.

    Estas instalaciones fueron adquiridas por la compañía en los primeros momentos del proyecto por unos 13 millones de dólares, y es la sede donde trabajan todos los departamentos de la compañía. Además de estas instalaciones se encuentra la planta de producción, recientemente renovada y acondicionada en Hanford, también en California.

    Faraday Future ha vendido las instalaciones de Gardena por una suma indeterminada a Atlas Capital, una compañía que se dedica precisamente a negocios inmobiliarios, y a los que ahora está pagando un alquiler, puesto que la compañía sigue ocupando el edificio. Aunque hoy día lo ocupan muchos menos empleados, puesto que en los últimos meses FF ha despedido aproximadamente al 75 por ciento de su plantilla. Según los últimos informes, de los 1.000 empleados que contaba hace un año ya solo siguen trabajando unos 250.

    Además de las instalaciones de Gardena, la compañía está tratando de vender el solar donde pretendían construir la megafactoría de Nevada. No ha sido revelado el precio de esta propiedad pero se cree que piden por ese trozo de desierto unos 40 millones de dólares.