¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Aparece un Ferrari 250 GT escondido en un apartamento hace más de 30 años

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera

    Más de tres décadas estuvo oculto este Ferrari clásico en el interior de un apartamento de West Hollywood, en Los Ángeles.

    Un apartamento de una sola habitación, al que solo se podía acceder a través de una puerta convencional por la que no podía salir el Ferrari.

    En este estado apareció el Ferrari.

    Podríamos decir que en los últimos años se han puesto de moda los barn find. Este fenómeno es casi tan antiguo como el del propio coleccionismo, pero gracias a la red y a la situación del mercado de clásicos, ha alcanzado cotas nunca vistas de difusión. Esos son los motivos por los que cada poco tiempo se convierta en noticia el hallazgo de un modelo abandonado.

    En estos años hemos visto de todo, desde clásicos tremendamente valiosos abandonados a su suerte de mil maneras diferentes hasta colecciones al completo repletas de piezas únicas oxidarse durante décadas. Pero lo que no habíamos visto nunca era el hallazgo de todo un Ferrari clásico dentro de un apartamento.

    Y no hablamos del garaje de un edificio, sino dentro de un simple apartamento de un dormitorio, al cual solo se puede acceder a través de una puerta normal, varias veces más pequeña que un vehículo.

    Esta es la historia de un Ferrari 250 GT PF Coupe que apareció recientemente en un apartamento en West Hollywood, California. Descubierto y rescatado por un abogado local, que ahora trata de restaurarlo.

    Este descubrió la historia mientras atendía a un cliente, que poseía un edificio y deseaba venderlo rápidamente pues se había jubilado y deseaba mudarse. Durante una de las entrevistas y mientras hablaban del edificio en cuestión, la esposa de su cliente mencionó que en uno de los apartamentos había incluso un vehículo dentro, y la curiosidad hizo que el abogado se interesara por el vehículo.

    La historia, como es habitual en estos casos, es más simple de lo que pueda parecer, pues el propietario del Ferrari era también el propietario del edificio, y cuando trató de guardarlo mientras lo restauraba, se le ocurrió la genial idea de tirar una pared de uno de los apartamentos de la planta baja, meterlo dentro con todas sus piezas y volver a levantar la pared. De esta manera, el Ferrari permaneció dentro durante más de tres décadas.

    Se encontraba a medio restaurar.

    Una vez dentro, el propietario simplemente no concluyó la restauración, que ahora trata de terminar el abogado, su nuevo propietario y rescatador. La historia completa, con sus múltiples detalles las tenéis al completo en el reportaje de Petrolicius.

    El Ferrari 250 GT PF o Pinin Farina Coupé fue presentado en el Salón de París de 1958. Este sucedía a los 250 GT ensamblados en las instalaciones de Boano y Ellena, siendo diseñado y también ensamblado en las nuevas instalaciones de Pinin Farina (en esa época aún se escribía separado el apellido del célebre carrocero) en Grugliasco.

    Entre 1958 y 1960 se fabricaron unos 335 ejemplares del Coupé Pinin Farina, además de unas 212 unidades de la versión decapotable de este, el 250 GT Cabriolet Pinn Farina. Este era presentado un año después y lucía algunas diferencias con respecto al coupé.

    Además de la evidente pérdida del techo, junto con su gran superficie acristalada, el Cabriolet Pinin Farina disponía de una nueva entrada de aire sobre el capó, además del marco del parabrisas completamente cromado. En el caso del coupé, el pilar A muestra una buena dosis de cromados en el habitual perfil del parabrisas, pero también disponía de una zona del color de la carrocería.

    La serie 250 de Ferrari es sin duda una de las más valoradas de toda la historia de la marca. A esta pertenecen un gran número de los modelos más icónicos salidos de Maranello, como los 250 GTO, 250 LM o 250 GT SWB, y aunque dió lugar a numerosos modelos y versiones, como el primer 2+2 de la marca, realmente muchos tenían poco en común, salvo estar basados en el mismo bastidor, disponible en batalla larga y corta, y el motor V12 Tipo 125 de 3.0 litros, con una cilindrada unitaria de 250 c.c., de ahí su denominación.

    Fuente: Petrolicius / Fotos: Petrolicius/Ted Gushue