¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Raro y destacable ejemplar del Ferrari 308 GTB ‘Vetroresina’ a subasta

    15
    Ferrari 308 GTB 'Vetroresina'RM Sotheby's

    Una de las pocas unidades del Ferrari 308 GTB que salieron de Maranello con la célebre carrocería de fibra vidrio ha aparecido a la venta en un evento de RM Sotheby's portando una configuración muy poco habitual para esta variante del deportivo italiano, toda una joya para los aficionados del modelo.

    El Ferrari 308 GTB se estrenó en el Salón del Automóvil de París de 1975. Este tenía como función sustituir al exitoso Ferrari Dino biplaza, la gama Dino 206/246 que fuera fabricada entre 1967 y 1974, aunque al contrario que su antecesor montaba un V8 situado en posición central transversal, el mismo bloque de 3.0 litros estrenado por el Dino 308 GT4 de 2 + 2 plazas solo 2 años antes.

    A pesar de su más que evidente relación con la familia de modelos Dino, este portó los emblemas Ferrari desde el primer momento y se convirtió en el modelo de mayor producción y ventas de la compañía hasta entonces. Lo que no es de extrañar dada su atractiva figura y su rendimiento mecánico, que eran toda una referencia a finales de la década de los setenta.

    Su silueta es inconfundible.

    Este modelo sufrió varias evoluciones a lo largo de los años, con la incorporación de nuevas versiones mecánicas destinadas a sortear las cada vez más estrictas normativas de emisiones. De ahí que no todas las versiones del Ferrari 308 GTB/GTS sean igual de valoradas y buscadas por los coleccionistas, pues a pesar del parecido estético, cuentan con especificaciones muy diferentes.

    La más valorada y con diferencia del modelo es la primera variante comercializada, el Ferrari 308 GTB fabricado entre 1975 y 1980, que solo estuvo disponible en formato coupé y que salió al mercado con la mecánica de especificaciones más potente de la saga, con el V8 F106AB de 3.0 litros alimentado por carburadores Weber que en su variante de especificaciones europea entregaba 255 CV y en su variante destinada al mercado norteamericano 240 CV. Con la introducción del sistema de inyección Bosch en 1980 llegaron las versiones 308 GTBi/GTSi, cuya potencia disminuyó a los 214 CV en las versiones europeas y hasta los 205 CV en las norteamericanas. La llegada de la culata de 4 válvulas por cilindro en 1982 supuso el estreno de las versiones GTB/GTS Quattrovalvole, que aumentaron el rendimiento mecánico hasta 240 CV en Europa y hasta 233 CV en Norteamérica. Por lo que curiosamente, la primera versión alimentada por carburadores terminó siendo la más potente del modelo.

    Carrocería de fibra de vidrio

    Además, una de las grandes novedades del Ferrari 308 GTB lanzado en 1975 fue la carrocería realizada en fibra de vidrio, lo que suponía la primera vez en la historia de la marca italiana que uno de sus modelos de producción empleaba este material en el cuerpo. Aunque se desconoce el número exacto, se cree que fueron 712 unidades (otros afirman que 808) las unidades que salieron de los talleres de Sergio Scaglietti con la carrocería de fibra de vidrio o vetroresina, que es como se traduce al italiano el nombre de este material compuesto.

    Ejemplar europeo sin restaurar.

    En 1977, Ferrari se vio obligada a cambiar la ligera carrocería del modelo por una de acero convencional debido a las críticas de algunos clientes, que pensaban que era un material demasido pobre para un Ferrari, aunque eso supuso lastrar innecesariamente al nuevo Ferrari 308 GTB, que carrozado en acero terminó siendo 150 kg más pesado. Irónicamente, con el tiempo, esas pocas unidades fabricadas en fibra se convirtieron en las más caras del modelo dada su rareza y sus especiales características, sobre todo las de especificaciones europeas, que contaban con lubricación por cárter seco.

    Aunque carece de denominación oficial y la marca no hizo distinción alguna entre la serie fabricada en fibra y el resto de ejemplares de acero, esta primera variante recibe el apelativo Vetroresina en el mercado de clásicos por motivos evidentes. La cotización de estos ejemplares es muy alta, hasta el punto que, desde hace años, estos ejemplares cuestan el doble que la versión equivalente de acero y más del doble qué un ejemplar de inyección menos potente.

    La unidad del Ferrari 308 GTB que protagoniza estas imágenes se corresponde precisamente con una de las fabricadas con carrocería de fibra de vidrio en 1976 y forma parte de los lotes del evento ‘Open Roads’ de la casa de subastas RM Sotheby's. La misma subasta online donde será puesta a la venta la espectacular colección suiza de clásicos modernos de Porsche.

    Spoiler forontal inferior y alerón plástico superior.

    Configuración

    Aunque el mero hecho de ser una de las primeras unidades fabricadas del modelo es más que suficiente para señalarlo como un modelo muy destacado de este evento, lo cierto es que además cuenta con una configuración raramente vista en la serie de ejemplares Vetroresina, pues la inmensa mayoría de ellos cuentan con la configuración de carrocería estándar. Todas las versiones del Ferrari 308 GTB tenían múltiples opciones, entre las que podíamos destacar el paragolpes delantero con un spoiler inferior más pronunciado (denominado Sport Spoiler) y el alerón trasero de color negro que se instalaba sobre los contrafuertes traseros, tras el techo.

    Aunque muchos de los clientes montaron estas opciones a posteriori, lo cierto es que es muy raro encontrar un ejemplar Vetroresina que monte estas opciones, lo que cambia enormemente la estética del modelo. Este ejemplar de especificaciones europeas, y por tanto con la configuración mecánica más potente, cuenta precisamente con ambos elementos aerodinámicos opcionales, lo que para muchos coleccionistas puede ser un valor añadido a un ejemplar ya de por sí bastante valioso.

    Esta unidad ha permanecido toda su vida en Suiza y solo ha tenido dos propietarios hasta ahora. A pesar de su magnífico estado de conservación exterior, la casa de subastas asegura que esta unidad nunca ha sido objeto de trabajos de restauración. Lo que queda patente cuando vemos el habitáculo, sobre todo en el desgaste de algunas zonas de los asientos de piel negra.

    Solo el interior de esta unidad muestra el paso del tiempo.

    Como el resto de lotes de este evento de subasta online, el Ferrari 308 GTB ‘Vetroresina’ no tiene precio estimado. El evento ‘Open Roads’ dará comienzo el 19 de febrero y aceptará pujas de manera online hasta el próximo 28 de febrero. Para hacernos una idea del posible valor de este ejemplar, podemos esperar que se sitúe por encima de los 200.000 $, un valor considerablemente más alto que el de cualquier otro ejemplar en buen estado del mismo deportivo.

    Raro y destacable ejemplar del Ferrari 308 GTB ‘Vetroresina’ a subasta