¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Los raros y veteranos Ferrari amarillos de competición: 512 M Escudería Montjuich

12

Aunque muy raros, podemos encontrar algunos Ferrari de competición clásicos de color amarillo. Como es el caso de este ejemplar, el primer ejemplar del icónico 512 S, que perteneció a la escuadra española Escudería Montjuich y que más tarde fue transformado a las especificaciones 512 M, llegando a liderar incluso las 24 Horas de Le Mans de 1971.

El primer Ferrari 512 S ensamblado ahora denominado 512 M.

Como comentamos en el anterior artículo, fueron muy contadas las ocasiones en las que los Ferrari lograban salir de fábrica sin el habitual color rojo que los caracteriza. Como fue el caso de los modelos destinados a la Ecurie Francorchamps, cuyo propietario, Jacques Swaters, era el importador para Bélgica de la marca y como amigo personal de Enzo Ferrari uno de los pocos equipos privados que llegaron a contar con cierto apoyo por parte de Maranello. Los vehículos del equipo de Swaters siempre se caracterizaron por su estridente color amarillo, el color que les correspondía a principios del siglo XX por ser un equipo belga, lo que los hacía fácilmente identificables en todos los circuitos.

Pero este no fue el único caso en el que pudimos ver un Ferrari de competición de este mismo tono, como podemos apreciar de nuevo en el stock del especialista londinense Fiskens, donde se encuentra el Ferrari 512 BB Competizione de 1978 del que os mostrábamos hace unos días, ya que disponen de otra de las raras piezas históricas de la marca de Maranello en lucir este particular color, el Ferrari 512 M de la Escudería Montjuich.

Este raro ejemplar disponible a la venta en el concesionario londinense puede que no fuera uno de los 512 oficiales con los que la firma italiana competía en 1970, pero no por ello es un vehículo con poca historia.

Detalle de los dos pequeños alerones traseros.

Ferrari se planteaba a finales de los sesenta la creación de un nuevo deportivo para competir contra el poderoso Porsche 917 en el Campeonato del Mundo de Constructores en Resistencia, para lo cual y sustituyendo al 312P, desarrollaron un nuevo modelo que si bien se basaba en parte en el bastidor tubular de este último, contaba con un motor completamente nuevo de 12 cilindros a 60 grados de 5.0 litros que disponía de unos 560 CV.

El nuevo modelo debía disponer de una producción mínima de 25 ejemplares, por lo que Ferrari con el apoyo de su entonces nueva propietaria, FIAT, logró completar la fabricación de todas las unidades, vendiendo a equipos privados el resto de ejemplares del 512 S. Al contrario que Porsche, que apoyaba tecnológicamente a casi todos los equipos que competían con sus 917, en Ferrari no prestaban ese tipo de atención a los equipos privados, siendo considerados en Maranello como meros participantes que evidentemente, no contarían con el mismo material que los vehículos oficiales de la Scuderia.

Este ejemplar tiene el honor de ser el primer bastidor fabricado del 512 S, el número 1002 y el que fue empleado para su presentación. Por motivos de patrocinio, la Scudería Montjuich se hacía con este por ser el único que estaba disponible en color amarillo, que además nacía con la particularidad de haber nacido en formato Spyder, sin techo.

En Le Mans 1971 abandonaba siendo líder de la prueba.

Todos los Ferrari 512 S mostraron rápidamente diversos problemas de suspensión y transmisión, lo que llevó a Ferrari a diseñar una nueva variante sobre esta denominada 512 M (Modificata), que sobre el mismo bastidor y motor potenciado por encima de los 600 CV, disponía de nueva carrocería con mejoras aerodinámicas, incluyendo dos pequeños alerones traseros, morro más afilado y sobre todo una nueva suspensión y mejor reparto de pesos.

Las modificaciones del 512 M no fueron suficientes por lo que en esa primera temporada de 1970 Porsche arrasaba venciendo 8 pruebas valederas para el campeonato frente a una sola de Ferrari. Al año siguiente, 1971, Ferrari dejaría de emplear este modelo oficialmente, centrándose en un nuevo modelo de cuatro litros. Por lo que la factoría ofrecía en 1971 el 512 M como una evolución de los 512 S existentes, por lo que los equipos enviaron antes o después a Maranello sus ejemplares para convertirlos a 512 M, como fue el caso del ejemplar amarillo de la Escudería Montjuich, que se había hecho con el 512 originalmente en abril de 1970.

La lucha entre los Ferrari 512 y Porsche 917 en aquella época fue épica, quedando perfectamente retratada en el célebre largometraje “Le Mans” de Steve McQueen, en el que salen una buena parte de las unidades de ambos modelos.

La evolución M disponía de una trasera más larga que le daba mayor velocidad.

El palmarés del 512 M amarillo de la escudería española es bastante llamativo, a pesar de haber sido tan solo un equipo privado, sin apoyo alguno de la factoría. Su participación en Le Mans 1970 se saldaba con un abandono por culpa de un reventón, pero no si antes haber estado el décimo provisional. Tras esto, el chasis 1002 lograba sendos segundos puestos en Monthlery.

A la temporada siguiente, el chasis 1002 no solo era modificado a las especificaciones 512 M, lo que le permitía una mayor velocidad punta gracias a la nueva trasera larga, además recibía unos 40 caballos más debido a una modificación de motor, gracias a unas culatas modificadas creadas por un especialista americano para el 512 M del equipo Penske, que tras modificar gravemente el modelo, lograban desarrollar el mejor chasis 512 de los 25 fabricados originalmente, pudiendo hacer frente por fin a los imbatibles Porsche 917.

En Le Mans 1971 el chasis 1002 de la Escudería Montjuich lograba ser el primer Ferrari y el primer equipo privado en los entrenamientos gracias a un quinto puesto, logrando liderar la carrera por unas horas durante la noche, aunque una repentina avería le obligaba a abandonar en la madrugada.

El 512 M chasis 1002 cuando fue multado en Londres durante una sesión fotográfica.

Un cambio de normativa prohibió a los deportivos de 5.0 litros en 1972, dejando obsoletos para el Campeonato del Mundo de Constructores a los 512 M, que fueron empleados posteriormente en otros campeonatos. Escudería Montjuich vendía poco después el ejemplar 1002 a Robert Horne, en octubre de 1974. Este lo mantuvo muy bien cuidado más de 3 décadas, vendiéndolo en 2009 a los actuales propietarios, que son los encargados de ponerlo de nuevo a la venta.

En un estado impecable y con el aspecto que mostraba a principios de los setenta, librea deportiva y emblemas de sponsors incluidos, el 512 M chasis 1002 es un pequeño pedazo de historia deportiva de nuestro país y de la marca que le dio la vida, además de ser el primer bastidor ensamblado del modelo y que empleaba Pininfarina para su presentación, en el Salón de Turín.

Curiosamente, este ejemplar generaba no pocos titulares hace pocos meses, cuando la policía británica lo multaba por estar incorrectamente estacionado durante una sesión fotográfica. Al parecer la policía apercibió al fotógrafo y pasados cinco minutos, al no haber movido el vehículo, procedían a poner la correspondiente multa, de unos 150 euros, generando con ello la noticia del día en numerosos medios.

Sigue leyendo...

Fotos: Fiskens

Fuente: Fiskens

Noticias relacionadas

Los raros y veteranos Ferrari amarillos de competición: 512 M Escudería Montjuich
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto