¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Drag race retro: Lamborghini Countach vs. Ferrari Testarossa

    Capturas de pantallaYoutube The Grand Tour

    Aunque este duelo llega cerca de treinta años tarde, no deja de ser una carrera de lo más interesante. El Ferrari Testarossa frente al Lamborghini Countach en una carrera de cuarto de milla con salida lanzada de la mano de los chicos de The Grand Tour. Estos eran los deportivos de producción más deseados del momento a mediados de la década de los ochenta.

    La llegada del Ferrari Testarossa en el Salón del Automóvil de París de 1984 supuso un pequeño varapalo para la firma de Sant'Agata Bolognese, puesto que el nuevo deportivo de motor central y 12 cilindros de Maranello contaba con 390 CV, una cifra más que respetable para ese momento, mediados de la década de los ochenta, y que superaba ligeramente las cifras de su modelo estrella, el Lamborghini Countach LP500 S de 375 CV.

    Como respuesta, Lamborghini lanzó en 1985 el nuevo Countach LP5000 Quattrovalvole o LP5000 QV, que con una nueva cilindrada de 5.2 litros entregaba 420 CV en su versión de inyección o 455 CV en su versión con 6 carburadores Weber, y que por tanto superaba a su máximo rival de Maranello. Cuentan las malas lenguas que en previsión de una posible evolución del 12 cilindros plano de Ferrari, los de Sant'Agata Bolognese decidieron guardarse en la manga algunos caballos de esta última evolución de su V12, por si se veían en la necesidad de lanzar una nueva actualización del Countach para volver a superar al Ferrari Testarossa.

    Sobre el papel el Lamborghini Countach debería ser el vencedor.

    Sin embargo, dicha evolución no solo no llego, sino que a los de Maranello les importaba bien poco la guerra de cifras con Lamborghini, puesto que el Testarossa había cumplido con creces su cometido, al convertirse en todo un éxito de ventas y de imagen para Ferrari. Pues desde su presentación el Testarossa se convirtió en todo un icono de la época, eclipsando al resto de modelos que podíamos encontrar en el seguimiento deportivo.

    Pocos deportivos son tan conocidos y reconocibles como el Ferrari Testarossa, que con una imagen prácticamente inalterada estuvo disponible en el mercado hasta 1996, momento en el que fue sustituido por el 550 Maranello.

    Sin embargo, el éxito de ventas no reflejaba el pobre rendimiento dinámico del vehículo, que afortunadamente había sido lanzado como un Gran Turismo clásico, y por tanto debía ser bonito y potente pero también cómodo para el usuario. El motivo no era otro que la posición elevada de su motor, pues los bloques planos como el 12 cilindros del Testarossa podían presumir de un centro de gravedad muy bajo, pero los ingenieros de la marca italiana decidieron instalarlo sobre la caja de cambios, anulando por completo esa ventaja y dotando al modelo de un centro de gravedad artificialmente elevado.