¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Frases para la historiaCitas famosas del mundo del motor (VI)

Recopilamos algunas de las citas célebres más impactantes, ingeniosas y divertidas relacionadas con las competiciones sobre cuatro ruedas. Os ofreceremos un total de siete artículos. Perlas de sabiduría de la boca de los pilotos más relevantes de la historia en la Fórmula 1 y los rallyes ¿Qué frases te han gustado más?.

Nueva entrega de nuestras citas célebres del mundo del motor. En la competición, las pulsaciones se disparan y los momentos de tensión son frecuentes, lo que puede desembocar en más de un enfrentamiento verbal entre pilotos. Hoy destacaremos declaraciones en las que algún piloto no iba haciendo amigos precisamente. También recopilamos algunas en las que el ego del protagonista se deja patente.

Ya lo decía Pedro Martínez de la Rosa: “No he venido a la Fórmula 1 a hacer amigos”. No lo parece, con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los pilotos más queridos por sus compañeros y la afición.

Johnny Herbert fue poco diplomático con Ralf Schumacher en el GP de Italia de 1997. Sus razones tenía, ya que había sido embestido a 250 km/h por el piloto alemán. El británico dejó clara su opinión: “Ralfie es un palurdo descerebrado. No sé cómo me puede echar de esa forma de pista. No se puede creer que porque su hermano es muy bueno él también lo sea”.

Lo cierto es que el hermano de Ralf, Michael Schumacher también tuvo sus más y sus menos con otros pilotos. En el GP de Bélgica de 1998, bajo una intensa lluvia, el alemán lideraba la carrera con solvencia pero a la hora de doblar a David Coulthard, chocaron. El escocés redujo la velocidad pero no se apartó y con la visibilidad tan reducida Schumacher no pudo evitar el golpe. El alemán le espetó: “Estás loco, me querías matar”. El “Kaiser”, furioso, no dudó en hacer una visita al box de Coulthard para intercambiar opiniones.

Menos intencional pero igual de peligroso fue el accidente que implicó a Takuma Sato y a Nick Heidfeld en el GP de Austria de 2002. El japonés perdió el control de su monoplaza e impactó a más de 280 km/h contra el alemán. “Sato es un kamikaze suicida. Casi me mata. No se puede hacer lo que ha hecho”, dijo Heidfeld. Sato no se alteró mucho: “Así es la vida, esto es Fórmula 1”.

Tampoco dijo muchos piropos Colin McRae sobre los pilotos franceses Francois Delecour y Gilles Panizzi: “Son como un psicópata y un aprendiz de psicópata”.

McRae no salió muy bien parado en la comparación que hizo Juha Kankkunen sobre éste y Carlos Sainz. Durante el RAC Rally de 1995 señaló: “Si Colin gana a Carlos sólo puede ser por dos motivos: o porque el coche de Colin anda más que el de Carlos, o porque el coche de Carlos anda menos que el de Colin”.

Volviendo a la Fórmula 1, tenemos esta perla de Jacques Villeneuve, cuando en la tempirada 2003 tuvo de compañero en BAR Honda a Jenson Button. “Jenson Button es un playboy. Es el peor compañero de equipo que se puede tener”. Al terminar el año, el canadiense hizo las maletas.

Pero para perlas las de Nelson Piquet. El tricampeón del mundo era muy bromista y soltaba muchas frases, medio en serio medio en broma. “Ayrton Senna sólo es un taxista homosexual de Sao Paulo”, dijo una vez. En otra ocasión, el objetivo fue Nigel Mansell: “Yo estoy acostumbrado a ganar campeonatos y Mansell a perderlos”. Haciéndose querer.

Hablando de Mansell, ‘El León’ ganó el Mundial de Fórmula 1 en 1992 y al año siguiente se fue a la CART norteamericana, que también ganó. Nigel Mansell vio una clara diferencia entre las dos competiciones: “Aquí en América veo que los pilotos son un poco más cabrones que en la Fórmula 1”. Esperemos que se lo tomasen como un halago.

Juan Pablo Montoya, en la sesión de clasificación del GP de Bélgica 2002, tras ser entorpecido por Kimi Raikkonen en su vuelta rápida, gritó por radio: “Jodido Raikkonen, qué jodido idiota”.

Cambiamos de finlandés y hablamos de Mika Hakkinen. Más que con pilotos, a Hakkinen le gustaba jugar con la prensa. Un ejemplo lo tenemos en el GP de España 1999, donde ganó dominando la carrera en todo momento. En la rueda de prensa le preguntaron: “¿Pareció muy fácil, fue así?”. La sarcástica respuesta: “Oh, sí, fue muy fácil, no te lo puedes creer… (pausa larga)… no, no lo fue, obviamente”.

Damon Hill soltó esta machada sobre Michael Schumacher. “No consideraré a Michael Schumacher mejor que yo hasta que no gane el título con 36 años, como cuando gané yo el campeonato. Espero que Schumi no sea mejor que yo”. El alemán no lo consiguió, pero a pesar de todo en la clasificación de mundiales ha vencido 7 a 1.

Mario Andretti, dejando las cosas claras desde el principio: “Hay dos zonas por donde adelantarme: en la grava o en el muro. La decisión es cosa tuya”. El que avisa no es traidor.

Michelle Mouton fue la primera mujer en ganar varias pruebas del Mundial de Rallyes y tuvo opciones de hacerse con el título de campeona. Era muy rápida y agresiva. Por su parte, Walter Röhrl era más metódico, no le gustaba arriesgar y era más regular. Pero la presión de Mouton hizo cambiar de parecer a Röhrl: “Prefiero estrellarme a ser batido por una mujer”.

Sobre hacer pocos amigos y meter el dedo en la llaga, tenemos una muestra reciente en Fernando Alonso. El piloto asturiano lanzó una ‘pullita’ a nivel internacional en el GP de Alemania de 2012, cuando la crisis económica de Italia, España y Grecia contrastaba con la buena salud financiera de Alemania. Alonso ganó con su Ferrari y siendo entrevistado en el podio dijo: “No entiendo de política, pero es cierto... En España no está muy bien la situación; pero un español con un coche italiano diseñado por un griego ganando en Alemania está muy bien”.

Al principio comentábamos que también mencionaríamos algunos casos de pilotos que no necesitan abuela. Buen ejemplo fue James Hunt, cuando dijo: “Se terminaron vuestras preocupaciones sobre mi futuro. He decidido lo que voy a ser en la vida. No solo voy a conducir un Fórmula 1, sino que voy a ser Campeón del Mundo”. Ahí queda eso.

Juan Pablo Montoya se expresó en los mismos términos en su momento: “Yo vine a la Fórmula 1 a ganar, no a ser parte de la procesión”. Siete carreras ganó, para ser exactos.

Y siguiendo la línea, ésta fue la contestación de Ayrton Senna a Ferrari en 1992, cuando el equipo italiano, que llevaba varios años sin ganar el campeonato, le ofreció un contrato: “Yo corro para ser campeón, no para ganar dinero”.

Quién sí saboreó las mieles del éxito con Ferrari fue Michael Schumacher. El alemán ha roto todos los récords de la Fórmula 1 pero declaró: “¿Si he pilotado al límite alguna vez? Muchas en el del coche, nunca en el mío”. Pues menos mal.

Rubens Barrichello, fiel escudero de Schumacher en Ferrari, tiene una visión muy curiosa de los éxitos del equipo italiano con el piloto alemán. “No es apenas una coincidencia que desde que yo llegué a Ferrari pasó a ganar todo”. Te creemos, Rubens.

Eddie Irvine también soñó con el Kaiser en alguna ocasión: “Yo soy el segundo mejor piloto del mundo tras Michael Schumacher”. Esto ya cuesta más creerlo, siendo sinceros.

Enzo Ferrari, el fundador de la marca de Maranello, se autodefinía de la siguiente manera: “Nunca me he tenido por ingeniero o inventor, solamente me considero un promotor y agitador de ideas”. Y muy bien que se le daba.

El piloto de rally francés Didier Auriol, que se proclamó campeón del mundo en 1994, ha pasado los 50 años de edad pero sigue haciendo sus pinitos sobre cuatro ruedas. “Antes era joven y rápido, ahora sólo soy rápido”, señaló en una ocasión.

Y terminamos con algo actual, que no es otro que Kimi Raikkonen tocando las narices a su ingeniero de pista. En la carrera de 2012 en el circuito de Abu Dhabi su ingeniero de pista le comunicaba las distancias con el resto de pilotos por radio, y el finlandés le interrumpió: “Dejadme en paz, sé lo que hago”. En la misma carrera, cuando le repitieron el mensaje de que debía cuidar los neumáticos: “Sí, sí, sí, sí, lo hago todo el rato. No tenéis que recordármelo cada segundo”. A pesar de todo, en la escudería se lo tomaron con humor.

Sigue leyendo...

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto