¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Los híbridos cambiarán el mercado de ocasión, consejos para comprar con seguridad

    Detalle del puerto de carga en los modelos híbridos enchufables de BMWBMW

    Para los fabricantes, esta nueva década supone entrar de lleno en la era de la electrificación al más alto nivel. Es decir, eléctricos a mansalvas es el gran objetivo. Pero su elevado precio hace que sean los híbridos -y enchufables- la apuesta más segura y los que van a dar un vuelco al mercado de ocasión.

    Casi se puede decir que las marcas están inmersas en una profunda crisis, hablando desde las emisiones de CO2. Los estrictos límites de las cifras promedio obligan a buscar alternativas de movilidad sostenible que hagan bajar las cifras. Saldrán de esta "crisis" cuando sus valores se encuentren por debajo de los 95 g/km.

    Los eléctricos son la solución, pero hay que venderlos y matricularlos para que cuadren las cuentas, y sus elevados precios comparados con la autonomía no son aptos para muchos clientes. Así, expertos analistas mundiales están convencidos de que los primeros cinco años de esta década, los híbridos -y los enchufables- serán los reyes.

    Modelos híbridos como el Subaru XV Eco Hybrid, sin ser enchufable, serán nuevas oportunidades en el mercado de ocasión

    Pero no solo en el mercado de coches nuevos, sino también en el de segunda mano, una oportunidad para muchos que no estén todavía convencidos de esta tecnología pero que va a permitir cambiar el mercado de coches usados, con una amplia oferta en prácticamente todos los segmentos del mercado.

    Comprar un coche híbrido usado requiere prestar atención a algunos detalles más que a uno de combustión

    Si estás interesado en comprar un coche híbrido usado, conviene que tengas en cuenta los siguientes consejos, una revisión de los elementos clave del tren de propulsión para evitar disgustos. La complejidad técnica de esta parte aumenta la dificultad de detectar fallos comparando con un motor de gasolina o diésel, a pesar de que el desgaste es mucho menor.

    La función de recuperación de la energía es una de las claves a verificar, conduciendo con la batería casi en el mínimo de energía y comprobar que el sistema recarga cundo se frena o el motor de combustión retiene, lo cual permite también conocer el estado de la batería.

    Hay que tener en cuenta que la vida útil de una batería no está garantizada de por vida, sino más bien en kilometrajes de hasta 160.000 kilómetros o hasta 8 años en tiempo, y algunos fabricantes aconsejan cambiarla tras un elevado período de tiempo, como 10 o 15 años, suponiendo un coste muy alto en algunos modelos y razón por la que algunos venden directamente el coche.

    La tercera supone estudiar el comportamiento del sistema en conducción. A velocidades moderadas, los híbridos son propulsados por la energía de la batería, por lo que cuando se acaba o se demanda un extra de potencia, se conecta automáticamente el motor de combustión. Este proceso se realiza sin tirones y es casi imperceptible, por lo que conviene comprobar que se lleva a cabo de tal forma y con suavidad.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto