¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Nissan GT-R R35, su evolución técnica y estética en sus 12 años de vida

31

Si los planes se cumplen, en 2020 podríamos ver una nueva generación: es momento pues de echar un vistazo a la evolución del Nissan GT-R R35, un deportivo que pasará a la historia por haber puesto patas arribas algunas de las reglas establecidas. Más pesado, menos potente, más rápido. ¡Esta es la historia del milagro japonés!.

Entre estos dos Nissan GT-R hay más de 10 años de historia

El Nissan GT-R R35 es uno de los coches protagonistas de la última década, de eso no hay duda. Llegó y venció, además con una contundencia que obligó a marcas mucho más consolidadas en el segmento de las altas prestaciones a redefinir sus objetivos. Nissan llevaba décadas fuera del segmento de los deportivos de altas prestaciones y para ser honestos, hacía mucho tiempo, demasiado, que no ponía en apuros a un Porsche o a un Ferrari. El Nissan GT-R llegó para cambiar todo eso y lo consiguió.

Otra particularidad es la evolución del Nissan GT-R con el paso del tiempo: la marca japonesa ha querido que su buque insignia siempre estuviese al día, mejorándolo con el paso del tiempo para mantenerse en plena forma. A continuación repasamos la evolución del Nissan GT-R R35, con todas las modificaciones que ha ido sufrido a lo largo del tiempo, tanto a nivel técnico como estético. ¡Así se ha hecho mayor el Nissan GT-R!

GT-R Concept & GT-R Proto, antesala a Godzilla

Se presentó como trabajo conceptual en 2001 bajo el nombre "GT-R Concept", junto a la promesa de traer de vuelta a Godzilla en el Siglo 21. En 2005 Carlos Ghosn nos presentó en Tokyo el "GT-R PROTO Concept" con un aspecto muy parecido al inminente modelo de producción cuyo objetivo sería batir al Porsche 911 Turbo de la época

El propio CEO de la marca llegó a marearse durante las últimas pruebas internas. Como curiosidad señalar que el fabricante japonés usó como mula de desarrollo un Infiniti G35 muy modificado, ensanchado, al que le metieron toda la parte técnica bajo su carrocería. Podéis ver muchas fotos de estos concepts en la galería superior.

Nissan GT-R 2007, nace una leyenda

El primerísimo. La presentación del Nissan GT-R tuvo lugar en el Salón de Tokyo de 2007, como la evolución natural de la saga Skyline pero con otro planteamiento: entrar en el segmento de los superdeportivos más salvajes de la historia. También debía funcionar como coche para mejorar la imagen de marca de la compañía. Empezó su comercialización en el mercado nipón el 6 de diciembre de 2007, mientras que en Europa y EEUU no llegaría hasta mediados o finales de 2008: los primeros ejemplares privados se empezaron a entregar en España en marzo-abril de 2009.

La primera evolución del Nissan GT-R contaba con un motor V6 biturbo de 480 CV, una cifra superior a la de algunos de sus rivales directos, como los 420 CV del Audi R8 e igualando la cifra del Porsche 911 Turbo. Desde un primer momento llamó la atención por sus prestaciones: misma potencia, casi 200 kg más y era más rápido que el deportivo de Stuttgart. Su tiempo de vuelta en Nurburgring fue de 7:38:54. ¿Magia? No, tecnología.

El Nissan GT-R llegó al mercado con un innovador sistema de tracción integral y un fantástico equilibrio de suspensiones y puesta a punto que le permitía ser más rápidos que sus rivales, también en circuito, pese a su peso. Consiguió batir a pesos pesados como el Lamborghini Gallardo o el propio 911 Turbo en Nürburgring, algo que no sentó nada bien en Porsche. ¡En un coche que costaba menos de la mitad!

2007, el Nissan GT-R hace su debut en Tokyo

En su primera evolución, el Nissan GT-R aceleraba de cero a cien en 3,9 segundos, con una velocidad máxima de 311 km/h y un consumo medio homologado de 12,2 litros a los 100 km/h. No obstante, en España, esta versión estuvo menos de un año a la venta: solamente los primeros pedidos contaron con esta especificación, a continuación te contamos la razón.

Nissan GT-R 2009-2010

Los primeros Nissan GT-R se matricularon en España en abril de 2009 y prácticamente desde ese mismo mes, todos los pedidos que se realizaron de ahí en adelante, con entregas previstas a mediados de 2010, ya contaban con una nueva especificación. La principal novedad radicaba en una ligera recalibración de la electrónica del motor, para conseguir 5 CV extra y un par idéntico en 588 Nm.

Interior del Nissan GT-R expuesto en el Salón de Tokyo

También se intentó mejorar el refinamiento de la mecánica y sus condiciones más prácticas: se rebajó una décima el consumo medio y se amplió el depósito de combustible hasta los 74 litros (3 litros más) mejorando la autonomía hasta los 614 km. Para mejorar el comportamiento dinámico se incorporó una renovada suspensión Bilstein Damptronic para ser todavía más eficaz en circuito, así como unos neumáticos Dunlop SP Sport 600 DSST.

A nivel estético, pocos cambios, más allá de ligeros toques como un nuevo color blanco perlado o las llantas ‘Rays’ de 20 pulgadas con acabado grafito de serie y un toque más oscuro en la versión ‘Black Edition’. También se mejoró el refinamiento de la transmisión y se mejoró el sistema de Launch Control: a partir de ahora el coche salía a 2.500 vueltas frente a las 3.500 de la primera versión. Con estos cambios, el Nissan GT-R mejoró sus cifras de aceleración en medio segundo, hasta conseguir un cero a cien en 3,4 segundos.

En 2009 llegó el Nissan GT-R R35 Spec-V

Nissan GT-R Spec V, esta versión especial ve la luz en 2010

En 2009 Nissan anunció el lanzamiento de una versión más radical y orientada al circuito sobre la base del GT-R. El Nissan GT-R Spec-V tenía un objetivo principal: reducir el peso para hacerlo más eficaz en circuito. Para conseguirlo se recurrió a materiales ligeros como la fibra de carbono o el titanio, en elementos como el sistema de escape. También contaba de serie con discos carbocerámicos desarrollados junto a Brembo para reducir peso sostenido y mejorar la capacidad de frenado y la resistencia a la fatiga.

Elementos como el alerón trasero, la calandra o el conducto de frenos estaban fabricados en fibra de carbono.. Otro elemento único de esta versión eran las llantas forjadas desarrolladas específicamente para esta versión por el departamento Nissan Motorsport International (NISMO). Para reducir al máximo el peso, el Nissan GT-R Spec-V se quedó sin asientos traseros, convirtiéndose así en un modelo biplaza.

A nivel mecánico también se modificó la gestión de la sobrealimentación para que el motor genere más par a medias y altas revoluciones aunque mantenía la potencia. Con menos peso, las prestaciones mejoraron en todos los frentes, consiguiendo bajar de los 3 segundos en el cero a cien.

El Nissan GT-R Spec-V fue también el homenaje de la marca a los 40 años de la saga GT-R y por eso solamente se pusieron a la venta 40 unidades en el Viejo Continente. ¡Cada uno de ellos costaba el doble que el modelo convencional! 165.990 euros. Un dineral.

Nissan GT-R 2011, mejoras en motor y chasis

Poco después, el Nissan GT-R se volvía a actualizar, con novedades estéticas de peso, como por ejemplo un nuevo paragolpes frontal con tomas de aire optimizadas aerodinámicamente y con los característicos LED diurnos que ya no se volverían a marchar de su frontal. Esta sería la novedad más importante tras casi cuatro años en el mercado, con mejoras también en el interior, el equipamiento o el apartado mecánico.

El Nissan GT-R 2011 ha sido probablemente la evolución más importante en la historia del superdeportivo japonés: a una subida notable de la potencia, sumaba nuevas versiones y distintas configuraciones que hacían modificar su estilo por completo. A continuación puedes ver algunos de los cambios más importantes del Nissan GT-R 2011.

En 2011 el GT-R estrenó luces diurnas y más potencia: 530 CV

El motor del Nissan GT-R 2011 fue mejorado notablemente modificando la presión de los turbocompresores, la apertura de válvulas, mejorando la admisión y el escape y consiguiendo más potencia, más par y menos consumo. Se alcanzaban los 530 CV a 6.400 revoluciones, con un par de 612 Nm constante desde las 3.200 hasta las 6.000 vueltas, mejorando las prestaciones y la respuesta del motor en la zona media.

También se añadió un nuevo modo ‘SAVE’ para reducir los consumos en viajes en vías rápidas, mientras que el modo ‘R Mode’ modificaba la configuración de la transmisión y del sistema Nissan Vehicle Dinamics Control, capaz de modificar la respuesta del control de tracción o de estabilidad.

La rigidez mejoró gracias al uso de fibra de carbono y panel de abeja realizado en aluminio en zonas claves como el compartimento del motor. También se modificaron algunos paneles de la carrocería para mejorar elementos como el sensor de fuerza G.

Desde 2011 su configuración ofrece el modo SAVE, a la izquierda.

La suspensión modificó el ángulo de lanzamiento del eje delantero de 5,35% a 6,00% mejorando la estabilidad en línea recta. En la suspensión trasera se rebajó la altura del centro de balanceo para mejorar la tracción del eje trasero. Los frenos también mejoraron con discos de 390 mm que mejoran la potencia de frenada y reducen la fatiga.

Más versiones para el Nissan GT-R 2011

El Nissan GT-R 2011 introdujo la mayor revolución a nivel de acabados y gama. Si la primera generación se conformaba con tres versiones, la estándar, la Premium y la Black, la nueva versión sumaba un total de seis versiones: Pure Edition, Black Edition, Premium Edition, SpecV, Club Track y EGOIST.

Plazas traseras GT-R Track Pack 2011: volvía a ser biplaza

En el interior se mejoró la pantalla, se utilizaron inserciones de fibra de carbono real y se intentó mejorar la sensación de calidad de los acabados. Los asientos también mejoraron, mejorando el confort en las versiones básicas, mientras que la versión Black Edition equipaba unos buckets con cuero perforado.

El Nissan GT-R 2011 SpecV no fue tan exclusivo como la anterior generación, ya que no estaba limitado, pero sí se mantuvo en la gama para aquellos que querían un plus de deportividad: se mantenían elementos como diferentes piezas en fibra de carbono, las llantas forjadas o los neumáticos Dunlop SP SPORT MAXX GT 600 DSST CTT de serie.

El Nissan GT-R 2011 Club Track Edition nació para los más exigentes, Nissan puso a la venta una versión ‘carreras-cliente’ aunque lamentablemente solamente se distribuyó en tres centros de alto rendimiento de Nissan en Japón.

GT-R Egoist, cuero para asientos, puertas y salpicadero.

Nissan quiso incrementar la sensación de calidad del GT-R, considerado por muchos como un superdeportivo ‘low cost’ a nivel de materiales y acabados. Para eso creó el GT-R Egoist, una versión exclusiva creada con los mejores materiales y con una total capacidad de personalización. El interior se cubría completamente de cuero, que se podía elegir en 20 colores diferentes y contaba con costuras en forma de rombo, y se equipaba con elementos de lujo como un sistema de sonido Bose específico. También se incluían elementos deportivos derivados de la versión SpecV, como las llantas forjadas o el alerón en fibra de carbono.

Nissan GT-R 2012, hasta los 550 CV

El Nissan GT-R sufrió en 2012 una nueva vuelta de tuerca, incrementando la potencia hasta los 550 CV. Los cambios a nivel estético fueron mínimos, aunque eso no significa que no hubiera cambios interesantes por debajo de su carrocería.

La tapa del motor ha cambio de color con el paso de los años. En 2007 fue negra, desde 2008 azul y a partir de 2011 es de color roja. El NISMO tiene una roja exclusiva.

En términos mecánicos la ganancia de 20 CV se consigue gracias a una admisión mejorada a la optimización de los gases de escape y a la mejora de la refrigeración de las válvulas de escape mediante válvulas rellenas de sodio. También se mejoró el control de apertura de las mismas y la relación de la mezcla de aire y el momento de ignición. La transmisión mejoró el tacto y la suavidad gracias a un diseño más robusto de la horquilla del selector interno y de un rodamiento mejorado en el volante de inercia.

Cada motor está firmado por el ingeniero responsable de su ensamblaje

A nivel de estructura se refuerza parte de la rigidez de la carrocería para aguantar y mejorar el feeling con el nuevo extra de potencia. Se refuerza la parte posterior del vano motor y la viga del salpicadero. Se modifica el equilibrio de la suspensión en los ejemplares con el volante a la derecha, aunque quizás la novedad más interesante sea la posibilidad de montar los frenos carbonocerámicos NCCB de manera opcional en los acabados Premium y EGOIST.

En esta actualización se sigue mejorando en la calidad interior, tanto de ajustes como de materiales, mientras que cierto equipamiento de lujo, como la cámara de visión trasera, es ahora de serie en todas las versiones. Toda la gama recibe el sistema de altavoces estrenado previamente en la versión EGOIST, el Bose Precision Sound System.

Nissan GT-R 2013, mejoras heredadas de la competición

La técnica del GT-R al descubierto

El Nissan GT-R volvía a recibir una actualización derivada, directamente, de las mejoras gracias a la experiencia de la participación del GT-R en las 24 Horas de Nürburgring. Las novedades tenían como objetivo mejorar la rigidez y la eficacia de la amortiguación. También el lujo: la versión ‘Premium Edition’ empezó a incluir cuero ‘Semi-Anilina’ de mayor calidad y se podían elegir nuevos colores en el interior: mejoras derivadas de la versión EGOIST.

El motor recibió nuevos inyectores para optimizar la alimentación, consiguiendo una mejora de la respuesta del motor en medio régimen y la aceleración a altas revoluciones. También incorpora una nueva válvula bypass del turbo que elimina el descenso de la presión de inyección forzada y mejora la aceleración en altos regímenes de vueltas. Se desarrolla un nuevo deflector en el interior del cárter para disminuir la fricción rotativa en conducción deportiva.

El objetivo de los ingenieros de Nissan con esta nueva evolución era rebajar el centro de gravedad del vehículo de acuerdo con el movimiento de flexión que realizan tanto la suspensión como los neumáticos. Para ello, el Nissan GT-R 2013 montó nuevos amortiguadores, muelles y barra estabilizadora delantera. También se mejoró la caída de las ruedas en el eje delantero para optimizar la estabilidad en curvas. A nivel de carrocería se añadieron refuerzos en la barra estructural del salpicadero para mejorar la rigidez estructural.

Nissan GT-R 2014, ahora con tecnología LED

Así son los pilotos LED delanteros. Detrás también añadieron esa tecnología.

A nivel estético los cambios del modelo de 2014 son realmente escuetos: quizás la mejor pista para reconocerlo sea su mirada: este GT-R fue el primero en incorporar faros con tecnología full LED y sistema adaptativo AFS. También se incorporó a la gama un nuevo color de carrocería, el rojo Gold Flake perlado, con partículas microscópicas de cristal dentro de la pintura creando un efecto de profundidad y brillo según las condiciones de luz.

El motor no sufrió modificaciones pero sí elementos del chasis como la suspensión, con una mejora para reducir la inclinación de la carrocería. Se incluyó un control electrónico de las válvulas de los amortiguadores así como la modificación de la dureza de la barra estabilizadora delantera. El objetivo es mejorar el agarre también en firmes en mal estado, mejorando a su vez el refinamiento con la reducción de ruido y vibraciones.

En esta versión también se mejoraron los frenos y la dirección, así como la incorporación de serie de los neumáticos Dunlop SP Sport Maxx GT600 DSST CTT. El vehículo se puso a la venta en japón a finales de 2013, por lo que en España no llegó hasta bien entrado 2014

En 2014 vió la luz el Nissan GT-R NISMO R35

Corona la gama el GT-R Nismo con 600 CV

En el Salón de Ginebra 2014 se presentaba al mundo el Nissan GT-R NISMO, la versión más radical y salvaje de la historia del GT-R. Desarrollado en conjunto con el equipo de competición de Nissan, el objetivo era mejorar las prestaciones gracias a un incremento de la potencia, una aerodinámica optimizada y una puesta a punto más radical y salvaje.

El GT-R NISMO evolucionó el motor V6 biturbo de 3.8 litros hasta la cifra psicológica de los 600 CV. El par también aumentó hasta los 652 Nm. El principal motivo de esta ganancia de potencia fue la incorporación de nuevos turbocompresores más grandes y de mayor caudal derivados directamente de la versión GT3 de competición. Se mejoró la combustión gracias al control individualizado de ignición y de las mejoras en la bomba de gasolina.

El chasis también se revisó. Se montaron muelles y amortiguadores Blistein DampTronic en ambos ejes y desarrollados para este modelo. La suspensión cuenta con tres modos: confort, normal y R, esta última desarrollada para circuito. Se montaron brazos de suspensión específicos para mejorar la estabilidad, así como anclajes más rígidos y una nueva barra estabilizadora trasera de 17,3 mm de grosor para mejorar la rigidez y reducir los movimientos de la carrocería.

La parte trasera del NISMO es sin duda lo más llamativo

El buque insignia de la marca tenía que lucir un aspecto más deportivo y radical y así fue: tanto en el exterior como en el interior se implementaron una serie de mejoras para asalvajar su aspecto. Pero más allá de estilo, estas mejoras también tenían una función, mejorar la aerodinámica: gracias al nuevo parachoques delantero, al carenado inferior del motor o al alerón trasero de carbono se generaban 100 kg extra de downforce a 300 km/h.

Esta versión NISMO también montó unas llantas derivadas de la versión de carreras mientras que en el interior se instalaron unos buckets RECARO de fibra de carbono que además de un extra de agarre ofrecen un mayor feeling deportivo. El fondo del cuadro de mandos en rojo o las inserciones de fibra de carbono y alcántara le dan el punto más radical requerido. Aquí tienes una galería de fotos con la evolución del Nissan GT-R NISMO R35.

La evolución que seguiría el Nissan GT-R

Más refinamiento para el Nissan GT-R 2015

En la versión del año 2015 dos fueron los elementos clave: un mayor refinamiento y la incorporación de una versión Track Edition desarrollada por NISMO. El objetivo de Nissan era mejorar la parte más práctica del coche, intentando que por fin sea el Gran Turismo con el que soñaban en Japón. Para ello se llevaron a cabo las siguientes modificaciones en el chasis.

Se modificó la respuesta electrónica de los amortiguadores para mejorar la estabilidad, el refinamiento y la precisión en curva. Los neumáticos también fueron modificados para mejorar la estabilidad, especialmente en asfaltos en mal estado. Frenos, dirección y transmisión también fueron puestos a punto principalmente con un objetivo: mejorar el refinamiento, reduciendo ruido y vibraciones.

La versión Track Edition era una vuelta de tuerca más radical sobre la base del GT-R ‘normal’, para aquellos que no necesitaban tantas prestaciones como las ofrecidas por la versión NISMO pero que tampoco querían tener un coche más cómodo y refinado, como pretendía Nissan.

Nissan GT-R Track Edition model year 2015

En este caso, Nissan Motorsport se ocupó de modificar la suspensión, las estabilizadoras, la rigidez de la carrocería, las llantas y los neumáticos. El objetivo era tener un GT-R que mantuviese intacta la deportividad más radical.

La comodidad del habitáculo ha mejorado mucho en una década, en 2007 el maletero era un horno, en 2017 la insonorización interior resulta notable.

Nissan GT-R 2017, cambios por fuera y por dentro

La última gran evolución del Nissan GT-R llegó en el año 2017, aunque su presentación tuvo lugar en el Salón de Nueva York de 2016. Sin duda, a nivel estético supuso el gran salto del GT-R desde su lanzamiento, con una modificación total de la parte frontal y una zaga con elementos nuevos, aunque siguiendo la misma línea de diseño mostrada hasta la fecha.

El Nissan GT-R recibió un cambio estético notable, especialmente en la parte frontal, donde recibe un nuevo paragolpes con tomas de aire rediseñadas y un aspecto más agresivo. La nueva parrilla en forma de V, característica del nuevo lenguaje de diseño de Nissan, es protagonista, aunque no todo es estética: la nueva parrilla también incrementa el flujo de aire que llega al motor sin afectar al rendimiento aerodinámico.

El lavado de cara que llegó en 2017

Y es que la mayor parte de cambios estéticos tienen un motivo aerodinámico funcional detrás. Se ha mejorado la generación de fuerza de apoyo, la reducción de la resistencia al avance y la mejora de la refrigeración de los elementos mecánicos más importantes. Por ejemplo, los faldones laterales de mayor tamaño mejoran la estabilidad, mientras que el Pilar C rediseñado reduce la formación de vórtices aerodinámicos en esa zona.

En el interior el nuevo Nissan GT-R buscó reunir las mejoras realizadas en las últimas generaciones, mejorando la calidad de acabados y materiales, optimizando el refinamiento al máximo y con un equipamiento generoso en términos de lujo.

Se rediseñó por completo el habitáculo, dando un mayor protagonismo a la pantalla central y reduciendo el número de botones, simplificando su uso: de 27 a apenas 11 mandos. Un salto tecnológico importante en el interior para acercarlo a sus rivales en este aspecto.

La calidad del interior aumentó muchísimo.

A nivel mecánico, el motor V6 biturbo de 3.8 litros aumentó la potencia en 20 CV para alcanzar los 570 CV, gracias a un incremento en la presión del turbo y a un sistema de encendido electrónico que controla cada cilindro de manera independiente: una mejora derivada del GT-R NISMO. También se recubrió el interior de las cámaras de combustión con plasma para reducir la fricción, rebajar el peso y mejorar la refrigeración. Como siempre, cada motor se realiza de manera artesanal y una placa identifica al maestro TAKUMI encargado de montar el propulsor.

En esta última evolución también se mejoró la transmisión de seis velocidades y doble embrague, optimizando su rendimiento en diferentes situaciones, como por ejemplo circulando a baja velocidad: la transición entre la primera y la segunda es ahora más suave y refinada. El nuevo sistema de escape de titanio mejora la evacuación del aire caliente gracias a una nueva toma de tipo NACA justo delante del silenciador. También se ha reducido ligeramente el sonido en la parte baja del cuentarrevoluciones, para mejorar el refinamiento en el día a día, en una conducción tranquila.

La zaga ofrece cambios en paragolpes y sistema de escape

La tracción integral ATTESA E-TS es una de las principales novedades de la actualización, con el primer eje transversal trasero independiente del mundo. El Nissan GT-R se comporta en conducción normal como un vehículo de tracción trasera, enviando el 100% del par al eje trasero. Pero puede modificarse hasta llegar a un 50% en cada eje en función de la velocidad, la aceleración lateral, el ángulo de dirección, el deslizamiento de los neumáticos, el tipo de superficie y la inclinación de la carrocería.

En el Nissan GT-R 2017 también se mejoró la rigidez de la carrocería y el chasis, con acciones en el Pilar A, refuerzos en la zona del maletero y una búsqueda de un mejor equilibrio entre ejes. Los amortiguadores ajustables electrónicamente Bilstein DampTronic del GT-R mantienen la estabilidad optima en cualquier tipo de situación.

Para mejorar el refinamiento, el sistema ANC (Active Noise Cancellation) utiliza unos micrófonos estratégicamente situados en el habitáculo para identificar y reducir los ruidos no deseados de baja frecuencia utilizando una onda de sonido de la misma amplitud a través de los altavoces. Por su parte, el sistema ASE (Active Sound Enhancement) mejora el sonido que llega del escape al habitáculo para disfrutar del rugido del V6 de una manera más directa. Adiós ruidos desagradables, hola sonido del motor.

Nissan GT-R Track Edition con vinilos decorativos "23" pero llantas estándar

Nissan GT-R 2018: Estándar, Premium, Black, Track y Nismo

A día de hoy, en Europa se sigue comercializando la misma versión con los tres acabados clásicos: el básico o premium, el Black edition, el Track Edition by NISMO y la versión Nissan Motorsport, la más radical, que desde su nacimiento en 2014 se ha mantenido con los 600 CV.

Pero en EEUU, en 2018 llegó una nueva actualización, cuya principal novedad es la incorporación a la gama de una nueva versión de acceso bautizada como ‘Pure’ y que se sitúa con un precio base inferior a los 100.000 dólares. ¿A qué renuncia? Pues al sistema de neutralización de ruidos ANC, al sistema de escape de titanio o al equipo de audio BOSE. Además, la versión premium (y superiores) reciben conectividad Apple CarPlay.

Interior Nissan GT-R Track Edition, asientos inspirados en Motorsport

Nissan GT-R 2019, comienza su última etapa comercial

En 2019 también se celebra el 50 aniversario del Nissan GT-R, por lo que la marca japonesa no ha dudado en crear una versión conmemorativa con la que celebrar el medio siglo de vida. Uno de los elementos más destacables de esta edición especial es el desarrollo de tres combinaciones de color exclusivas e inspiradas en las decoraciones del GT-R original en las Japan GP Series. Destaca el color azul Bayside con franjas en color blanco, un color especial de cuatro capas. También está disponible en color blanco con rayas rojas y en color plateado con franjas blancas.

En el interior también encontramos detalles únicos, como un interior tapizado en color gris y muchos elementos tapizados en alcántara, como el volante o el techo. Bajo el capó, el motor V6 biturbo de 3.8 litros recibe nuevos turbos que mejoran la respuesta del motor a bajas revoluciones y mejoran la eficiencia en un 5%. La potencia, no obstante, no varía demasiado: 565 HP y 633 Nm de par (datos homologados USA). Asociado a la caja automática de doble embrague y ahora con un modo R menos brusco.

Edición especial 50 aniversario.

Nissan GT-R Nismo 2020, lo más de lo más

Además del GT-R 50th Anniversary, el Salón de Nueva York 2019 también ha visto la presentación de la última evolución del Nissan GT-R Nismo 2020. No hay grandes cambios: mantiene los 600 CV del propulsor V6, pero sí recibe elementos derivados directamente de la versión GT3 de competición.

La fibra de carbono ahora inunda buena parte de su exterior: capó, techo, paragolpes delanteros y traseros, alerón o tapa del maletero. Todos estos elementos reducen el peso en 10,5 kg. Gracias a otras actualizaciones en motor y en nuevas piezas más ligeras, el peso se ha reducido un total de 20 kg.

Nissan GT-R Nismo 2020

El nuevo Nissan GT-R Nismo también incorpora nuevas llantas RAYS de 20 pulgadas con nuevos neumáticos Dunlop. Los asientos también tienen un nuevo diseño, mejorando el agarre en una conducción deportiva. La tapicería de alcántara sigue siendo muy protagonista en el interior, consiguiendo un ambiente muy racing.

Bajo el capó, el rediseño de los turbos, con una nueva turbina y menos palas, optimiza el caudal y mejora la respuesta en un 20%. La transmisión también recibe las mejoras, especialmente en el Modo R, vistas en la versión 50 aniversario. La suspensión se ha revisado, mientras que los frenos cuentan ahora con discos carbo-cerámicos de 410 mm en el eje delantero y de 390 mm en el trasero.

Evolución constante para una leyenda

Godzilla es todo un símbolo

Como habéis podido comprobar en este artículo especial, el modelo no ha parado de evolucionar y mejorar constantemente, ya no solo en cuanto a prestaciones, si no a nivel técnico, para transmitir una mejor sensación cuando se conduce.

Los cambios estéticos son fácilmente identificables pero hay algo mucho más importante que también ha ido madurando con el tiempo: su fiabilidad, y eso para un deportivo de alto rendimiento como este es fundamental.

Mejorado constantemente: prestaciones, calidad interior y fiabilidad

Noticias relacionadas

Nissan GT-R R35, su evolución técnica y estética en sus 12 años de vida
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto