¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Coches RarunosHorch 853 AS 12 Lepil, de descapotable de lujo a camión de bomberos

    11
    Uno de los coches de bomberos más singulares de todos los tiempos

    El Horch 853 AS 12 Lepil es uno de los coches de bomberos más espectaculares de todos los tiempos y uno de los vehículos de emergencias más rápidos de su época. Lo más increíble es que en su origen era un lujoso Horch cabriolet.

    En noviembre de 1945 el cuerpo de bomberos de Brno-Komín, en Checoslovaquia, adquirió un lujoso Horch descapotable. Sí, ha leído bien: descapotable. Pero ¿qué pinta un cabrio en la lucha contra incendios? Hoy en Coches Rarunos te contamos el origen de uno de los coches de bomberos más espectaculares y extravagantes de la historia.

    Como la mayoría de historias de aquella época, los motivos de aquella decisión de los bomberos de Brno tienen mucho que ver con la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar el conflicto la escasez de vehículos especializados era palpable así que muchas empresas y organismos se decantaban por turismos que luego eran modificados para diversos fines en la Europa de la posguerra.

    Nadie le echó más imaginación que la brigada de bomberos de Brno-Komín, uno de los distritos de la ciudad de Brno. Adquirieron un Horch 853 Sport Cabriolet a buen precio a pesar de ser un vehículo de gama alta ya que esa unidad había sido abandonada por un comandante alemán de alto rango que huyó de la región en los últimos días de la guerra.

    Se fabricaron un millar de unidades del Horch 853 Sport Cabriolet. Esta transformación es única

    De las cuatro marcas de Auto Union (Audi, DKW, Horch y Wanderer), Horch era la que se encarga de los vehículos de lujo y éste fue el último modelo lanzado por la compañía alemana, que suspendió la producción de turismos en marzo 1940. A pesar de todo, los bomberos de Brno señalan que es un modelo de 1941 así que este 853 con carrocería convertible debió ser una de las últimas unidades fabricadas.

    Aquel deportivo sería ideal para los desplazamientos de emergencia pero para cumplir con sus funciones debía recibir grandes modificaciones. Para el diseño se contrataron los servicios de Lepil, una compañía carrocera que tenía mucha experiencia en vehículos comerciales, agrícolas y especializados. El fundador, Tomáš Lepil, había fallecido en 1935 pero sus hijos Bedřich y Josef siguieron adelante con el negocio familiar.

    Así que en Lepil se pusieron manos a la obra y la modificación del vehículo se realizó con calma, desde 1946 hasta 1949. Al fin y al cabo eran tiempos convulsos para el carrocero. Los alemanes tomaron la empresa durante la II Guerra Mundial y la utilizaron para la reparación y construcción de vehículos de combate hasta que fue liberada en 1945. Tras esto volvió a la producción de camiones, autobuses y tractores pero se encontraba inmersa en una batalla contra la nacionalización de la empresa, cosa que ocurrió en 1948.

    La estructura del parabrisas tuvo que ser reforzada para soportar el peso de la cúpula

    A pesar de todo, este encargo de los bomberos de Brno fue posiblemente el más especial y conocido para la compañía carrocera y el resultado fue absolutamente imponente. No cabe duda de que realizaron uno de los vehículos de bomberos más espectaculares de la historia y recibió una nueva denominación: Horch 853 AS 12 Lepil.

    Un vehículo de emergencias de actuación rápida

    El elemento más llamativo de la profunda modificación de la carrocería es, evidentemente, la gran cúpula acristalada que mostraba una forma que de alguna manera recuerda al Volkswagen Escarabajo. Aquella estructura de acero con paneles de vidrio daba una gran visibilidad aunque con la llegada del verano, los calurosos días soleados en Brno no debían ser los más agradables para los viajeros de este vehículo por aquello del efecto invernadero.

    Para proporcionar más espacio interior la parte trasera se cortó y se rehízo con mucha mayor longitud. Los cambios de diseño fueron profundos en todos los sentidos. Por ejemplo, las dos puertas laterales fueron reemplazadas por cuatro puertas más pequeñas, de manera que se pudiera acceder o salir del cualquiera de las plazas del vehículo con presteza. Las puertas delanteras, además, eran de estilo suicida.

    La parte trasera fue alargada para aumentar la capacidad de carga

    También se redefinió el frontal. La elegante parte delantera del 853 Sport Cabriolet cambió su imagen completamente ya que la delante de la parrilla se colocaba una potente bomba de agua de la compañía Hrček & Neugebauer. Quedaba cubierta por una tapa de diseño similar a la parrilla, con unas bisagras que permitían el acceso.

    Se reubicaron los grupos ópticos principales ubicándolos integrados en las nuevas aletas, mientras que dos ópticas secundarias se anexionaban a los laterales de la parrilla cromada. La iluminación, tan importante en los vehículos de emergencia, se completaba con dos luces de baliza a ambos lados del parabrisas.

    El habitáculo del Horch también fue adaptado a sus nuevas funciones. Se configuró un interior en el que se habilitaba espacio para seis bomberos, incluyendo el conductor, en dos filas de asientos. Los refinados detalles interiores dejaron pasos a un nuevo salpicadero y nuevos asientos, más sencillos y resistentes.

    El interior fue modificado primando la practicidad y durabilidad

    Al cortar la parte trasera y extenderla se eliminó el maletero convencional pero se obtuvo un gran espacio en la zaga donde se ubicaron dos mangueras enrolladas en espiral y con boca de bronce capaces de proporcionaban un flujo de 1.200 litros por minuto, además de una rueda de repuesto y equipamiento contra incendios.

    La idea era tener un vehículo de actuación rápida, que pudiera trasladar personal donde hiciera falta de manera veloz. Se mantuvo el propulsor original, un motor de ocho cilindros en línea con 4,9 litros de capacidad y 100 CV de potencia. Estaba vinculado a un cambio manual de cuatro marchas, la transmisión de serie.

    El modelo original era capaz de superar los 130 km/h y, aunque las modificaciones suponían un aumento de peso que restaba velocidad punta, seguía siendo uno de los vehículos de bomberos más rápidos de la época. En una situación de emergencia cada minuto cuenta y este 853 AS 12 Lepil era capaz de llegar antes que nadie.

    El vehículo se mantuvo en servicio hasta principios de la década de 1960. Hace unos años fue totalmente restaurado y hoy en día, el Horch 853 Sport Cabriolet transformado para la lucha contra incendios sigue perteneciendo a la brigada de bomberos de Brno-Komín y participa orgullosamente en exhibiciones con frecuencia.

    Fuente: Automix, Bubblemania, Coachbuild

    Horch 853 AS 12 Lepil, de descapotable de lujo a camión de bomberos