¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarÁlex Palou y la carrera contra el reloj para llegar a Texas a tiempo

    Para Álex Palou, su test de debut ha sido su primera y única experiencia con Aeroscreen hasta ahoraIndyCar Media

    El piloto español está a la espera de una exención gubernamental para poder desplazarse a los Estados Unidos, igual que Rinus VeeKay.

    El automovilismo no fue incluido en un primer borrador de deportes que podrán traer de vuelta a sus deportistas foráneos.

    La cuenta atrás para el retrasado inicio de la temporada de IndyCar está a punto de poder representarse con un único dígito en lo referente a días. El campeonato volverá a la carga el sábado 6 de junio con una carrera de 300 millas en el Texas Motor Speedway, a las habituales horas intempestivas europeas de una cita nocturna americana (02:45 del sábado al domingo en España). Se espera que 25 pilotos participen del extraño inicio ante las masivas gradas vacías, pero dos de ellos enfrentarán notables dificultades para ello.

    Uno de esos dos pilotos es el español Álex Palou, cuyo debut en el certamen tendrá lugar en los peraltes de 24 grados de Texas... sólo si los impedimentos burocráticos lo permiten. Tras el aplazamiento de la cita de St. Petersburg el pasado 13 de marzo, el piloto de Barcelona vivió una auténtica odisea para regresar a España sin comprometer su puesto, ya que la escalada del coronavirus le impidió completar en España el paso final para aprobar su visado, sin el cual no podía permanecer más de tres meses en unos Estados Unidos que empezaban a cancelar el transporte aéreo con Europa.

    En una serie de viajes in-extremis, según contó en Mundo Deportivo, Palou consiguió volar a Costa Rica para obtener una aprobación rápida del visado que se acabó retrasando cinco días, para después subirse a los últimos vuelos a Miami y a Barcelona antes de los cierres de espacios aéreos y fronteras. Regresar a Estados Unidos para correr con Dale Coyne Racing, sin embargo, es el último escalón a superar, debido a que los viajes internacionales hacia Norteamérica siguen fuertemente restringidos.

    El Departamento de Seguridad Nacional americano (DHS) se encargó de complicar aún más las cosas el pasado 23 de mayo, al no incluir ninguna categoría de automovilismo en una lista de competiciones cuyos deportistas extranjeros podrán volar al país de forma excepcional, según reportó RACER. Esta lista aglutina al baloncesto (NBA / WNBA), el béisbol (MLB), el hockey hielo (NHL), el tenis (ATP / WTA) y el golf (PGA / LPGA), pero no a la IndyCar Series o al IMSA SportsCar Championship, los dos certámenes americanos con una notable presencia de pilotos extranjeros.

    Esta situación es especialmente dramática para el IMSA, siendo el 40% de su parrilla dependiente de pilotos o equipos foráneos, pero su premura es menor al no estar previsto su regreso hasta el 4 de julio en Daytona. En el caso de IndyCar, la prohibición afecta solo de forma específica a Palou y al holandés Rinus VeeKay, otro novato que reside fuera de los Estados Unidos, con menos de dos semanas para encontrar una solución. Para ello, el senador del estado de Indiana, el republicano Mike Braun (muy cercano al vicepresidente Mike Pence, ex gobernador de Indiana y gran fan de IndyCar), ha apelado oficialmente al DHS para ofrecer a estos certámenes el permiso necesario.

    «Comparto los esfuerzos de la Administración para asegurar que las ligas deportivas sean capaces de asistir al retorno de sus atletas profesionales con las precauciones necesarias (...), pero apuntaría respuestuosamente a una evidente omisión en la reciente disposición: el automovilismo», reza la carta de Braun. «(IndyCar e IMSA) tienen una participación internacional significativa, pero también tienen el mismo impacto en el "interés nacional" que otros deportes de equipo (...), proporcionando un impacto económico significativo en cada región donde compiten».

    En declaraciones a Autoweek, un portavoz de Dale Coyne Racing ha asegurado que el equipo valora potenciales alternativas para que Palou pueda correr en Texas, aunque esperan poder obtener permiso gubernalmental. Sin ir más lejos, el brasileño Felipe Nasr, cuya participación estaba prevista para el evento de St. Petersburg con Carlin y que compite a tiempo completo en el IMSA, consiguió entrar en Estados Unidos este lunes, un día antes de que entrase en vigor la prohibición de viajes aéreos desde Brasil, nuevo epicentro mundial del COVID-19 según la Organización Mundial de la Salud.

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto