¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarHélio Castroneves suple en McLaren SP a un Oliver Askew con posconmoción

    Serio contratiempo para Askew en su temporada de debutIndyCar Media

    El piloto estadounidense ha sufrido problemas de balance desde su accidente en la Indy 500, y se perderá la cita doble del Harvest Grand Prix.

    Castroneves se estrena con McLaren SP tras 21 años en Penske, con miras a un tercer coche para 2021.

    Las novedades parecen no detenerse en la parrilla de IndyCar para las últimas pruebas de la temporada, varias de ellas haciendo guiños a una Silly Season que ya está a pleno pulmón, aunque las dos últimas no han sido agradables situaciones para los implicados. Solo un día después de la baja inmediata de Zach Veach en el equipo Andretti, se ha confirmado este jueves la baja médica de Oliver Askew para el doble Harvest Grand Prix, que tendrá lugar el viernes 2 de octubre y el sábado 3 en la versión GP del Indianápolis Motor Speedway.

    El piloto de McLaren SP, que debuta esta temporada en el campeonato tras ganar la Indy Lights, sufre de síndrome posconmoción a consecuencia de su fuerte accidente en las 500 millas de Indianápolis hace exactamente un mes, el 23 de agosto. El equipo médico de IndyCar no detectó ningún indicio en primera instancia, pero el joven estadounidense ha seguido padeciendo algunos síntomas de conmoción desde entonces, según ha desvelado Jenna Fryer de Associated Press. Askew ha disputado cuatro carreras poco lúcidas en Gateway y Mid-Ohio, reportando tras el último evento un problema de balance y coordinación que llevó a una reevaluación médica, y a su posterior baja.

    «Ha sido una decisión increíblemente dura, pero tengo que seguir los consejos del equipo médico de IndyCar y de mis doctores». asegura Askew en el comunicado oficial. «Mi prioridad ahora mismo es concentrarme en mi salud. Aunque no esté en el coche, estaré en Indianápolis para el Gran Premio, dando al equipo todo el apoyo y el conocimiento que pueda». Askew ocupa la 18ª posición en la general tras sus once primeras carreras, lejos de su compañero Pato O'Ward (tercero), algo más achacable a varias circunstancias desafortunadas que a la falta de velocidad, con un podio en Iowa como punto álgido.

    Su lugar en el Harvest GP estará ocupado por todo un veterano del campeonato, Hélio Castroneves, de 45 años. El piloto brasileño pondrá fin al final de esta temporada a sus 21 años como piloto del Team Penske, para el que ha competido los tres últimos en el certamen IMSA de sportscars hasta que su equipo ha decidido poner fin al programa de forma temporal. De este modo, las circunstancias permiten al piloto brasileño iniciar antes de tiempo su apuesta de cara a un regreso a tiempo parcial o completo a la parrilla de IndyCar en 2021.

    Hay que remontarse a las fatídicas 500 millas de California en 1999, con la trágica muerte de Greg Moore, para encontrar la última carrera de IndyCar en la que Castroneves no pilotó para Penske. El brasileño heredó el lugar que Moore iba a ocupar en Penske, aunque con una chapuza contractual que condujo a sospechas de evasión fiscal y que casi le llevó a prisión 10 años después. Durante las 18 temporadas que ha pilotado para el Capitán a tiempo completo, Castroneves ha obtenido 30 victorias, 50 poles, tres Indy 500 y cuatro subcampeonatos, hasta ser reubicado en 2018 en el IMSA.

    El anuncio, de hecho, llega en un momento dulce para el brasileño tras obtener dos victorias consecutivas junto a Ricky Taylor (solo había logrado una en los dos años anteriores), una racha que intentarán prolongar este mismo fin de semana en Mid-Ohio. En estos tres años, Castroneves ha seguido como piloto adicional del equipo para las 500 millas de Indianápolis, en pos de un cuarto triunfo que se le sigue resistiendo, y que quiere perseguir con un programa más completo que Penske no puede ofrecerle, con la incorporación de Scott McLaughlin en el horizonte. McLaren SP, en busca de un piloto experimentado para un tercer coche y con su buen amigo y ex compañero Gil de Ferran al frente de las operaciones, parece ahora el destino más preclaro.