¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarPrograma de cuatro carreras para Dreyer & Reinbold desde St. Petersburg

El equipo de Dennis Reinbold ha participado solo en las 500 millas de Indianápolis desde 2014.

Se suma a la Indy 500 las pruebas de St. Pete, Toronto y el GP de Indy, con un coche.

Sin pilotos confirmados, Sage Karam es el gran favorito.

Pese a las dificultades económicas que han atravesado, y aún atraviesan, algunos equipos en este mercado invernal, con cinco asientos a tiempo completo sin dueño oficial, la parrilla de IndyCar en el Gran Premio de St. Petersburg del próximo 15 de marzo podría contar con un aspecto realmente saludable y hasta 26 coches en liza. El último añadido es el del equipo Dreyer & Reinbold, que por fin plasmará su anhelo de correr de nuevo más allá de Indianápolis, siete años después de dejar de hacerlo.

El dueño y fundador del equipo, Dennis Reinbold, ha confirmado este martes en declaraciones al medio estadounidense RACER que Dreyer & Reinbold estará presente en las carreras de St. Petersburg y Toronto, además de abrir boca en Indianápolis con el Gran Premio que se disputa en la versión de circuito del óvalo, previo a la disputa de las ineludibles 500 millas. Todo ello complementará un escueto programa de cuatro carreras, con dos coches en la Indy 500 y uno en las otras tres, sumándose a DragonSpeed como el segundo proyecto a tiempo parcial activo de la parrilla.

Aunque todavía no se han oficializado detalles sobre los pilotos, Reinbold ha asegurado que «Sage (Karam) volverá, y estamos trabajando con J. R. (Hildebrand)», con lo que se contaría con los mismos pilotos que el equipo ha alineado los dos últimos años. De hecho, Dreyer & Reinbold ha anunciado que el que ha sido principal patrocinador de Karam estos dos últimos años pasará a ser socio técnico oficial del equipo.

«Son pequeños pasos, poco a poco, y nuestro objetivo sigue siendo volver a tiempo completo», asegura Reinbold, quien ha dado detalles de los pasos inmediatos que D&R seguirá. «Probaremos en Sebring la próxima semana, porque tenemos que recuperar velocidad en circuito, y creo que tenemos un buen plan en marcha. Jay Frye (presidente de IndyCar) ha tenido a bien conseguirnos un aeroscreen para ir a Florida, y me entusiasma averiguar dónde estamos».

Sao Paulo, 2013. En una de las carreras más espectaculares de la última década, Oriol Servià logró rascar un cuarto puesto. Esta fue la última aparición de Dreyer & Reinbold en una prueba de circuito. / @ Chris Jones - IndyCar Media

Dreyer & Reinbold fue fundado en el año 2000 por Reinbold y el, por entonces, piloto en activo Robbie Buhl, quien pasó allí sus últimos cinco años, ganando la primera carrera de la historia del equipo en el Walt Disney World Speedway de Orlando. D&R se mantuvo a tiempo completo durante 13 temporadas, pero siempre como una formación de zona media-baja de la parrilla, consiguiendo solo dos poles y seis podios desde aquel triunfo. , y teniendo más actividad en la última década en el rallycross americano, actualmente sin certamen. Su piloto más exitoso, además de Buhl en una parrilla de bajo nivel, fue Justin Wilson, undécimo en la general de 2010 con una pole y dos segundos puestos.

Oriol Servià tuvo con Dreyer & Reinbold su última experiencia como piloto a tiempo completo, siendo 13º en la general de 2012 y sumando cinco top 5 en 20 carreras, hasta que el dinero se terminó tras la Indy 500 de 2013. Su cuarto puesto en la alocada carrera de Sao Paulo 2013 fue la última participación del equipo fuera de Indianápolis, donde han ido religiosamente desde entonces, añadiendo un segundo coche para J. R. Hildebrand desde 2018. Sin ir más lejos, desde su debut en 2014, y salvo en 2015, Karam ha corrido siempre la Indy 500 con este equipo, aunque sin superar el noveno puesto de su primer intento.

Después del fallido programa de 12 carreras con Ganassi en 2015, Karam logró al fin competir fuera de Indianápolis en el recién concluido 2019, corriendo con Carlin en las pruebas de Toronto y Iowa, sin mucha fortuna. Ya en Indy le fue regular, clasificando 31º en el Bump Day y acabando 19º, un puesto por delante del que probablemente será de nuevo su compañero de andanzas en Indianápolis. Hildebrand tiene también su propio estigma que vencer en la que podría ser su décima aparición en Indianápolis, algo que compagina con el extraño proyecto RUFUS que todavía se mantiene activo, pese a no dar pasos concretos.

Así pues, la parrilla de St. Petersburg podría igualar su número récord de coches, los 26 que iniciaron la carrera en 2008 y 2012. Las incógnitas a día de hoy siguen siendo Carlin y Foyt, cuyos programas de dos coches se mantienen en seria duda al no haber confirmado aún a ningún piloto, todo ello exacerbado en el caso de Carlin por la revelación de que Max Chilton no tiene todavía planes en firme para 2020. Si lo consiguen, y los 22 coches a tiempo completo de 2019 se mantienen, se les sumarán los dos añadidos de este año (Shank y tercer coche de Ganassi), con DragonSpeed y Dreyer & Reinbold elevando la cifra a 26. Todo ello, sin contar el posible tercer coche del equipo Rahal al que Santino Ferrucci y James Hinchcliffe (en su caso a tiempo parcial) aún aspiran.

Fotos: IndyCar Media

Fuente: RACER

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto