¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Análisis / IndyCarPor qué Fernando Alonso no correrá la Indy 500 con Penske ni McLaren

    Todas las informaciones apuntan a que Alonso competirá este año en la Indy 500 con Andretti, como ya hizo en 2017.

    Pese al salto de McLaren a la IndyCar, Alonso no participará con ellos en la mítica prueba.

    Varios motivos de peso descartaron mucho antes la posibilidad de Penske.

    El mes de enero supone un considerable, y hasta cierto punto agradecido, descanso en el constante ir y venir de noticias referentes al futuro a corto y medio plazo de Fernando Alonso en los circuitos. Su notable y publicitada participación en el Rally Dakar, en el que ya ha probado la cara (cuarto en una etapa) y cruz (dos horas de retraso por un incidente) de la moneda, atrae gran parte de la atención referente a la mítica prueba, y supone su consagración como piloto polivalente, al estilo de la vieja escuela. Pero una vez que las dunas de Arabia Saudí queden mudas, el foco se centrará en su próximo gran objetivo, las 500 millas de Indianápolis.

    Antes de que Fernando Alonso se plantease formalmente la disputa de participar en varias pruebas diversas automovilisticas de prestigio, el primer gran plan ambicioso del bicampeón del mundo, y que aún mantiene, es la consecución de la esquiva Triple Corona. Con el Gran Premio de Mónaco ya conquistado desde 2006, los retos para completarla pasaban por vencer en la Indy 500 y en las 24 horas de Le Mans, donde ha vencido en los dos últimos años con Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima al volante del mismo Toyota con el que se han impuesto en el Mundial de Resistencia.

    El éxito llegó en Francia, pero la empresa comenzó dos años antes en Estados Unidos, merced a un acuerdo express de McLaren con Andretti Autosport. Una positiva primera experiencia, en la que Alonso clasificó quinto y llegó a liderar 27 vueltas antes de una rotura de motor a 20 vueltas del final cuando rodaba octavo, enalteció a los protagonistas a lanzarse al ruedo por su cuenta, con McLaren como equipo independiente y Chevrolet bajo la cubierta tras la traumática ruptura total con Honda. El sueño, no obstante, terminó en pesadilla tras meses de auténtico despropósito, culminados en mayo con la eliminación en el Bump Day, sin tan siquiera llegar a disputar la carrera.

    Alonso ya ha ratificado que en 2020 emprenderá su tercer intento, quien sabe si el último, pero esa es toda la información oficial al respecto a día de hoy. Pese a la incorporación formal de McLaren en la IndyCar a tiempo completo como McLaren SP tras su fusión con Schmidt Peterson Motorsports, nada de lo que se ha informado hasta ahora apunta en esa dirección. De hecho, todo indica a que Andretti será, de nuevo, el equipo con el que Alonso competirá, formando parte de un mega-asalto de seis coches como del que fue partícipe hace dos años. Así lo han apuntado medios como RACER o periodistas como Jenna Fryer alegando fuentes de primera mano, en consonancia con lo rumoreado estos meses.

    Pese al gran récord de Andretti Autosport en años recientes en la Indy 500, el equipo más exitoso de largo en Indianápolis desde los años 70 es el Team Penske, que ha conquistado la prueba en 18 ocasiones, 17 de ellas en sus últimas 36 participaciones desde la creación de la CART en 1979. Es por ello que una de las preguntas más frecuentes que se han hecho los aficionados durante estos tres años es: "¿por qué Alonso no corre con Penske? ¿Por qué Penske no le ofrece un coche extra?" Estos meses, esa pregunta se replica también con la propia McLaren SP. ¿Cuales son las causas reales de ambas no-ocurrencias?

    Roger Penske ha sido un habitual en los pits de Hélio Castroneves, hasta su reciente retirada de los mismos para dedicarse a gestionar IndyCar. Su confianza en el brasileño ha sido total durante 20 años. / @ Jim Haines - IndyCar Media

    PENSKE CONFÍA SOLO EN LOS SUYOS

    Mark Donohue, Bobby Allison, Tom Sneva, Mario Andretti, Rick Mears, Bobby Unser, Al Unser, Danny Sullivan, Al Unser Jr, Emerson Fittipaldi, Paul Tracy, Hélio Castroneves, Juan Pablo Montoya... No son pocos los nombres de enjundia que han competido para Penske en la Indy 500 en estos 50 años, y eso que no hemos incluídos a los dos últimos ganadores, Will Power y Simon Pagenaud. Con todo, Penske también se atiene a estrictos códigos personales y de conducta dentro de su equipo, y premia la fidelidad de su plantilla y pilotos. Esto se hace patente en el hecho de que, desde 1976, todos sus coches extra en Indianápolis los han pilotado alguien con historia previa en el equipo.

    Rick Mears (1978) y Will Power (2009) se beneficiaron de buenas sustituciones previas; AJ Allmendinger (2013) había competido en su equipo de NASCAR, como Bobby Allison en 1975; y tanto Al Unser (1986-89) como Juan Pablo Montoya (2017) y Hélio Castroneves lo hicieron tras dejar de competir en IndyCar a tiempo completo. Sin ir más lejos, Castroneves lo intentará de nuevo en 2020, en pos de la cuarta victoria que se le resiste desde hace una década. Con ello en mente, parece altamente complicado que Alonso llegue a disputar una Indy 500 con Penske... salvo que se decida a disputar toda la temporada.

    La única experiencia de Fernando Alonso con un IndyCar en circuito fue en un test en Barber, el 5 de septiembre de 2018. Todas las demás han sido en el óvalo de Indianápolis / @ Chris Owens - IndyCar Media

    INDY, SOLO INDY Y NADA MÁS QUE INDY

    En 1987, el veteranísimo Al Unser consiguió su cuarta victoria a los casi 48 años, precisamente con Penske, en un vehículo extra que anteriormente había sido un coche de exposición. Desde entonces, el único ganador de la Indy 500 que no competía a tiempo completo en IndyCar (o equivalentes) ha sido el malogrado Dan Wheldon, quien ya había ganado en 2005, contaba con 8 ediciones de experiencia, había sido segundo los dos años anteriores y se encontró con la divina providencia tras el tardío accidente de J.R. Hildebrand. Carlos Muñoz, uno de los pilotos con mayor talento natural en óvalos de la década, se quedó a las puertas de lograrlo dos años después.

    Ningún otro "eventual" ha terminado en el top 5 desde entonces, una muestra más que clara de la dificultad que supone pelear por la victoria en esta prueba sin la costumbre de competir regularmente con este chasis, incluso aunque se sea competitivo, como fue el caso de un Alonso que empezó a tener la situación muy en contra en 2017 antes de romper. Pese a las dificultades derivadas de este hecho, Alonso sigue siendo, probablemente, el mayor talento puro que ha pasado por la carrera en dos décadas, y éste sigue confiando en su capacidad de adaptación para imponerse a pesar de todo. Esto, por desgracia, le cierra las puertas de Penske, y puede que alguna otra.

    SIN GARANTÍAS, NO HAY TRANSICIÓN

    Los múltiples errores incurridos en el desastre de McLaren el pasado mes de mayo estuvieron muy cerca de dar al traste con la iniciativa de Zak Brown de llevar a su equipo a la IndyCar a tiempo completo. Finalmente, consiguió salvar su propósito, pero con un cambio de mentalidad. Es muy complicado lanzarse a las montañas del Himalaya sin la adecuada preparación, y McLaren ha elegido como sus sherpas particulares al equipo Schmidt Peterson Motorsports, con dos décadas de experiencia en el óvalo, y dos poles en 2011 y 2016 como principales avales.

    Por el contrario, Schmidt jamás ha logrado un top 5 en carrera en la Indy 500, y en los últimos tres años han pasado serios apuros para tener coches competitivos, con James Hinchcliffe quedándose notablemente fuera de la prueba en 2018. Pese al buen rendimiento de Marcus Ericsson en Indy el año pasado hasta su error, el fallido asalto a la zona delantera a lo largo de 2019 sigue planteando dudas, incluso con la inyección monetaria de McLaren. Con ello en mente, Alonso no puede arriesgarse a una aventura que apenas le permita estar por pelear en zona media.

    LA INEXPERIENCIA ES UN GRADO

    Para su llegada al campeonato como equipo de pleno derecho en 2020, McLaren SP contará como pilotos a tiempo completo con Patricio O'Ward y Oliver Askew, dos de los talentos más brillantes surgidos de las categorías inferiores de la IndyCar (Road to Indy). O'Ward destacó de forma notable en su breve temporada debut en IndyCar con Carlin antes de poner rumbo a Europa para su aún más breve experiencia como junior de Red Bull, y Askew, cuya carrera fue rescatada a los 20 años (2016) por una beca, ha recibido críticas extraordinarias tras un test con Ganassi. No obstante, en esta Indy 500, ambos serán novatos.

    Ambos saben lo que es rodar en el óvalo: Askew ganó la Freedom 100 de la Indy Lights, y O'Ward participó en la semana de entrenamientos del año pasado, pero un accidente y la falta de preparación de su equipo le dejó fuera de la contienda antes de tiempo. En el caso de que Alonso hubiese decidido competir con McLaren SP, no solo se encontraría con una estructura en plena transición, si no también con compañeros que no serían de gran ayuda para la importante labor de la puesta a punto de los coches. Con solo un año de experiencia, Alonso sería la referencia en ese aspecto, algo que no es lo más ideal con un piloto que no disputa todo el campeonato. Sobre todo cuando la alternativa son cinco compañeros, tres de ellos con probada experiencia.

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto