¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarIncontestable triunfo de Scott Dixon en el Gran Premio de Indianápolis

    Nadie pudo seguir a un Dixon que fue el epítome de la velocidadIndyCar Media

    El piloto neozelandés se movió a base de estrategia y un caution afortunado, venciendo con 20 segundos de margen.

    Graham Rahal logró un gran segundo puesto, resistiendo el asedio final de Simon Pagenaud.

    Álex Palou terminó 19º en una carrera mayormente desapercibida, con un coche falto de ritmo.

    Pese a su inmenso palmarés, con casi 50 victorias en su haber, han sido pocas las ocasiones en las que Scott Dixon ha encadenado victorias consecutivas. Lo hizo una vez en su primer año de campeón (2003) y en su segundo (2008), y encadenó tripletes en 2007 y 2013 (tercero de sus cinco títulos), pero sus victorias en IndyCar casi siempre han venido de forma espaciada. De hecho, este año era solo el tercero en el que empezaba ganando, y nunca había arrancado un año con dos triunfos. Hoy, Scott Dixon ha finiquitado esa estadística con una victoria sin paliativos en el Gran Premio de Indianápolis, que le asienta como líder de la general.

    La salida resultó mucho más tranquila de lo que esta carrera suele acostumbrar, con Will Power reteniendo el liderato con comodidad ante Jack Harvey. Detrás, Graham Rahal rebasó a Colton Herta por la tercera posición, y Oliver Askew cedió rápidamente tres puestos desde el quinto lugar. En sexta posición, Dixon tenía una cómoda perspectiva, siendo el único piloto en posiciones delanteras que salió con el neumático duro, y en una situación muy opuesta a la de su compañero Felix Rosenqvist, que había caído del noveno al 15º lugar.

    Mientras gente como Álex Palou avanzaba de la 21ª a la 18ª posición, incluyendo una osada maniobra a Simon Pagenaud, la estrategia de gomas pronto se convirtió en una gran preocupación, a medida que los cinco primeros se destacaron pronto. Pasadas 10 vueltas, los dos pilotos de Ganassi se metieron a boxes, y otros muchos de la zona media/baja les imitaron. Los líderes, a su vez, no empezaron a parar hasta que Josef Newgarden lo hizo en la 14, tres giros antes que Power, y esto le permitió salir por delante de Harvey y Herta tras sus paradas.

    Rahal fue el único piloto de cabeza que optó por alargar su parada, sumándosele Conor Daly (con gomas usadas), Spencer Pigot y Santino Ferrucci. Poco después, Herta perdió posición con Dixon tras una salida de pista en la primera curva. Rahal puso finalmente rumbo a los boxes en la vuelta 26, y consiguió salir en cuarta posición, entre Harvey y Dixon, pero su ritmo con el nuevo juego de blandos fue mucho menos veloz con respecto a Power. El líder contaba con un margen de cinco segundos respecto a Newgarden, mientras Rahal y Dixon empezaban a converger a unos 13 segundos.

    Poco antes del ecuador de la carrera, en la vuelta 36, Oliver Askew se accidentó contra el muro exterior de la última curva tras irse algo largo y perder el control del coche. El accidente se produjo antes de que varios de los líderes parasen, entre ellos Power, Newgarden y Harvey, que acabaron en posiciones poco ventajosas mientras pilotos como Rahal, Pigot y Daly asumían la iniciativa. En la resalida, Alexander Rossi sufrió un problema mecánico y no pudo arrancar bien desde la séptima posición, retrasando a todos los que le seguían. Logró llegar a boxes, pero el problema era terminal.

    Daly tardó poco en ser despachado por Dixon, Herta y un Rinus VeeKay muy beneficiado por el caution. En la vuelta 45, Dixon consiguió rebasar a Pigot por la segunda posición, y tres vueltas después atrapó a Rahal para colocarse en cabeza, abriendo a posteriori un gran margen de varios segundos, antes de su detención final en la vuelta 57. Durante ese turno final, Pagenaud avanzó hasta la cuarta posición superando a Herta y VeeKay, y Power caló el coche en boxes, perdiendo numerosos puestos y poniendo fin a sus opciones de un buen resultado.

    Con más de 10 segundos de ventaja tras las detenciones finales, Dixon abrió aún más hueco, y amplió aun más ese margen hasta los 15 segundos mientras Rahal buscaba conservar gomas. Tras salir tercero de boxes, Pigot empezó a sufrir problemas de motor, perdiendo su gran oportunidad de podio en el tercer coche de Rahal en favor de Pagenaud. Un frente lluvioso empezó a amenazar en los minutos finales, pero la precipitación nunca llegó, y Dixon culminó una victoria imperial con 20 segundos de ventaja, la 48ª de su carrera y la primera en el Indy GP.

    Rahal consiguió aguantar un ataque final por parte de Pagenaud para conservar la segunda posición, y Herta se conformó con el cuarto lugar, presionado de cerca por el novato VeeKay, reivindicado este fin de semana tras su desastroso debut en Texas, y un buen Marcus Ericsson. Newgarden perdió mucho ritmo en el tramo final de carrera y acabó séptimo, por delante de Pato O'Ward, mientras que Ferrucci y Takuma Sato completaron el top 10 tras una batalla campal con James Hinchcliffe y Daly.

    Álex Palou, por su parte, languideció en la parte de atrás de parrilla, viendo por primera vez la bandera a cuadros en 19ª posición tras un fin de semana aciago en el que nunca pareció tener el ritmo suficiente con blandos o duros. Un comienzo complicado en la andadura de IndyCar para el piloto español que intentará empezar a solventar el próximo fin de semana. El escenario será el circuito de Road America, que acogerá un evento doble con carrera en sábado y en domingo por primera vez en su historia.

    RESULTADOS finales deL GRAN PREMIO DE INDIANÁPOLIS (80 VUELTAS)

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto