¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Kris Meeke deja destellos de su velocidad en su debut en el Dakar

    Kris Meeke ha combinado jornadas de gran velocidad con otras en la que ha sufrido numerosos problemas.

    Kris Meeke conquistó dos victorias en su debut en el rally, una en el prólogo y otra en la última etapa de la prueba.

    El irlandés ha disfrutado de la experiencia y espera que su actuación le sirva para llamar a algunas puertas.

    Kris Meeke ha tenido un primer Dakar que no olvidará jamás. El ex piloto del WRC debutó en el rally-raid más duro del mundo a lo grande, consiguiendo la victoria en el prólogo dentro de la categoría de vehículos ligeros con el Zéphyr. Sin embargo, este buen inicio con el 'Side by Side' de PH Sport se vio eclipsado por los distintos problemas que sufrió en las siguientes etapas y que le impidieron luchar por los puestos nobles de la clasificación. Pese a todo, Meeke dejó su sello en las jornadas en las que la mecánica acompañó y fue segundo en la cuarta jornada, además de terminar quinto en la undécima especial y ganar la última etapa.

    Pese a vivir el incendio de un neumático de repuesto y una notable variedad de problemas, Kris Meeke ha terminado muy satisfecho con la experiencia: «Ha sido increíble. El Dakar es uno de los desafíos más duros y bastante alejado de lo que vivía en el WRC. He tratado de estar preparado, pero no hay nada como vivirlo. Te ves atrapado en mitad del desierto, en medio de la nada. De repente aparecen lugareños y consiguen madera en pleno desierto, porque ellos saben de dónde sacar. Tomé una taza de té y fueron muy hospitalarios. Es otro concepto de competición que me ha encantado descubrir».

    Con todo, a nivel competitivo, Meeke quiere más: «He sido picado por el virus del Dakar y ahora quiero volver. Creo que el estilo del evento me sienta bien porque amo la aventura y la dureza de la misma. Me encanta la improvisación y tienes que usar tu ingenio para sobrevivir. Haces casi 1.000 kilómetros al día en un terreno que no te atreverías a afrontar ni con un tractor. Hicimos tiempos rápidos en las etapas en las que el coche funcionó y mostramos de lo que somos capaces. Espero haber hecho lo suficiente para atraer la atención de algunos de los mejores equipos del Dakar».

    Fotos: ASO