¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La borrasca Filomena aumenta el interés en los todoterreno y 4x4

    Fiat Panda 4x4 Kieran White (Flickr) CC BY

    Con el paso de los años, el cliente tradicional de un todoterreno fue acomodándose a los SUV, reduciéndose el mercado de los 4x4 y todoterreno de verdad a la mínima expresión. Cuando realmente han hecho falta, el interés en ellos ha crecido.

    Alrededor de medio país quedó afectado de una manera o de otra por el paso de la borrasca Filomena y la coincidencia de dos fenómenos metereológicos: mucho frío y precipitaciones. De ahí una de las mayores nevadas que se recuerdan, sobre todo en las zonas donde no son ni mucho menos frecuentes.

    Y en condiciones tan duras los automovilistas han podido comprobar hasta qué punto es importante contar con el vehículo correcto para las circunstancias. En primer lugar, muchos han comprendido cómo los típicos neumáticos -de verano- tienen enormes dificultades para avanzar con nieve y hielo, y toca tirar de cadenas y de suerte para salir del embrollo. Y ni eso puede bastar.

    La experiencia de quedarse varado en un coche durante horas y con frío es sumamente desagradable, dicen los que lo han vivido

    También se ha podido comprobar por parte de muchos la diferencia entre un auténtico todoterreno y un falso todoterreno, sobre todo aquellos SUV de tracción delantera -incluso muchos de tracción total- que iban mal calzados, o cuyos conductores no tenían conocimientos para aprovecharlos, o simplemente que no daban para más. Función y forma son cosas diferentes.

    El Suzuki Jimny de última generación ha muerto de éxito: Suzuki no puede atender a su demanda. Seguro que Filomena ha aumentado su cotización (ya de por sí alta)

    Lo hemos dicho hasta el hartazgo: la mayoría de los SUV que están a la venta son coches grandes con pintas de todoterreno, pero que no lo son, y aunque tengan el calzado correcto a partir de cierto espesor de nieve se convierten en prácticamente inútiles. ¿Y quién puede circular entonces? Los todoterreno auténticos.

    Y me refiero a esos vehículos con el chasis adecuado, con altura libre al suelo generosa, con un sistema de tracción total con bloqueo de diferencial (por lo menos el central) o con un reparto fijo, neumáticos de invierno o para práctica del todoterreno... y sobre todo, con alguien tras el volante con experiencia y conocimientos al respecto.

    Un conocido portal de anuncios clasificados de compraventa de coches, Autocasión, nos cuenta que en estos días se ha disparado la consulta de modelos como Jeep Wrangler (+209%), Toyota Land Cruiser (+280%) y Suzuki Jimny (+227%). Los dos primeros se venden de primera mano, pero son muy caros. El tercero está descatalogado porque Suzuki no puede vender más para no salir perjudicado por el conteo de CO2 con Bruselas.

    Jeep Wrangler particular utilizado para trasladar sanitarios y pacientes - Fotografía: @Juanjo_LCB (Twitter)

    Son vehículos de este tipo los que han estado usando voluntarios para remolcar vehículos atascados, trasladar a sanitarios y pacientes por calles impracticables, ayudar a ambulancias e incluso guardias civiles atascados... y, en general, los que se han podido mover con un mínimo de garantías. Para eso están los vehículos todoterreno.

    No están para ir por la ciudad con buen tiempo para fardar. Están para circular por lugares complicados, donde un turismo normal no pasa, y donde la mayoría de los SUV tampoco pasan. Obviamente no podemos tener todos un todoterreno guardado por si cae una nevada histórica, y que el cliente adecuado para un todoterreno es quien realmente lo usa y no tiene miedo a que se le manche.

    Obviamente este aumento del interés por vehículos 4x4 de verdad no tiene por qué convertirse en un aumento de transacciones entre particulares, ni que los concesionarios vendan más usados o nuevos. Puede inflar precios temporalmente, eso sí. Simplemente es un recordatorio de que echamos de menos aquello que no necesitamos cuando realmente nos hace falta.

    ¿Recordáis aquello de que la potencia sin control no sirve de nada?

    De todas formas, para quien haya descubierto que un todoterreno le ayudaría mucho en su vida diaria, le aconsejo que mire modelos más pequeños si tiene un presupuesto limitado. Un viejo Fiat Panda 4x4, Suzuki Jimny, Daihatsu Terios o Subaru Justy, equipados con los neumáticos correctos, pueden tener un desempeño sorprendente sobre nieve. Altos y con neumáticos estrechos, y 4x4, ojo.

    Solo hay que ver los coches que habitualmente se ven en alta montaña y en manos de lugareños. Para el que no lo sepa, a igualdad de altura libre, va mucho mejor un pequeñín con ruedas de invierno que un elefantiásico SUV con neumáticos mixtos de ancho enorme o directamente de verano. Es una cuestión de cultura automovilística. Y hay que saber conducir así, claro. Dan cursos para eso.

    Y si hablamos de espesores pequeños, pocos centímetros, el rendimiento de un turismo, incluso de tracción delantera, puede sorprender a más de uno con neumáticos de invierno o con unos buenos all season con etiquetado 3PMSF. Pensé mucho en ello cuando circulé con mi turismo 4x2 y ruedas adecuadas tras la nevada, prácticamente solo compartí carretera con todoterrenos y quitanieves.