¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El MANHART MH8 800 demuestra cuál es el límite del BMW M8 Competition

    El MANHART MH8 800 demuestra cuál es el límite del BMW M8 Competition
    25
    MANHART MH8 800MANHART Performance
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    A solo unos meses antes de que el BMW M8 más radical sea desvelado, los germanos de MANHART Performance han presentado una nueva edición limitada utilizando al M8 Competition como punto de partida. El coupé de dos puertas se transforma en una verdadera bestia que no hace ningún tipo de concesión.

    El nuevo BMW M8 CSL será presentado en unas semanas. La firma alemana ya ha adelantado un anticipo de una versión más radical del modelo coupé de dos puertas, desarrollada especialmente para el 50º aniversario de BMW M, por lo que será una de las sorpresas que la marca deportiva lanzará a partir del próximo mes de marzo. Un auténtico objeto de deseo que solamente estará al alcance de los más pudientes.

    Para estos clientes que no podrán esperar, los alemanes de MANHART Performance han presentado una nueva edición limitada del BMW M8 Competition al que han llamado MANHART MH8 800, y del que solamente se ofrecerá una decena de unidades con detalles realmente especiales y únicos. Y es que, a diferencia de los habituales ejercicios de tuning, que se presentan con la carrocería pintada en negro brillante y con una una franja dorada, este MH8 800 destaca mucho más por el cuerpo envuelto en el color «Azul Frozen», uno de los colores más exquisitos de los bávaros, con un acabado mate..

    Foto MANHART MH8 800 - interior
    El MANHART MH8 800 es un BMW M8 Competition con adornos de carbono en el interior

    El MANHART MH8 800 pone al M8 Competition en una nueva dimensión

    Las franjas decorativas están presentes pero en negro, creando un atractivo contraste. Tanto como el de la fibra de carbono a la vista. El material ligero forma parte de un paquete específico que refuerza la agresividad y suma una importante carga aerodinámica, gracias al nuevo spoiler en el borde del paragolpes delantero, los faldones laterales y difusor trasero. Tres elementos con los que ya se distingue y deja claro que no se trata de un M8 Competition más, al igual que una extendida pieza longitudinal sobre la parte izquierda del papel del capó.

    Porque, por dentro, las distinciones son nimias. Nada más allá del aro del volante deportivo forrado en Alcantara o los radios se han fabricado en carbono con dos acabados, natural y tintada en el mismo tono azul del exterior. Las levas del cambio, integradas en la misma columna de dirección, también están hechas del material ligero, como el túnel de transmisión. Unas mejoras que podrían pasar por un paquete de carbono opcional más si no fuera porque la mano de MANHART se ha dejado notar en el apartado mecánico.

    Los afortunados 10 clientes que se hagan con una de estas unidades no tendrán prácticamente rival posible en su misma categoría. Los alemanes han logrado que el V8 biturbo de 4.4 litros, que ya rinde una potencia máxima de 625 CV en el modelo de serie, aumente el rendimiento hasta nada menos que 823 CV. Concretamente, se han logrado sacar 198 CV más solamente con un nuevo software implantado en la unidad de control del motor, un turbo e intercooler más modernos, colectores de admisión y escape revisados y un sistema de escape de acero inoxidable, que dispone de cuatro tubos de 100 milímetros de diámetro cada uno. Realmente brutal.

    El MANHART MH8 800 demuestra cuál es el límite del BMW M8 Competition